El arma estuvo apoyada en la sien del fiscal Nisman

Disparo mortal, a un centímetro

Mientras Argentina continúa en estado de conmoción por la muerte del fiscal especial que investigaba el caso AMIA, Alberto Nisman, un nuevo elemento se sumó ayer a una investigación compleja que suscita expectativa en el mundo: la fiscal Viviana Fein, quien realiza la indagatoria para aclarar las circunstancias del fallecimiento de su colega indicó que la pistola que acabó con su vida fue disparada apoyada en la sien o a una distancia no mayor a un centímetro, y sin participación de terceros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fiscal Nisman investigó delicado caso internacional. Murió y Argentina se estremece. Foto: Reuters.

"El arma fue apoyada sobre la sien. No hay distancia. La autopsia es la única medida de prueba", aseguró la fiscal Fein.

"El arma se disparó a una distancia no mayor a un centímetro", recalcó y detalló que la bala "atravesó la masa encefálica sin orificio de salida y causó la muerte instantánea según la necropsia", explicó en declaraciones al canal de televisión TN.

Algunas fuentes judiciales habían indicado que el arma había sido disparada a más de quince centímetros, lo que casi descartaba la hipótesis del suicidio. Pero, la fiscal, en función del resultado de las pericias, dejó en claro que la distancia del disparo no superó un centímetro.

Asimismo, Fein indicó que "el proyectil secuestrado en la masa encefálica se correspondió de manera categórica al arma calibre 22 encontrada en el lugar del hecho.

Estimó que la hora aproximada del fallecimiento fue al mediodía del pasado domingo 18 de enero. "Desde el momento en que la médica legista examinó el cuerpo pasaron entre 12 y 15 horas restrospectivas al exámen", dijo.

Fein recordó que, del expediente previo a la autopsia, "no se infiere la participación de terceras personas por dos causas, en primer lugar por el espasmo cadavérico que presentaba la mano, y por el otro, falta de lesiones traumáticas en el cuerpo de Nisman". Agregó que al ser hallado muerto, Nisman se encontraba tendido en el piso y la cabeza trababa la apertura de la puerta.

Estas revelaciones abonarían la hipótesis inicial del suicidio, inducido o no, aunque la investigación que está en curso no descarta ninguna posibilidad y avanza, lentamente, también analizando las manchas de sangre halladas en el espejo del baño donde se encontró muerto al fiscal.

Además de la verificación de la distancia desde la cual partió el disparo y la confirmación del arma usada, la fiscal aguarda los resultados de otros análisis que pueden aportar elementos para poder aclarar el caso.

"Estamos esperando el examen toxicológico e hitopatológico que son exámenes que pueden demorar", agregó.

Respecto de una huella digital encontrada en el apartamento de Nisman, la fiscal consideró que no es un elemento concluyente. "Se determinó en la causa que el doctor Nisman volvió el día 12 y el día 13 hubo personal técnico de aire acondicionado. Se está cotejando esa media huella digital con el personal. Por ahora, no es nada alarmante para tener en cuenta", explicó en las declaraciones a TN.

La fiscal Fein fue protagonista de intensas actuaciones durante toda la semana e incluso recorrió el edificio situado en Puerto Madero donde residía Nisman, con la finalidad de observar el ámbito en el que ocurrió la muerte y todo su entorno.

La investigación está en pleno desarrollo y como parte de la misma se analizan las cámaras de seguridad del exclusivo edificio donde vivía Nisman y las llamadas realizadas y recibidas por el fiscal en los días previos a su muerte.

Debido a las características del caso y sus ramificaciones, desde el viernes, el edificio del Ministerio Público, en la calle Tucumán 966, donde se desempeña la fiscal Fein, cuenta con una mayor custodia a cargo de la Policía Federal. Un especialista hizo un informe técnico de las entradas y salidas del inmueble para asignar los recursos humanos necesarios.

Custodia.

La atención sigue puesta en Diego Lagomarsino, el colaborador de Nisman que le entregó el arma y supuestamente la última persona que le vio con vida, que permanece bajo custodia y tiene prohibida la salida del país.

Respecto de su situación, Fein afirmó: "Está a derecho en la causa y con protección".

Lagomarsino, técnico informático que trabajaba con el equipo de Nisman, se comunicó con la fiscal y se ofreció a ir a su despacho después que trascendió la orden judicial impartida a los puestos migratorios para que se le impidiera la salida de Argentina. La Justicia no lo había encontrado en su casa ni había respondido las llamadas al número telefónico que que le había dejado el lunes a la fiscal cuando se presentó a declarar por primera vez y dijo que el arma que mató a Nisman, una Bersa calibre 22, era suya.

Además, contra la voluntad de Lagomarsino que no quería custodia y había pedido permiso para ir a la costa atlántica, la fiscal dispuso para él protección de la Gendarmería.

Ante las incertidumbres de la investigación, la exmujer de Nisman, la juez Sandra Arroyo Salgado, una reconocida profesional en el ámbito judicial, pidió ser parte querellante en representación de sus dos hijas, menores de edad, así como la Asociación de Fiscales argentinos.

El viernes, Arroyo Salgado declaró durante ocho horas en la sede de la Fiscalía en calidad de testigo en la investigación. Debido a que se presentó como querellante, tendrá acceso al expediente y podrá pedir medidas de prueba.

Arroyo Salgado dijo ante la fiscal Fein que se enteró de la muerte de Nisman por su ex suegra, quando ésta llamó poro después de encontrar el cuerpo de su hijo en el baño del departamento de Puerto Madero.

Alberto Nisman fue hallado muerto el domingo pasado en el baño de su vivienda, apenas unas horas antes de acudir al Congreso para detallar la denuncia presentada contra la presidenta Cristina Fernández, el canciller, Héctor Timerman, y varios dirigentes oficialistas, por presunto encubrimiento a los supuestos responsables iraníes del atentado contra la mutual judía AMIA.

El Gobierno, que rechaza la denuncia de Nisman, ha cerrado filas con la presidenta, que agregó aún más confusión al caso esta semana al afirmar en una red social que la muerte de Nisman se enmarca en una conspiración contra su Gobierno. Primero, aludió a que era un suicidio y 24 horas después se refirió a que fue un asesinato. Declaraciones que sacudieron al país y alimentaron la tormenta política en un año electoral.

La diputada opositora y presidenta de la Comisión de Legislación Penal del Parlamento, Patricia Bulrich, citó a comparecer ante el Congreso al secretario de Seguridad, Sergio Berni, para que explique su actuación en la escena donde fue hallado muerto Nisman, tras las críticas recibidas por haber accedido a la vivienda del fiscal antes que los peritos judiciales.

Grabaciones.

Por su parte, el líder del Frente Renovador y precandidato presidencial, Sergio Massa, anunció que su partido estudia sumarse como querellante en la causa por la muerte del fiscal y que están analizando las escuchas telefónicas presentadas por Nisman para avalar su denuncia contra el Gobierno.

La causa Nisman corre paralela a la denuncia que presentó el fiscal contra la presidenta por presunto encubrimiento terrorista y que, según confirmaron hoy fuente judiciales, no será tramitada hasta febrero.

El fiscal de la causa AMIA basó su denuncia en documentos y grabaciones telefónicas que han empezado a difundirse y en las que se escucha al dirigente piquetero y militante kirchnerista Luis DElía, señalado por Nisman como interlocutor del Gobierno, en contacto con el referente comunitario iraní Jorge "Yussuf" Khalil.

Pese a que el contenido de las grabaciones hasta ahora no resulta concluyente para probar los cargos de encubrimiento, Massa considera que puede haber delitos de "tráfico de influencias y negociaciones incompatibles con los roles".

Cristina se recupera con nueva férula

La presidenta Cristina Fernández concurrió el viernes al sanatorio Otamendi para someterse a un análisis por su fractura de su tobillo izquierdo.

Se le practicó una resonancia magnética para su eventual alta, según allegados a la presidencia de la Nación. Finalmente, según trascendió, se le colocó una nueva férula (bota ortodpédica) alternativa, con la cual podrá apoyar su pie durante el resto de su recuperación.

La jefa de Estado sufrió la fractura del tobillo en un accidente doméstico el 26 de diciembre, cuando se encontraba en su casa de Río Gallegos. Le ordenaron mantener reposo y suspendió su viaje al Vaticano.

Está en riesgo y se fue del país

El periodista del diario Buenos Aires Herald, Damian Pachter, quien el pasado domingo reveló por Twitter el fallecimiento del fiscal Alberto Nisman, abandonó Argentina ayer por temor, debido a que detectó que era objeto de seguimiento.

"Me voy porque mi vida corre peligro", dijo Pachter al diario Clarín y señaló que retornará a Argentina "cuando mis fuentes me digan que las condiciones cambiaron. Pero, no creo que sea durante este gobierno".

Relató que le "mandaron una indirecta", por lo que tuvo que dejar el trabajo con celeridad y su auto, quedó en el estacionamiento del diario.

"Mis teléfonos están pinchados y tenía gente esperándome en mi casa", afirmó Pachter.

El Foro de Periodismo Argentino indicó que Pachter consideró necesario salir de Argentina.

Gobierno acusa a Stiuso, sin pruebas

El gobierno de Cristina Kirchner acusó casi abiertamente al ex director general de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia (SI) Antonio “Jaime” Stiusso de instigar el homicidio del fiscal del caso AMIA, Alberto Nisman, con el objetivo de desestabilizar a la Presidenta. Sin embargo, la Casa Rosada no tiene previsto presentar ninguna denuncia ante la Justicia porque “no hay elementos” y porque “no conviene que Stiusso se presente a declarar”.

Así lo informaron a fuentes del más alto nivel en la Casa Rosada. “La Presidenta puede intuir. Pero al no haber elementos, pruebas, se puede caer en una falsa denuncia”, admitió ayer un altísimo funcionario, de diálogo diario con Cristina Kirchner. “No conviene que hable Stiusso; al Gobierno le conviene que el caso se esclarezca, pero no que hable Stiusso”, dijo otra fuente.

Así las cosas, la estrategia del Gobierno consistirá en que el ex espía más famoso de la SI se convierta en un enemigo fantasmagórico, virtual y testimonial.

Por ahora, todas las teorías, deducciones y denuncias de Cristina Kirchner quedarán almacenadas en sus cuentas de Facebook, de Twitter y en su portal de Internet, donde el único efecto práctico que pueden tener son los “comentarios” de sus lectores. Todo quedará en el plano de una denuncia política, pero no judicial, porque los mismos funcionarios lo admiten: no hay pruebas.

Si bien los presidentes de la Nación y los funcionarios públicos están obligados a denunciar los delitos que puedan conocer mediante el ejercicio de su cargo, y no hacerlo implicaría incurrir en un incumplimiento de sus deberes, y más en un caso de gravedad institucional como éste, en el Gobierno admitieron ayer a La Nación que “no hay pruebas” y que “eso le corresponde a la Justicia”.

No obstante, en su página de Internet Cristina Kirchner aseguró anteayer que Stiusso “le plantó datos falsos” a la denuncia que presentó Nisman el miércoles 14 por encubrimiento de la Presidenta y varios de sus funcionarios a Irán. Su línea argumental consistía en que Nisman fue asesinado por los mismos que “le plantaron información falsa”, con lo cual responsabilizó a Stiusso de manera casi directa.

Dijo entonces que “la operación contra el Gobierno no era la denuncia en sí misma”, sino que “la verdadera operación contra el Gobierno era la muerte del fiscal después de acusar a la Presidenta”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)