ESTADOS UNIDOS

Donald Trump duro con China: provocó una "matanza mundial"

El régimen chino reunirá su parlamento para ponerle fin a la pandemia y proclamar su “victoria total”.

Donald Trump. Foto: AFP
Donald Trump. Foto: AFP

China y Estados Unidos sigue embarcados en una guerra mediáticas sobre el origen y la propagación del nuevo coronavirus, pero al mismo tiempo buscan dar señales de que están superando la pandemia. El régimen chino convocó a su parlamento para dar por terminada la crisis sanitaria, mientras el presidente Donald Trump anunció una cumbre del G7 en Camp Davis.

Ayer martes Trump continuó con sus ataques contra la gestión de China de la crisis del coronavirus al afirmar que la “incompetencia” de ese país fue lo que provocó una “matanza mundial”.

En un año electoral en el que el alza del desempleo amenaza sus posibilidades en los comicios de noviembre, Trump repite desde hace semanas que el duro balance del virus, que ha dejado más 320.000 muertos en el mundo, podría haberse evitado si China hubiera actuado de forma responsable desde que fue detectado en la ciudad de Wuhan. La Casa Blanca ha sugerido incluso que el virus fue creado en un laboratorio y chino que escapó a los científicos de forma accidental.

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo ayer miércoles que la crisis del coronavirus había terminado con las ilusiones de tener un vínculo más cercano con China. “Subestimamos de gran manera el grado en el cual Pekín es política e ideológicamente hostil a las naciones libres”, afirmó. Para concluir, Pompeo dijo que China está gobernada por un “régimen brutal y autoritario”.

“Parece que Estados Unidos olvidó que sus líderes elogiaron públicamente a China por el trabajo contra la epidemia”, reaccionó el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Zhao Lijian, que denunció que hay “muchos errores y resquicios del lado estadounidense, con sus mentiras y rumores”.

“Victoria total”

En este clima, China se dispone a declarar el fin de la pandemia. Lo haría al concluir la reunión de su Asamblea Nacional Popular, que integran 3.000 diputados.

En el marco solemne del Palacio del Pueblo, sede del parlamento chino en Pekín, el régimen podrá anotarse un punto en su guerra ideológica con Occidente. Esta sesión “brindará a Xi Jinping la ocasión de proclamar la victoria total en la ‘guerra popular’ contra el virus”, señaló la politóloga Diana Fu, de la universidad de Toronto.

Señales de que la epidemia no ha finalizado: se deliberará a puertas cerradas. Los pocos periodistas autorizados a estar presentes tendrán que pasar una prueba de detección y confinarse hasta conocer el resultado. Además, la sesión durará una semana en lugar de las dos habituales.

El G7

Estados Unidos también quiere dar señales de que el mundo vuelve a la “normalidad”. Trump anunció que considera convocar al G7 para su cumbre anual. “Ahora que nuestro país está en ‘Transición de vuelta a la Grandeza’, estoy considerando reprogramar el G7, en la misma o una fecha similar, en Washington D.C., en el legendario Camp David”, dijo en su cuenta de Twitter, en referencia a la residencia presidencial a las afueras de la capital.

“Los otros miembros también están iniciando su REGRESO. Así que sería una gran señal para todos. ¡Normalización!”, remarcó.

El G7, que le corresponde acoger a Estados Unidos por ocupar la presidencia temporal del grupo, tiene prevista su celebración del 10 al 12 de junio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados