Ofensiva contra redes de traficantes y control en origen de flujo migratorio

El drama golpea y Europa reacciona

Los líderes de la Unión europea (UE) se comprometieron, el jueves, a triplicar los fondos y aumentar los medios de las operaciones de vigilancia marítima "Tritón" y "Poseidón" este año y en 2016 para evitar que se repitan tragedias en el Mediterráneo, anunció el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, al término de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un grupo de migrantes africanos espera para desembarcar en Catania. Foto: AFP

Tusk adelantó que los Estados miembros "ya se han comprometido a (enviar) más buques, más expertos, más aviones y más fondos" a las operaciones Tritón y Poseidón, que operan en aguas italianas y griegas, respectivamente.

La triplicación de la financiación se centrará en Tritón, que ahora dispone de 2,9 millones de euros mensuales (US$ 3,1 millones) de presupuesto (un total de 18 millones de euros o US$ 19,3 millones para 2015), mientras que en el caso de "Poseidón", que es una misión menor con un presupuesto de poco más de 5 millones de euros (US$ 5,4 millones) entre febrero y septiembre de este año, lo que se aportarán serán medios técnicos, aclararon fuentes comunitarias.

"Nos comprometemos a reforzar rápidamente las operaciones Tritón y Poseidón mediante al menos la triplicación de los recursos financieros en 2015 y 2016 y el refuerzo del número de activos", señalaron los Veintiocho en su declaración conjunta.

Matizaron, no obstante, que el refuerzo se realizará "dentro del mandato de Frontex", que coordina las dos operaciones, por lo que su función seguirá siendo de vigilancia marítima a 30 millas náuticas de la costa europea, y no de rescate y salvamento hasta las 100 millas, como tenía la italiana "Mare Nostrum", cancelada a finales del año pasado, y que costaba a Roma 9 millones de euros (US$ 9,7 millones) al mes.

La decisión supone que "los recursos presupuestarios para Tritón pasan a 120 millones de euros (US$ 128,4 millones), igualando la dotación de Mare Nostrum", para este año y el siguiente, indicó, por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

La respuesta europea a las tragedias adquirió una nueva articulación: se enriqueció en algunos puntos como una cumbre extraordinaria en Malta, pero perdió uno de sus elementos principales y más concretos. Es decir, el número de refugiados que los 28 países de la UE están dispuestos a acoger, de los que no solo desaparece la cifra de "al menos 5.000", sino que el mismo proyecto piloto cayó al último de los ahora 17 puntos (eran 13 en los borradores precedentes) del plan de acción. Estas son las medidas acordadas:

1) Reforzar las operaciones Tritón y Poseidón al menos triplicando sus recursos financieros y sus medios, consintiendo así al aumento de las posibilidades de operaciones de búsqueda y rescate consentidas por el mandato de Frontex.

2) Desmantelamiento de las redes de traficantes de seres humanos, secuestro de sus bienes y su procesamiento.

3) Identificación, captura y destrucción sistemática de las embarcaciones utilizadas por los traficantes.

4) La Alta representante UE deberá empezar a preparar inmediatamente una misión Pesd (política europea de seguridad y defensa común).

5) Europol tendrá la tarea de combatir las actividades de los traficantes en Internet.

6) Incremento de la cooperación con Túnez, Egipto, Mali, Niger y otros países para monitorear y controlar flujos de emigrantes y refugiados antes de que lleguen a las costas del Mediterráneo.

7) Convocación de una cumbre extraordinaria con la Unión Africana en Malta en los próximos meses para combatir la trata de seres humanos.

8) Reforzamiento de la cooperación con Turquía en vista de la situación en Siria y en Irak.

9) Envío a los países clave de personal UE para recopilar informaciones sobre los flujos de emigrantes y cooperar con las autoridades locales.

10) Trabajo con los socios regionales para incrementar su capacidad de control de las fronteras y de gestión de operaciones de búsqueda y rescate.

11) Lanzamiento de un programa regional de desarrollo y protección para las áreas del Norte de Africa y del Cuerno de Africa.

12) Activación de todos los instrumentos posibles para incentivar la repatriación o de todos modos el regreso de los emigrantes económicos irregulares.

13) Elaboración de un programa de repatriaciones rápidas de los emigrantes irregulares coordinado por Frontex y focalizado en los países europeos de frontera.

14) Transposición rápida y total del sistema europeo de asilo común.

15) Incremento de las ayudas de emergencia a los países de frontera y examen de las opciones para organizar, en casos de emergencia, la redistribución de los emigrantes entre los países de la UE.

16) Envío de personal de la agencia europea para el asilo de países de llegada de solicitantes con la finalidad de contribuir al examen de sus pedidos, pero también a su identificación a través de las huellas dactilares.

17) Inicio de un proyecto piloto para la redistribución de los solicitantes de asilo en la UE sobre base voluntaria.


Si no puede ver el mapa haga click aquí

Alemania espera a 300.000; sus poblados hacen lo que pueden.


Mientras las autoridades europeas luchan ante una incesante ola de migrantes que intenta entrar al continente, poblados tranquilos como Vorra, en Alemania, situado en un valle en el norte de Bavaria, se manejan ante las legiones que ya llegaron. Allí, al igual que en las agitadas aguas del Mediterráneo, se despliega la crisis de migración que enfrenta la Unión Europea.

Las autoridades federales de Alemania esperan una inundación de migrantes —se estima que 300.000 solicitarán asilo en Alemania este año, después de los 203.000 que lo hicieron en 2014— y lugares como Vorra, con 1.000 habitantes, luchan por hacer lugar para quienes ya buscan el estatus legal e integrarse. Las viviendas fueron elegidas, los servicios dispuestos y los voluntarios ofrecen ropa y servicios como traslados y lecciones de idioma gratuitas.

Pero, el norte de Europa siente la tensión. El 8 de mayo, los líderes de Alemania analizarán el pedido de alcaldes a lo largo del país de dinero y asistencia para cumplir el mandato federal de que los 16 estados alemanes reciban a migrantes y descifren cómo hacerles lugar. "La Alemania rica puede ayudar", dijo Volker Herzog, alcalde de Vorra. El pastor local, reverendo Bjorn Schukat, dijo que hay una tendencia de las autoridades de anunciar que llega una docena de refugiados, y debemos hacernos cargo. (Fuente: The New York Times).

Renzi plantea misión militar.


"Ha sido un gran paso adelante para Europa. Lo que pueda suceder lo veremos en las próximas semanas, si lograremos pasar de las palabras a los hechos", dijo el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, quien indicó su deseo de que la UE se ponga de acuerdo para hacer una petición a Naciones Unidas para crear una misión militar. Indicó que pidió a Francia y Reino Unido, los dos europeos que se sientan en el Consejo de Seguridad como miembros permanentes, que apoyen esta medida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)