Legisladora dijo que iba a revelar su nombre al comparecer en Congreso

Diputada revela que fiscal fue traicionado por agente

La diputada argentina Patricia Bullrich aseguró ayer que el fallecido fiscal federal Alberto Nisman le había asegurado que un agente secreto "lo traicionó" y que estaba "condenado a muerte en Irán", en alusión a supuestas amenazas por la causa del atentado contra la mutual AMIA, perpetrado en 1994, que investigaba.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La diputada macrista Patricia Bullrich aportó un revelador dato en caso Nisman. Foto: La Nación.

Bullrich, del partido Unión Pro liderado por Mauricio Macri, se presentó en forma espontánea ante la fiscalía que investiga la "muerte dudosa" de Nisman —hallado muerto en su casa el 18 de enero—, por presidir la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados a la que debía presentarse el fiscal el lunes pasado.

"Nos contó que había estado amenazado. Lo que más lo había compungido era una de las escuchas que decía que un agente secreto le había pasado información sobre él y sus hijas a uno de los imputados en la causa AMIA", dijo la legisladora a la prensa, frente a la fiscalía de Viviana Fein.

"Me dijo (Nisman) que fue una flecha para su corazón y que había sido traicionado por este convenio", en referencia al memorando entre Argentina e Irán firmado en 2013 y que preveía que los imputados iraníes en la causa debían declarar en Teherán, añadió.

Setenciado.

Bullrich aseguró que Nisman le dijo: "A mí me tienen condenado a muerte en Irán". Nisman conducía la investigación del atentado en el que murieron 85 personas y había denunciado a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y al canciller Héctor Timerman, entre otros, por el presunto encubrimiento de los responsables iraníes de ese ataque.

Según sus investigaciones, el gobierno había creado una suerte de canal diplomático paralelo, que era accionado por dirigentes no orgánicos pero cercanos al gobierno, como el piquetero Luis DElía y el líder del grupo Quebracho, Fernando Esteche, de un lado. Y del otro al dirigente comunitario Alejandro "Yussuf" Khalil, presunto representante de Irán.

Bullrich, quien mantuvo varios contactos con Nisman luego de que el fiscal manifestara la denuncia y habilitó su presencia en la Cámara de Diputados, expresó que desconoce la identidad de ese agente secreto.

"Dijo que solo podía dar los nombres cuando estemos en la reunión reservada en el Congreso", destacó.

Bullrich fue una de las últimas que estuvo en contacto con Nisman durante la jornada del sábado. Según declaró más tarde, sus comunicaciones estuvieron encaminadas a coordinar "cuestiones operativas" de su presentación ante la comisión legislativa.

Como lo testimonió una foto tomada por el propio Nisman y que transmitió por WhatSapp a un dirigente de la entidad judía DAIA que se contactó con él, ocupó la jornada del sábado en armar la presentación preparando subrayados de sus escritos. En la mencionada fotografía, difundida durante la semana pasada también en El País, se podía ver gran cantidad de oficios subrayados en amarillo y marcadores de ese color.

De algún modo, el testimonio de Bullrich se condice con las informaciones aportadas tanto por el técnico en informática ahora imputado en la causa, como por uno de sus custodios de mayor confianza, Ruben Benítez, a quienes les había pedido prestada un arma. Si bien mucho se especuló con que ello abalaba la hipótesis de un suicidio, entre los allegados al fiscal se interpreta como que Nisman se sentía amenazado.

Reacciones.

La comunidad judía argentina, con unos 300.000 integrantes, la mayor en América Latina, no participará hoy del acto por el Día de Conmemoración del Holocausto en la Cancillería, a cargo de Héctor Timerman, según decidieron las autoridades comunitarias. Los motivos fueron "el desacuerdo con el Memorándum firmado con Irán, la muerte dudosa del fiscal Nisman y la molestia con el canciller Timerman", dijeron portavoces de la comunidad a la Agencia Judía de Noticias (AJN).

"No iremos porque realizaremos un acto en la AMIA", informó por su parte Ariel Cohen, presidente de la federación de comunidades judías y Tesorero de AMIA.

Julio Schlosser, presidente de la DAIA, organización que nuclea unas 140 entidades judías, indicó que "es un momento sensible" y afirmó que con la denuncia y la muerte de Nisman "se generaron dudas en toda la comunidad".

Ambos dirigentes recalcaron que estuvieron "en desacuerdo desde el primer momento con la firma, en enero de 2013, del Memorándum firmado con Irán", que interpretaron como un error en la política exterior de Kirchner.

"Que sea la justicia que decida si (la denuncia) es cierta o no" dijo Schlosser tras aclarar que "la DAIA no juzga, no condena pero tampoco absuelve".

En una línea coincidente, una columna del prestigioso diario The Wall Street Journal apuntó a la responsabilidad de Irán en el atentado.

La columnista Mary Anastasia OGrady escribió un artículo titulado "¿Quién mató a Alberto Nisman?", y en el mismo OGrady considera que Teherán es "quien tiene más que ganar, y menos que perder".

"Si Nisman fue asesinado, se usó un nivel de sofisticación que no es normalmente asociado con la Argentina, pero que no sería fuera de lo común para Irán", argumenta OGrady.

"Teherán posee más de 40 años de experiencia quitando del camino a individuos entrometidos en el extranjero", agrega la periodista, quien sostiene que el gobierno de Hasan Rohani "está tratando de aplacar una desconfianza global mientras embauca al presidente Barack Obama sobre su programa de armas nucleares".

"La búsqueda de la verdad puede haber puesto un blanco en la espalda de Nisman", sostiene la periodista. Una tesis que, precisamente, era la que defendía Nisman.

EL exjefe de los espías argentinos en uruguay

El hombre que ha quedado en el foco del caso Nisman, principalmente por las insinuaciones hechas desde el gobierno argentino, abandonó el país y se encuentra en Uruguay desde principios de este mes. Se trata del exdirector de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia, Antonio Horacio Stiusso, destituido por la presidenta Cristina Fernández el pasado 17 de diciembre. Stiusso ingresó al país el pasado 8 de enero, pero no ha solicitado refugio según confirmó a Subrayado el vicecanciller Luis Porto, quien recordó que para cumplir este trámite debe buscar asilo en la embajada uruguaya en el país de origen, o bien solicitarlo en la frontera al ingresar. Ninguno de estos dos pasos fue cumplido por el exjefe de la contrainteligencia argentina que según el entorno kirchnerista tendría directa responsabilidad en la muerte de Nisman. Sin embargo, desde el entorno del fiscal fallecido se sostiene que lo unía a Stiusso una estrecha relación de confianza ya que habían trabajado juntos en la causa AMIA.

La huella dactilar que no permite identificar

La huella dactilar hallada en un pasadizo de acceso al apartamento donde fue hallado el fiscal Alberto Nisman es difícil de analizar. Los peritos encargados de analizar la prueba notificaron a la fiscal del caso, Viviana Fein, que tienen dificultades para cumplir con su trabajo.

Fein ya había explicado durante el fin de semana que el rastro hallado sobre una baranda de protección interna de ese pasadizo, que comunicaba el apartamento de Nisman con el de un inquilino chino, en realidad era una "media huella". El rastro levantado es incompleto y de allí la dificultad para lograr una identificación certera, según dijeron fuentes judiciales.

Para una identificación completa del dueño de la huella son necesarios al menos 12 puntos de referencia, que permiten un análisis comparativo con prácticamente un ciento por ciento de eficacia.

Pero en la huella levantada en la escena colateral al hallazgo del cadáver de Nisman hay entre siete y ocho de esos puntos, razón por la cual el resultado del peritaje podría extender a una amplia gama de posibilidades (personas) la identificación incompleta, explicaron las fuentes.

Ante ese escenario, la fiscal Fein evalúa una experticia en sentido inverso: primero identificará a todos los empleados que trabajaron en mantenimiento de los equipos de refrigeración en las últimas semanas en el lugar, les tomará las huellas dactilares y posteriormente las comparará con la incompleta que ya posee. Si existe una coincidencia, aún parcial, la posibilidad de que ese rastro pudiera tener que ver con la eventual presencia de una segunda persona en el lugar cuando Nisman murió quedaría, por esa vía, descartada, estimaron las fuentes. LA NACIÓN/GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)