VENEZUELA

Diosdado Cabello promete ser implacable

El presidente del Parlamento venezolano, el oficialista Diosdado Cabello, dijo ayer que demandará al diario español ABC por publicar que es investigado en EE.UU. por su supuesta vinculación con un cartel del narcotráfico, así como a varios medios venezolanos que se hicieron eco de esa información.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diosdado Cabello, según un militar desertor, comanda cártel de narcotráfico. Foto: Reuters

"Lo escrito por ABC, ellos tienen que presentar las pruebas de lo que están diciendo allí (...) Vamos a introducir una demanda, si la justicia española responde o no responde eso es problema de la justicia española, pero yo estoy obligado a defenderme", dijo Cabello durante su programa Con el Mazo Dando transmitido en el canal estatal VTV.

El presidente de la Asamblea Nacional venezolana (AN, Parlamento) también indicó que las mismas acciones legales serán tomadas contra los diarios El Nacional y Tal Cual, así como el portal web La Patilla que replicaron la noticia publicada en ABC. "Claro tienen que demostrarlo, porque ellos no pueden decir así como así que yo soy narcotraficante y me desentiendo del problema, que ahora digan no, eso lo sacó el ABC a mi me resbala", reiteró tras señalar que será "implacable" y que no lo detendrá "nadie".

"Me reservo las acciones legales contra los dueños de medios de aquí (...) Todas las directivas de los medios que han actuado contra mi persona acusándome de narcotraficante, ellos van a tener que demostrarlo, la tienen complicada, muy difícil la van a tener señores de El Nacional, de La Patilla, señores de Tal Cual", dijo.

El diario español ABC publicó el día 27 que Cabello estaría siendo investigado por la fiscalía federal del Distrito Sur de Nueva York por sus supuestos lazos con el Cartel de los Soles.

Según Cabello, estos "ataques" contra él tienen el objetivo de "debilitar al Estado" venezolano y que detrás de estos está el ex secretario de Estado de EE.UU. para América Latina Roger Noriega.

"Que la DEA (Departamento Estadounidense Antidrogas) se fije en uno es un honor, que personajes como Roger Noriega sean los que estén detrás de esto es un honor para mí, y desde el punto de vista revolucionario (...) me indica que voy por el camino correcto", dijo y afirmó que tiene la "conciencia tranquila".

La acusación contra Cabello se sostendría en declaraciones de un alto funcionario militar venezolano, Leamsy Salazar, a quien se identifica como antiguo jefe de seguridad de Cabello, posición que el oficialista rebaja a "miembro", y que se encontraría colaborando con las autoridades estadounidenses, según el diario español.

"Ese compañero estuvo con el comandante (Hugo) Chávez y cuando muere el comandante yo decido (...) llevármelo a trabajar conmigo", dijo Cabello el martes en declaraciones a la cadena estatal VTV.

Comentó que "como en el mes de junio" Salazar "comenzó a bajarme la vista" y "se hacía el desentendido", solicitó a la entonces ministra de Defensa, Carmen Meléndez, su cambio y que se le mandase a estudiar "para que se recompusiese".

"No lo veo bien", indicó Cabello que le comentó a la hoy ministra de Interior.

"Se fue a estudiar y nunca quiso asistir, al contrario, se desertó con su esposa desde diciembre", sostuvo el también miembro del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Cabello aseguró no tener "ninguna duda" de que Salazar, quien también perteneció al equipo de seguridad del presidente Chávez, fue "infiltrado" en este "por muchos años".

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció el martes la existencia de una "campaña", que tildó de "bestial" y "vulgar", por parte de la "ultraderecha internacional" contra Cabello, al que mostró todo su respaldo.

"El señor Diosdado Cabello tendrá toda la inmunidad que el régimen venezolano ahora mismo le puede otorgar, pero la Fiscalía de Estados Unidos se lo va a tomar muy en serio. El Cartel de los soles estaba introduciendo toneladas y toneladas de cocaína que elaboraba las FARC en Colombia y utilizaba como vía de transporte Venezuela", aseguró por su parte el director del periódico ABC, Bieto Rubido.

En declaraciones al canal NTN24, Rubido aseveró que la información que el diario español publicó, según la cual el capitán de corbeta Leamsy Salazar Villafaña colabora con la DEA en una investigación sobre narcotráfico, es verdadera. Refirió que todos los datos fueron corroborados. "Lo que publicamos siempre es cierto. En este caso las fuentes son muy serias: desde la inteligencia española, hasta la CIA y la DEA. El señor Salazar ha estado tres semanas resguardado con sus hijos y su esposa en un hotel de Madrid", indicó Rubido.

Cuestionan uso de fuerza letal

El grupo Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) expresó ayer en Miami (EE.UU.) su "rechazo" y "preocupación" por la resolución del Gobierno de Venezuela que autoriza el "uso de la fuerza potencialmente letal" para combatir las manifestaciones. El nuevo modelo de control militar del orden público "menoscaba las garantías constitucionales" que prohíben el "uso de armas de fuego y sustancias tóxicas en el control de las manifestaciones pacíficas", indicó este grupo.

El chavismo pudo haber tenido la bomba


La Justicia de Estados Unidos sentenció el miércoles pasado a cinco años de cárcel y tres de libertad condicional a un científico argentino que intentó pasar datos nucleares a un encubierto que se hizo pasar por funcionario venezolano. Pedro Leonardo Mascheroni, de 79 años, nacido en Argentina pero con pasaporte estadounidense, se declaró culpable en 2013 de haberse apropiado de información confidencial sobre energía nuclear cuando trabajaba en el Laboratorio Nacional de Los Álamos, Nuevo México, entre 1979 y 1988. Los datos clasificados trataban sobre el diseño, elaboración y uso de armas nucleares, así como la fabricación de material nuclear especial. El hombre quiso vender dicha información en noviembre de 2008 y en julio de 2009 a un agente encubierto que se presentó como funcionario del gobierno de Venezuela. Su esposa, Roxby Mascheroni, de 71 años y que trabajó en el laboratorio de 1981 a 2010, fue condenada a 12 meses y un día de cárcel por conspiración tras reconocer su participación en la trama. Ambos fueron condenados además por falso testimonio, al haber reconocido que mintieron cuando fueron interrogados en octubre de 2009 por el FBI de Nuevo México. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)