AIRSHOW CHINA

Drones y aviones electrónicos: China muestra su arsenal

Los expertos consideran que la potencia asiática está acortando la brecha con Estados Unidos en el campo militar.

WZ-7, uno de los aviones no tripulados de la Fuerza Aérea china exhibido por primera vez. Foto: AFP
WZ-7, uno de los aviones no tripulados de la Fuerza Aérea china exhibido por primera vez. Foto: AFP

En medio de una creciente carrera armamentística en la región de Asia-Pacífico y las tensiones con Estados Unidos, China presentó ayer martes los nuevos equipos de su fuerza aérea, como drones de vigilancia o de ataque y un avión de guerra electrónico.

El gigante asiático mostró estas armas durante la principal feria de equipamiento aéreo del país, AirShow China, en la ciudad costera de Zhuhai.

El gobierno chino se puso como plazo límite el año 2035 para terminar la modernización de su ejército, todavía retrasado respecto a Estados Unidos en cuanto a tecnología e inversión. Pero los expertos advierten que está cerrando rápidamente esta brecha.

Entre las principales novedades expuestas se encuentra el dron WZ-7, de 14 metros de largo, concebido para el reconocimiento de fronteras y el patrullaje marítimo.

Además, China también presentó el avión J-16D, un caza destinado a la “guerra electrónica”, capaz de bloquear o destruir las emisiones de radio y los sistemas de comunicación del adversario.

Según expertos citados por medios chinos, ese avión puede atacar radales o sistemas de alerta temprana y control aerotransportado (Awacs).

Tanto el dron como el caza, que ya están siendo utilizados, “tendrán un papel importante en el estrecho de Taiwán y en el mar de la China Meridional”, dijo el comentarista militar Song Zhongping a AFP.

Además, las autoridades chinas también presentaron un dron polivalente de reconocimiento y de ataque CH-6. Con una longitud de 15 metros y una envergadura de más de 20 metros, será probado en 2023.

Sus creadores afirman que podrá volar a gran altitud (10.000 metros) y a gran velocidad (entre 500 y 700 km/h) durante 20 horas.

Asimismo, podrá incorporar radares, sistemas de reconocimiento, misiles y bombas aire-tierra.

Por otra parte, el caza J-16D demuestra “la mejora global” de las capacidades de combate de China, apuntó James Char, experto de la Universidad tecnológica Nanyang, de Singapur.

“Podemos hablar de avance importante, pues esto le da al ejército chino una ventaja en términos de guerra electrónica aérea, contra objetivos que tienen importantes capacidades de defensa aérea”, dijo Char.

Aún así, muchos expertos insisten en que China sigue estando retrasada respecto a Estados Unidos.

Con todo, posee un sistema de defensa marítima y aérea creíble como para contrarrestar una eventual ofensiva estadounidense, señaló Justin Bronk, analista en el gabinete británico Royal United Services Institute. “Cerca de sus bases, los chinos tienen una ventaja frente a los estadounidenses, que están lejos de las suyas. China ha llegado a un punto en el que plantea un serio desafío para Estados Unidos a ese nivel”, sostuvo.

Esta demostración ocurre en medio de un buen abanico de disputas territoriales del gigante asiático, desde Taiwán al mar de la China Meridional pasando por la frontera con India en el Himalaya, y de una creciente rivalidad con Estados Unidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados