TUVO CUATRO MANDATOS

Dimitió Bouteflika, el presidente de Argelia

Último de los líderes árabes que dominaron con puño de hierro la época postcolonial, Abdelaziz Bouteflika, dimitió ayer martes tras semanas de multitudinarias protestas populares y la exigencia de su propio Ejército de declararlo constitucionalmente inhabilitado.

Abdelaziz Bouteflika, jefe de Estado de Argelia. Foto: EFE
Abdelaziz Bouteflika, jefe de Estado de Argelia. Foto: EFE

Bouteflika, de 82 años y gravemente enfermo desde que en 2013 sufriera un derrame cerebral, pasará a la historia como un gran conspirador, el hombre que se manejó en las bambalinas del poder para garantizar la supremacía del Ejército.

Nacido en la ciudad fronteriza marroquí de Oudja, hijo de una acomodada familia de Tlemcen, Bouteflika inició su carrera a los 19 años en las filas del llamado Ejército de Fronteras, la milicia que se levantó y lideró la guerra de independencia de África (1956-1961), una de las más sangrientas del continente.

Firme partidario del socialismo árabe, de la organización de los Países No Alineados y de la causa palestina, desempeñó un papel fundamental en la década de los setenta, en la que pasaron por Argelia terroristas como Ilich Ramírez Sánchez, alias “Carlos el Chacal”.

En 1981 fue acusado de corrupción y del desvío a bancos suizos de 60 millones de francos de las embajadas argelinas.

Hallado culpable, en 1983 decidió huir y vivió en diversos países del golfo Pérsico.

En 1989 empieza una época poco conocida de su pasado que coincide con el estallido del “decenio negro” (1989-1999), la brutal guerra civil que costó la vida a cerca de 300.000 personas y dejó varios miles de desaparecidos.

En 1999, apoyado por una amplia facción de las Fuerzas Armadas, se presentó como candidato a la presidencia, que ganó con un 75% de los votos después de que el resto de candidatos se retiraran tras denunciar un posible fraude electoral.

El 22 de febrero de 2019, con el país sumido en una aguda crisis, decenas de miles de jóvenes salieron a las calles para protestar contra la quinta reelección consecutiva de un presidente convertido en un “fantasma”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)