FILIPINAS

Duterte espera llevarse bien con Trump: "Los dos decimos palabrotas"

El presidente filipino, famoso por su represiva campaña contra las drogas y por insultar varias veces a Barack Obama, dijo que tras el triunfo del magnate, ya no quiere "pelearse" con Estados Unidos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas. Foto: Reuters.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, afirmó que no quiere seguir peleándose con el gobierno de Estados Unidos, contra quien ha arremetido en varias ocasiones en los últimos meses, tras la elección de Donald Trump como nuevo presidente, indica un comunicado enviado hoy por el gobierno filipino.

"No quiero seguir peleándome, porque Trump ha ganado", dijo anoche Duterte en un discurso pronunciado durante un viaje oficial de dos días a Malasia.

El mandatario filipino, descrito en los últimos meses por varios medios de comunicación como "el Trump de Oriente", también felicitó en su comparecencia al presidente electo de EE.UU., y destacó las similitudes que existen entre ambos.

"Me gustaría felicitar al presidente Trump. (...) Los dos decimos palabrotas. Nos hacen falta pocas razones para empezar a maldecir", agregó Duterte.

Las tradicionales buenas relaciones de EE.UU. y Filipinas atraviesan un momento delicado bajo la presidencia de Duterte, que empezó su mandato el 30 de junio pasado para un período de seis años.

La causa del cambio radica en la campaña nacional contra las drogas de Duterte que ha causado más de 4.000 muertos, 1.725 en operaciones policiales y el resto a manos de grupos civiles autodenominados "vigilantes", alentados por el mandatario.

EE.UU., la Unión Europea y las Nacionaes Unidas, entre otros, han criticado las violaciones de los derechos humanos bajo esta campaña.

Duterte, conocido por sus salidas de tono y el uso constante de palabras malsonantes, no ha recibido bien las críticas y, entre otras respuestas, ha calificado de "hipócrita" e "hijo de puta" al presidente Barack Obama y ha amenazado con sacar a Filipinas de la ONU.

El mandatario filipino también ha anunciado que quiere acabar con lo ejercicios militares conjuntos con EE.UU. y ha dicho que su política exterior no debería depender tanto de la Casa Blanca y tendría que abrirse a China o Rusia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados