EL TRUMP DE SIEMPRE

Un discurso de "unidad" que dividió más a EE.UU.

La dureza de Trump con los inmigrantes aleja un acuerdo con demócratas.

Las palabras de Trump fueron festejadas por el ala dura del Partido Colorado. Foto: Reuters
Trump hizo llamado urgente a unidad de estadounidenses

Donald Trump dio este martes un discurso disciplinado y optimista en el que llamó a la conciliación ante las amargas divisiones políticas en Estados Unidos, pero algunas de sus posturas más polémicas le impidieron tender puentes a la oposición demócrata.

Con una hora y veinte minutos de duración, el discurso sobre el Estado de la Unión de Trump estuvo lleno de mensajes destinados a complacer tanto a su base incondicional como al aparato del Partido Republicano.

Trump se ajustó al guión cuidadosamente preparado por sus asesores, y lo primero que hizo fue llamar a la unidad, pedir a los estadounidenses que convivan "como una familia" y al Congreso que "deje a un lado las diferencias". Pero, según analistas estadounidenses, él mismo boicoteó la eficacia de ese mensaje.

"La sección sobre la reforma migratoria hizo mucho daño al objetivo general de unidad", dijo a EFE un experto en comunicación política en la Universidad de Michigan, Aaron Kall. Su frase de que "los estadounidenses también son soñadores" indignó a muchos demócratas que abogan por una vía a la ciudadanía para los jóvenes indocumentados, conocidos como "soñadores", al tiempo que deleitó a varios "supremacistas blancos, que la compartieron en internet tras el discurso", apuntó Kall.

Otro ejemplo fue su defensa de un país en el que todos se "ponen orgullosamente en pie cuando suena el himno nacional", una alusión a los jugadores de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) que optan por no hacerlo en señal de protesta, algo que Trump ha criticado muchas veces en Twitter. "Ese fue un comentario innecesariamente divisivo", opinó Tammy Vigil, profesora de comunicación política en la Universidad de Boston.

Su invitación al bipartidismo sonó vacía para muchos demócratas debido al inmovilismo que hasta ahora ha demostrado la Casa Blanca en las negociaciones sobre inmigración, y la promesa de cooperación de Trump parece destinada a funcionar únicamente si "todos están de acuerdo con su punto de vista y el de su base", reflexionó Vigil.

Pero el discurso fue "el más hábil que Trump ha pronunciado jamás", lleno de "conmovedoras y detalladas historias de heroísmo y valor", según aseguró un experto en discursos presidenciales de la American University de Washington, Robert Lehrman. Trump prescindió de "los insultos, las burlas a sus enemigos, las caricaturas de afroamericanos o hispanos que han marcado muchas de sus declaraciones", dijo Lehrman.

Robert Shapiro, profesor de política estadounidense en la Universidad de Columbia, opinó que Trump "apeló a su base y podría haber apelado a votantes que estén indecisos de cara a las elecciones (legislativas de noviembre). Pero no conquistó a quienes se le oponían antes de empezar el discurso, especialmente debido a lo que dijo sobre inmigración".

Trump defendió la propuesta lanzada la semana pasada por la Casa Blanca, que abre la puerta a la nacionalización de 1,8 millón de extranjeros en situación irregular al cabo de 12 años, pero que viene acompañada de rígidas medidas para contener la inmigración.

Trump pide 25.000 millones de dólares para construir el muro en la frontera con México, reforzar drásticamente la vigilancia fronteriza, interrumpir la reunificación familiar, recortar el cupo de inmigrantes legales y suspender el sorteo de visas. "Es el momento de reformar esas obsoletas reglas migratorias y finalmente traer nuestro sistema migratorio al siglo XXI", dijo Trump.

En su mensaje, Trump alertó que países como China y Rusia amenazan los intereses, la economía y los "valores" estadounidenses, al tiempo que advirtió que Corea del Norte podría "muy pronto" amenazar territorio estadounidense con sus misiles nucleares.

La nueva "mano dura" de Washington quedó también en evidencia con la confirmación de que mantendrá abierta la cárcel de Guantánamo.

Esa cárcel fue inaugurada tras la invasión a Afganistán por tropas estadounidenses que siguió a los atentados del 11/S, y ha albergado desde entonces a cientos de prisioneros. El gobierno de Barack Obama liberó a varios (seis llegaron a Uruguay) y se propuso cerrar la cárcel, pero el Congreso lo frenó.

Los principales puntos del discurso

Unidad
Donald Trump. Foto: EFE
"Llamo a todos nosotros a que dejemos de lado nuestras diferencias, busquemos un terreno común, y construyamos la unidad que precisamos ofrecer a la gente que nos ha elegido para ser sus servidores".
 

 

Poder militar
Kirkuk, al norte de Irak. Foto: EFE
"Alrededor del mundo enfrentamos regímenes fuera de control, grupos terroristas y rivales como China y Rusia, que amenazan nuestros intereses. (...) Un poder sin paralelo es la forma más segura de defenderse".
Infraestructura
Capitolio de Estados Unidos. Foto: AFP
"Llamo al Congreso a producir una ley que genere por lo menos 1,5 billón de dólares para las inversiones que precisamos en infraestructura". "Vamos a construir fantásticas rutas, puentes, autopistas".
POLÍTICA MIGRATORIA
Protestas inmigrantes USA
"Durante décadas las fronteras abiertas permitieron que drogas y pandillas se derramen sobre nuestras comunidades más vulnerables. Es el momento de reformar esas obsoletas reglas migratorias".
CÁRCEL DE Guantánamo
Cárcel de la bahía de Guantánamo.
"En el pasado hemos liberado estúpidamente centenas y centenas de peligrosos terroristas. Por eso, hoy estoy cumpliendo con otra promesa: mantener abierta la cárcel de Guantánamo".
LA RESPUESTA DEMÓCRATA.

Kennedy, la voz de la oposición

La tradicional respuesta oficial del Partido Demócrata al discurso sobre el Estado de la Unión del presidente Donald Trump, estuvo a cargo del joven legislador Joe Kennedy III, nieto de Robert F. Kennedy asesinado en 1968 y sobrino nieto del expresidente John F. Kennedy, asesinado en 1963. Kennedy III criticó un gobierno que parece haber declarado "una guerra abierta a la protección ambiental", y apuntó que "la administración no ataca apenas las leyes que nos protegen, sino la idea misma de que todos merecemos protección".

Elizabeth Guzmán, una inmigrante peruana que actualmente es delegada demócrata en la legislatura de Virginia, formuló la respuesta en nombre de la comunidad hispana. El gobierno de Trump, dijo, amenaza arrastrar al país "a un pasado vergonzoso, en el cual nuestro pueblo fue juzgado, no por la calidad de su carácter, sino por el color de su piel y por sus creencias religiosas".

"Divisor en jefe vino al Congreso".

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, es uno de los interlocutores necesarios para alcanzar un acuerdo sobre la reforma migratoria, pero el legislador no parecía conmovido por el intento de aproximación del presidente Donald Trump, a raíz de la retórica utilizada en su discurso sobre el Estado de la Unión. Para Schumer, el discurso de Trump "alimentó las llamas de la división en vez de aproximarnos".

Para el Comité Nacional Demócrata, en tanto, "Trump ha repetido muchas veces la mentira de crímenes cometidos por inmigrantes para intimidar y empujar su agenda anti inmigrante" y su discurso anual "no fue la excepción".

Al retirarse del Congreso el martes de noche, el senador demócrata Richard Blumenthal expresó el deseo de que Trump "sea realmente el unificador suprapartidario, y no el divisor en jefe que vino a esta cámara".

Es en este ambiente de tirantez en el que en apenas una semana republicanos y demócratas deberán hallar un terreno común para resolver un problema tan complejo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)