PRIMER TROPEZÓN

Duro golpe a Macri: frenan voto de reforma jubilatoria

El gobierno tenía los votos, pero los incidentes hicieron levantar la sesión.

Sindicatos y sectores de la oposición se movilizaron y provocaron duros choques con las fuerzas de seguridad. Foto : La Nación / GDA
Así fueron los incidentes frente al Congreso argentino

El gobierno de Mauricio Macri sufrió ayer jueves el más duro revés parlamentario desde su llegada a la Casa Rosada hace dos años. En un marco de gravísimos incidentes fuera y dentro del Congreso, la bancada oficialista no logró aprobar la controvertida reforma previsional. Anoche, en Casa Rosada, el gobierno analizaba aprobar la reforma por decreto, pero estaba en duda por los costos políticos.

Macri confiaba que la reforma jubilatoria, que ya contaba con media sanción del Senado, iba a convertirse ayer en ley. Sin mayoría propia (cuenta con 108 bancas y el quórum se obtiene con 129), el bloque oficialista Cambiemos tenía el apoyo de diputados que responden a los gobernadores peronistas más dialoguistas. Sin embargo, el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, levantó la sesión a pedido de la diputada oficialista Elisa Carrió. "Lo peor que puede hacer la Cámara es sesionar en este ambiente de violencia", dijo Carrió.

Para el gobierno, la fallida sesión representa una fuerte derrota. La reforma previsional es clave en su objetivo de reducir en forma gradual el déficit fiscal. La iniciativa busca cambiar la fórmula que se utiliza desde 2009 para ajustar las jubilaciones y pensiones. Debido a la falsificación de los datos de inflación tras la intervención del Indec, el gobierno de Cristina Kirchner apeló a una fórmula de ajuste semestral que se basa en un 50% en la evolución de los salarios y en un 50% en la recaudación impositiva.

Macri propone un nuevo esquema de ajuste trimestral basado en un 70% en la evolución de la inflación y en un 30% en la suba de los salarios formales.

Según las proyecciones, con ambas fórmulas los haberes de los jubilados aumentarían más que la inflación el año próximo. Pero el alza sería mayor si se mantuviera el esquema actual.

Meta fiscal.

El argumento central del gobierno para impulsar la reforma es que con la actual fórmula de ajuste se vincula el pago de los haberes con la recaudación de impuestos, cuando la Casa Rosada acaba de lanzar un proyecto que busca eliminar o reducir tributos. "Cómo vamos a hacer para bajar impuestos, si tenemos vinculadas las jubilaciones a la política tributaria", planteó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Sindicatos y sectores de la oposición se movilizaron y provocaron duros choques con las fuerzas de seguridad. Foto : La Nación / GDA
 Foto : La Nación / GDA

Pero, más allá de ese argumento, la jugada del gobierno busca frenar el incremento de un rubro presupuestario que se lleva una creciente masa de recursos. Durante el ciclo kirchnerista, la cobertura previsional pasó de 3,7 millones de jubilados y pensionados en 2003, a más de 8 millones en 2015. Más allá del avance en términos sociales, la ecuación económica que implica esa mayor cobertura está lejos de cerrar. Buena parte de los jubilados que pasaron a recibir haberes en los últimos años no habían realizado los aportes. A eso se sumó en 2016, ya con el gobierno de Macri, la llamada Ley de Reparación Histórica, con la que se viene pagando la deuda que el Estado mantiene con 2,4 millones de jubilados.

Ese contexto llevó a que las prestaciones de la seguridad social concentraran en 2016 el 41% del gasto público en Argentina, muy por encima del 27% registrado diez años antes.

Sin margen social y político para impulsar un drástico ajuste fiscal, la apuesta del gobierno es que el gasto público crezca menos que la recaudación para ir reduciendo en forma gradual el rojo de las cuentas públicas. El objetivo para 2018 es que el déficit fiscal descienda al 3,2% del PIB, un punto menos que el de este año. La meta es mantener esos recortes hasta alcanzar el equilibrio de las cuentas públicas en 2021.

Aunque el jefe de gabinete, Marcos Peña, anticipó ayer que el gobierno insistirá con el proyecto de reforma previsional en Diputados, no precisó si llamarán a una nueva sesión especial la semana próxima.

Lo cierto es que con los ahorros de la reforma previsional ahora en duda, desde ayer todo el armado fiscal ideado por el gobierno de Macri para reducir el déficit, entró en zona de turbulencias.

reforma

Los cambios en los ajustes jubilatorios

CÓMO ES AHORA La fórmula de aumento de las jubilaciones es un 50% en función de la evolución de los salarios y otro 50% con base en la recaudación de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) y se actualizaban cada seis meses.

CÓMO SERÁ. La reforma previsional establece que las jubilaciones se calcularán en un 70% con base en la inflación y un 30% según el nivel de variación salarial. Con el nuevo sistema, a partir de marzo de 2018, las jubilaciones se actualizarán cada tres meses.

IMPACTO. La consultora Ieral estimó que, bajo el sistema vigente, el ajuste a las jubilaciones en todo 2018 sería del 25,3%, mientras que con el esquema propuesto por el gobierno sería del 21,2%. De acuerdo al último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) —un seguimiento del Banco Central que agrupa las proyecciones de los principales analistas—, la inflación del año próximo en Argentina alcanzaría al 16,6%.

AHORROS. Si el gobierno lograra aprobar la reforma en Diputados, el ahorro para el fisco en 2018 rondaría entre 0,3% y 0,4% del PIB, según Ieral. Esto es, entre 1.800 y 2.400 millones de dólares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)