NUEVA ERA POLÍTICA

Donald Trump llegó a la Casa Blanca como presidente de Estados Unidos

En el trayecto desde el Capitolio, Trump y su esposa Melania abandonaron tres veces la limusina blindada para caminar y saludar a la multitud.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump y Melania saludan a la gente en el camino a la Casa Blanca. Foto: Reuters

Donald Trump llegó este viernes a la Casa Blanca luego de prestar juramento como 45º presidente de Estados Unidos, después de un desfile que fue acompañado por miles de sus seguidores y un puñado de manifestantes en su contra.

En el trayecto desde el Capitolio, donde ocurrió su investidura, hasta la sede del ejecutivo, Trump y su esposa Melania abandonaron tres veces la limusina blindada para caminar y saludar a la multitud, en medio de un espectacular dispositivo de seguridad.

Trump asumió el viernes como presidente de Estados Unidos con un discurso nacionalista y populista en el que prometió que sus políticas doméstica y exterior pondrán los intereses de sus compatriotas por encima de todo.

El cuadragésimo quinto presidente estadounidense pintó un panorama sombrío de un país que, según dijo, está devastado por el desempleo, el crimen y las drogas. Y apuntó de manera indirecta contra sus predecesores por políticas que habrían favorecido a la elite política a costa de familias en problemas.

"De hoy en adelante una nueva visión regirá en nuestra tierra", dijo Trump en su discurso ante tres de cuatro ex presidentes que lo escuchaban. "De hoy en adelante será simplemente primero Estados Unidos".

En una muestra de la profunda división en el país, algunas protestas contra Trump se tornaron violentas en Washington, donde activistas enmascarados destrozaron vitrinas, bloquearon el tráfico y se enfrentaron a la policía, que respondió con gases lacrimógenos y granadas aturdidoras. CNN reportó que 90 personas fueron arrestadas.

Las fotos aéreas mostraron que los partidarios de Trump, congregados en la Explanada Nacional para seguir los actos, eran mucho menos que los que siguieron el primer juramento de Obama en 2009. No había aún un cálculo de la policía.

Trump dijo que Estados Unidos había enriquecido a las industrias extranjeras a costa de las empresas del país, que había subsidiado a los ejércitos de otras naciones y que había gastado billones de dólares en el extranjero mientras la infraestructura local sufría.

"La riqueza de nuestra clase media ha sido arrebatada de sus hogares y distribuida por todo el mundo", enfatizó.

Por otra parte, acusó a los políticos de Washington de velar por ellos mismos y abandonar al ciudadano de a pie que ha sufrido por la pobreza y el crimen.

"Esta carnicería en Estados Unidos se acaba aquí, se acaba ahora", afirmó. "Cada decisión que tome sobre comercio exterior, impuestos, inmigración y política exterior se tomará para beneficiar a los trabajadores estadounidenses y las familias estadounidenses".

Trump, de 70 años, asume en un país muy dividido tras una feroz campaña presidencial.

Su sombría visión de Estados Unidos contrasta con estadísticas que muestran bajos porcentajes de desempleo y crímenes a nivel nacional, aunque ganó con apoyos en muchos lugares donde las fábricas han sido duramente castigadas.

El multimillonario neoyorquino y ex estrella de la televisión ha puesto al país en un curso incierto a nivel local e internacional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados