TENSIÓN

Disturbios en España por condena de cárcel contra el rapero Pablo Hasél

Anoche miles de personas se manifestaron en diversas ciudades españolas, en las que se registraron incidentes y detenciones, en protesta por el arresto del rapero.

Las principales manifestaciones de apoyo a Hasel se desarrollaron en las ciudades de Barcelona, Lleida, Girona y Vic. Foto: Reuters
Las principales manifestaciones de apoyo a Hasel se desarrollaron en las ciudades de Barcelona, Lleida, Girona y Vic. Foto: Reuters

Cantante relativamente anónimo antes de que sus problemas judiciales llevaran a su encarcelamiento, Pablo Hasél es un rapero provocador con letras incendiarias que se ha convertido para parte de la opinión pública española en símbolo de la libertad de expresión.

Condenado a nueve meses de prisión por unos tuits atacando la monarquía y la policía, este rapero catalán de 32 años recibió el apoyo de celebridades españolas como el cineasta Pedro Almodóvar, el actor Javier Bardem o el cantante Joan Manuel Serrat.

También de partidos y asociaciones de izquierda, independentistas catalanas y organizaciones como Amnistía Internacional (AI), que mostró una “indignación absoluta”, ya que considera que el encarcelamiento “injusto” del cantante está “estrictamente vinculado al ejercicio de su libertad de expresión”.

Su caso incluso empujó al gobierno del socialista Pedro Sánchez a prometer una reforma del código penal para que los “excesos” de los artistas en el uso de la libertad de expresión no lleven a la cárcel.

Anoche miles de personas se manifestaron en diversas ciudades españolas, en las que se registraron incidentes y detenciones, en protesta por el arresto del rapero, tras encerrarse en la Universidad de Lérida para evitar su encarcelamiento, tras ser condenado por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona.

Las principales manifestaciones de apoyo a Hasel se desarrollaron en las ciudades catalanas de Barcelona, Lleida, Girona y Vic, y en ellas se produjeron enfrentamientos con la policía, quema de contenedores, destrozos y lanzamientos de objetos.

“¡Resistencia!”, “Pablo, compañero, estamos a tu lado” y “¡Libertad Pablo Hasel!”, han sido los lemas más utilizados durante las manifestaciones convocadas para protestar por la detención ayer martes del rapero por enaltecimiento del terrorismo y ofensa a la Corona.

Pablo Hasél, rapero español, fue detenido este martes. Foto: Reuters
Pablo Hasél, rapero español, fue detenido este martes. Foto: Reuters

En sus tuits, Hasél había llamado a las fuerzas del orden “mercenarios de mierda” y las acusaba de torturadoras y asesinas. También tildaba de mafiosa y criminal a la familia real.

El nombre verdadero de Pablo Hasél es Pablo Rivadulla Duró.

Según explicó en una entrevista de 2018, su nombre artístico es una referencia a un cuento árabe en el que un guerrillero llamado “Hasél” hace caer una monarquía.

Después de descubrir el rap con diez años con el álbum de culto Straight Outta Compton del grupo estadounidense NWA, en 2005 empezó a grabar composiciones que difunde a menudo por internet gratuitamente.

Sus letras a veces rayan en el límite, como en el título “Muerte a los Borbones”, una diatriba contra la familia real a la que acusa de ser heredera del dictador Francisco Franco.

En ella, llega a afirmar que sueña con que el rey emérito Juan Carlos I “vuela por los aires”: “eso no es terrorismo, ¡se merece el cielo!”.

Declarado antipolítico, de sus ataques no se salva ningún partido, desde el derechista Partido Popular hasta la izquierda radical de Podemos.

Especialmente espinosos son sus guiños a organizaciones terroristas como ETA, responsable de más 850 muertes, o el izquierdista Grapo, acusado de más de 80 asesinatos o tentativas entre 1975 o 2003.

La Constitución española (1978) reconoce y protege los derechos a “expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción” y “a la producción y creación literaria, artística, científica y técnica”.

Y también, el derecho “al honor” y a la “propia imagen”, además de libertades como la ideológica y la religiosa.

Así, el ordenamiento jurídico español recoge los denominados “delitos de expresión”, como los de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas, el de odio, injurias a la Corona y contra los sentimientos religiosos.

El último mensaje al rey Felipe

Hijo de un empresario, Hasél vive en su ciudad natal de Lérida, donde su padre fue dirigente del club de fútbol local. El pasado viernes, cuando terminaba su plazo para entregarse a la policía, publicó su última canción arremetiendo contra el gobierno y el rey Felipe VI: “Hijos de Franco condenando por ser franco, crecerá la semilla de libertad que planto. No hay quien me quite esto, ni Felipe VI”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error