Publicidad

Donald Trump ante el Congreso: "Los muros funcionan y los muros salvan vidas"

"Un muro salva vidas" dice Trump y es ovacionado por sus partidarios. Foto: AFP

ESTADO DE LA UNIÓN

El presidente de Estados Unidos habló por segunda vez ante la Cámara de Representantes. En su discurso sobre el Estado de la Unión  volvió a insistir sobre la construcción del muro fronterizo, anunció una reunión con  Kim Jong Un y dijo que "apoya la búsqueda de libertad" en Venezuela. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prometió en su discurso sobre el Estado de la Unión del martes construir un muro fronterizo, pese a ser una fuente de división, y dijo que los intentos demócratas de iniciar "ridículas investigaciones partidistas" podrían dañar la prosperidad del país.

Trump habló frente a una sesión conjunta del Congreso en la Cámara de Representantes, en medio de una discordia política generada por sus exigencias de que los demócratas pongan fin a su oposición a financiar un muro que, en su opinión, es necesario para frenar la inmigración ilegal y el narcotráfico.

"Un muro salva vidas" dice Trump y es ovacionado por sus partidarios. Foto: AFP
"Un muro salva vidas" dice Trump y es ovacionado por sus partidarios. Foto: AFP

El mandatario denominó la inmigración ilegal como una "crisis nacional urgente", pero no llegó a declarar una emergencia fronteriza que le habría permitido evitar al Congreso en su búsqueda de fondos para el muro. En su lugar, instó a demócratas y republicanos a encontrar un compromiso antes del plazo del 15 de febrero.

"En el pasado, la mayoría de la gente en este salón votó en favor de un muro, pero nunca se construyó uno apropiado. Yo lograré construirlo", dijo Trump en su esperado discurso, a escasa distancia de su mayor rival demócrata, la nueva presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

Al mismo tiempo, Trump advirtió que los intentos demócratas para investigar a su gobierno, junto con la posibilidad de una implicación estadounidense en guerras en el extranjero, podrían poner en peligro a la economía del país.

"En Estados Unidos está ocurriendo un milagro económico y lo único que puede detenerlo son las guerras tontas, la política o las ridículas investigaciones partidistas", señaló.

Sus declaraciones fueron efectuadas en un momento en que los demócratas -que ahora controlan la Cámara de Representantes- planean una serie de pesquisas al gobierno de Trump y un fiscal especial investiga la injerencia rusa en la elección presidencial de 2016 y una posible colaboración entre la campaña de Trump y Moscú.

Aparte de alabar los logros económicos -un desempleo cerca de un mínimo de cinco décadas y un crecimiento del empleo manufacturero, entre otros- el discurso fue ligero en lo referente a nuevas iniciativas para mantener el crecimiento en una economía que pierde impulso.

Dos bandos enfrentados

Nancy Pelosi, que vistió de blanco como la mayoría de las legisladoras demócratas, para celebrar el 100 aniversario de la implantación del voto femenino, aplaudió con pocas ganas (o irónicamente)  y puso muchas caras serias durante el discurso. 

Ella no ha dado señales de estar cediendo en su oposición a la demanda de fondos de Trump para el muro. Eso llevó al mandatario a sopesar la declaración de emergencia nacional, algo que, en su opinión, le permitiría reasignar fondos de otras partes sin la intervención del Congreso.

Algunos correligionarios conservadores le instaron a no declarar una emergencia. Una medida así "alteraría" el equilibrio de poderes entre la Casa Blanca y el Congreso, dijo la senadora republicana Susan Collins a la prensa el martes.

Nancy Pelosi, en uno de los momentos más irónicos del discurso, aplaude al mandatario. Foto: AFP
Nancy Pelosi, en uno de los momentos más irónicos del discurso, aplaude al mandatario. Foto: AFP

Trump usó parte de su discurso para ofrecer un espíritu de compromiso, sobre todo en áreas como la rebaja del precio de los fármacos con receta y la asignación de 1 billón de dólares para mejorar carreteras, puentes y otras infraestructuras.

No obstante, está por ver si el mandatario y sus rivales logran acercar posiciones, ya que ambos están atrincherados preparándose para las elecciones de 2020, por lo que son reacios a otorgar una victoria política al otro bando.

El líder republicano se presentó en el Congreso pocas semanas después de que su solicitud de 5.700 millones de dólares para construir el muro provocó una histórica paralización parcial del gobierno por 35 días, de la cual lo culpa más de la mitad de los estadounidenses, según un sondeo de Reuters/Ipsos.

El discurso, que fue televisado a toda la nación, dio a Trump su mayor oportunidad hasta la fecha para explicar por qué cree que se necesita una barrera en la frontera sur de Estados Unidos con México. El discurso se retrasó una semana debido al cierre, que terminó el 25 de enero.

"Dicho de manera simple, los muros funcionan y salvan vidas, así que trabajemos juntos, comprometámonos y alcancemos un acuerdo que haga realmente seguro a Estados Unidos", dijo Trump.

Guaidó, Maduro y Venezuela

En materia de política exterior, el mandatario respaldó la iniciativa para intentar presionar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, para que deje el poder y declaró la derrota casi total del grupo militante Estado Islámico 

"Estamos con el pueblo venezolano en su noble búsqueda de libertad", dijo Trump, en el acto donde el enviado de Guaidó a Washington, Carlos Vecchio, era uno de los invitados especiales.

Estados Unidos y otros 40 países han reconocido a Guaidó como única autoridad legítima en el país. Trump tardó apenas minutos en respaldar al líder opositor el 23 de enero, cuando en su calidad de jefe de la Asamblea Nacional (Parlamento) se juramentó como presidente encargado constitucionalmente tras considerar que el nuevo mandato de Maduro, iniciado diez días antes, es resultado de elecciones fraudulentas y por tanto "ilegítimo".

Desde entonces el gobierno de Trump ha llamado una y otra vez a Maduro a dejar el poder, advirtiendo que "todas las opciones están sobre la mesa" para restaurar la democracia en Venezuela. "Condenamos la brutalidad del régimen de Maduro, cuyas políticas socialistas hicieron que esa nación pasara de ser la más rica de Sudamérica a un estado de pobreza extrema y desesperación", afirmó.

"Esta noche, renovamos nuestra determinación de que Estados Unidos nunca será un país socialista", enfatizó Trump, aprovechando este solemne discurso anual para subrayar su "alarma" ante llamados a aplicar el socialismo en el país.

Publicidad

Publicidad