LOS DEBATES QUE TRAE LA PANDEMIA

Diputados en Chile rechazan impuesto a los “súper ricos” por crisis que generó el COVID-19

La medida formaba parte de un proyecto general para hacer frente a la crisis económica que sufre la ciudadanía a raíz de las restricciones sanitarias.

La pandemia en Chile obligó al Estado a desembolsar unos 18.000 millones de dólares. Foto: AFP
La pandemia en Chile obligó al Estado a desembolsar unos 18.000 millones de dólares. Foto: AFP

En Chile, la Cámara de Diputados rechazó ayer martes un impuesto a las grandes fortunas o “súper ricos” que se iba a destinar para financiar una renta básica de emergencia para paliar los estragos económicos causados por la pandemia.

La medida formaba parte de un proyecto general para hacer frente a la crisis económica que sufre la ciudadanía a raíz de las restricciones sanitarias impuestas desde marzo de 2020.

El proyecto, promovido desde la oposición, fue aprobado en general y pasó al Senado, pero en la votación por artículo, el referido al impuesto a las rentas (personales o de empresas) superiores a 22 millones de dólares fue rechazado por no alcanzar los votos necesarios para su aprobación (79 a favor, 47 en contra y 10 abstenciones).

Sí se aprobó de forma particular una rebaja en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) de productos básicos del 19% al 10% en combustibles, alimentos y productos sanitarios; en tanto el gravamen se ubicó en 4% para el pan, huevos, leche, frutas y verduras.

El gravamen a los ricos buscaba establecer un impuesto puntual con una tasa del 2,5% del patrimonio a los titulares de bienes equivalentes a 22 millones de dólares o superior y, según los autores del proyecto, podría llegar a recaudar hasta 6.250 millones de dólares para financiar una renta universal de emergencia.

El objetivo era que Chile, el tercer país con más multimillonarios de Latinoamérica, cubriera en este impuesto los elevados costos fiscales que deja la crisis sanitaria, que han supuesto un desembolso de 18.000 millones de dólares para las arcas del Estado.

Los legisladores que se opusieron a este impuesto señalan que la recaudación que ofrece es muy baja en la práctica y que estimula la fuga de capitales y desestimula la inversión.

“Nosotros buscamos darle un respiro y alivio tributario para los chilenos y defendemos fórmulas que realmente recauden”, señaló el diputado Gonzalo Fuenzalida, de Renovación Nacional.

“La derecha sigue defendiendo a sus financistas y rechaza el #ImpuestoALosSúperRicos”, expresó por su lado la diputada comunista Camila Vallejo, una de las promotoras del proyecto, en su cuenta de Twitter.

La pandemia, que hizo caer la economía chilena un 5,8% en 2020, recrudeció las desigualdades sociales y, según el Banco Mundial, alrededor de 2,3 millones de personas pasaron de clase media a situación de vulnerabilidad.

El impuesto a los “super ricos”, como coloquialmente se lo llama en Chile, ha sido recomendado recientemente por diversos organismos como la ONU y el FMI como una herramienta para reducir las grandes desigualdades de la región.

Además, las políticas del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que lanzó este año un plan tributario nacional e internacional destinado a gravar a los grandes multimillonarios, abonaron el debate en Chile.

En este contexto, esta propuesta se ganó el respaldo de numerosos parlamentarios y de expertos que estiman que la inversión del Gobierno que llega directamente a las familias no es suficiente.

Chile atravesó en marzo y abril los peores meses de la pandemia con una segunda ola que obligó a imponer cuarentenas masivas y que supuso el final de miles de negocios que habían logrado salvarse del encierro de 2020.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados