VIDEO

Donald Trump sorprende con dos mujeres en su gabinete

Embajadora ante la ONU y secretaria de Educación; ambas republicanas.

Donald Trump nombra a Betsy DeVos como secretaria de Educación de EEUU
Donald Trump nombra a Betsy DeVos como secretaria de Educación de EEUU

Dos mujeres —una es hija de modestos inmigrantes indios de la religión sij y la otra es multimillonaria— se sumaron ayer miércoles al futuro gabinete del presidente electo Donald Trump.

La gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, de 44 años y una creciente estrella del ala más conservadora del Partido Republicano, será la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas.

En tanto, la multimillonaria Betsy DeVos, de 58 años, será secretaria de Educación. DeVos es una ferviente defensora de las "charter schools", escuelas que reciben fondos oficiales pero son administradas como empresas privadas.

Así, Haley y DeVos son las dos primeras mujeres en formar parte del gabinete de Trump. El nombramiento de ambas aún deberá ser aprobado por el Senado.

Estrella en ascenso.

En el caso de Haley, su cargo tiene rango de gabinete ministerial y su nombramiento no depende del secretario de Estado, puesto para el que Trump aún no ha tomado una decisión.

Hija de inmigrantes indios, Haley es considerada una figura en ascenso en el ala ultraconservadora del Partido Republicano. Su nombramiento sorprendió porque ha sido una crítica de Trump. En febrero, Haley llegó a comentar que Trump representaba "todo lo que un gobernador no quiere en un presidente".

Sin embargo, en la nota oficial sobre el anuncio el equipo de Trump no ahorró elogios. "La gobernadora Haley es una de las autoridades más universalmente respetadas en nuestro país. Será una gran líder para representarnos en la escena mundial", señaló la nota.

Nacida como Nimrata Nikki Randhawa en 1972 en Bamberg, Carolina del Sur, de chica ayudaba a su madre en su local de ropa y la asistía con los libros contables. La experiencia la llevaría luego a estudiar y graduarse de contadora.

Su nombre se hizo conocido en 2010, cuando la excandidata a la vicepresidencia Sarah Palin la apoyó en su campaña para convertirse en gobernadora de Carolina del Sur.

La ayuda de Palin fue interpretada como un gesto para atraer figuras femeninas dentro del llamado Tea Party, la facción ultraconservadora del Partido Republicano.

Pero su figura adquirió dimensión nacional en 2015. En junio de ese año una masacre en una histórica iglesia negra en Charleston dejó al descubierto algunas de las tensiones raciales que aún persisten en Carolina del Sur, que en 1860 se convirtió en el primer estado en separarse de Estados Unidos antes de la Guerra Civil.

Haley (apellido de su marido, un veterano de la guerra en Afganistán) se posicionó con firmeza contra el tiroteo perpetrado por un joven blanco, e inició una campaña para remover de todos los edificios públicos del estado la bandera confederada, vista por muchos como un símbolo racista.

En las primarias republicanas apoyó primero a Marco Rubio y luego a Ted Cruz.

Actualmente es la gobernadora más joven de Estados Unidos y la segunda de descendencia india, después de Bobby Jindal, de Luisiana. Tiene dos hijos, de 18 y 17 años.

Educación.

En tanto, DeVos llega al gabinete de Trump por su activismo en favor de una reforma en la educación que limite las regulaciones sobre el funcionamiento de las escuelas.

DeVos es vista como una defensora de la educación privada. La Fundación DeVos afirma que se dedica a "romper las barreras a las opciones en la educación".

Su activismo se concentra en impulsar las denominadas "charter schools", escuelas que reciben fondos gubernamentales pero que son administradas con la independencia de iniciativas privadas a salvo de cualquier regulación que las controle.

DeVos también defiende el proyecto de los "cheques escolares", con fondos provenientes de la esfera pública para familias que quieran enviar sus hijos a escuelas privadas, especialmente religiosas.

Graduada en Administración de Empresas y Ciencias Políticas, DeVos ya había sido nominada al directorio del Centro Kennedy de Artes Escénicas, en Washington, durante el gobierno de George W. Bush.

Es también hermana de Erik Prince, el fundador de la empresa de seguridad Blackwater, que logró multimillonarios contratos durante la invasión a Irak y terminó envuelta en una áspera controversia.

Ivanka.

Acusada de conflicto de intereses, Ivanka Trump, hija del presidente electo, decidió separar sus negocios de sus opiniones políticas, empezando por sus cuentas en las redes sociales.

En una carta que posteó el martes en Instagram y Twitter, Ivanka explica que usará dos cuentas separadas: @IvankaTrumpHQ para todo lo que tiene que ver con sus marcas de ropa y de joyas. Su otra cuenta @IvankaTrump, seguida por unos 2,4 millones de personas, será su cuenta "personal".

Hillary tuvo dos millones más de votos populares.

Con el escrutinio del voto popular muy avanzado, Donald Trump se ha convertido en el candidato republicano que ha obtenido un mayor número absoluto de votos en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Pese a quedar unos dos millones de votos por detrás de Hillary Clinton, Trump ha superado claramente los votos logrados por los anteriores candidatos republicanos (John McCaine y Mitt Romney) y también los obtenidos por el último presidente republicano, George W. Bush. Según las webs que llevan el cómputo del escrutinio, como el Dave Leipss Atlas of US Presidential Elections o The Cook Political Report, Trump ha superado los 62,04 millones de votos que logró Bush en 2004 pese a que en las actuales elecciones aún quedan papeletas por contar. Los votos pendientes de escrutinio no pueden en ningún caso cambiar el signo del resultado, que da a Trump una mayoría de votos en el Colegio Electoral. EL PAÍS DE MADRID

COMO TE DIGO UNA COSA ...


Trump antes y después de la elección.


Clima. En la campaña Trump había afirmado que el cambio climático era una rumor diseminado por China, y que su gobierno resistiría cualquier acuerdo que afecte los empleos en Estados Unidos. Sin embargo, esta semana dijo que aún analizaba retirar a Estados Unidos de los acuerdos de París.

Salud. Durante la campaña afirmó que su primera iniciativa sería eliminar el sistema de salud vigente, llamado Obamacare, aunque después de un encuentro con el presidente Barack Obama dijo que consideraría mantener aspectos del plan.

Clinton. La promesa de iniciar una investigación contra Hillary Clinton fue una de las más polémicas, pero esta semana dijo al diario The New York Times que no quería "herir a los Clinton" y que una investigación contra Hillary podría dividir al país.

Tortura. Trump había generado ovaciones en sus actos de campaña al afirmar que restablecería la autorización para aplicar torturas a prisioneros. Pero cambió de idea después de una conversación con un asesor militar, que le indicó que la experiencia demostraba que la tortura era ineficaz.

Muro. La idea de construir un muro en la frontera con México fue una de las más espectaculares de su campaña. Ahora dice que una de las primeras medidas de su gobierno será ordenar una investigación sobre abusos al programa de visas estadounidense, sin mencionar el famoso muro.

Ultras. Trump condenó a un grupo radical de derecha que celebró su victoria con un saludo estilo nazi: "¡Heil, Trump!".

Israel. Dijo que le "encantaría" ser él quien logre sellar la paz entre israelíes y palestinos, pero durante la campaña había desatado la ira de los palestinos al proponer reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

Devos: una multimillonaria defensora de las escuelas públicas de gestión privada. Foto: AFP
Devos: una multimillonaria defensora de las escuelas públicas de gestión privada. Foto: AFP
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados