Corrupción en brasil

Dilma pidió castigo por escándalo Petrobras

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, defendió ayer que se castigue a los responsables por el gran caso de corrupción en el seno de la petrolera estatal Petrobras sin perjudicar a la empresa, la mayor del país.

"Hay que castigar a las personas y no a las empresas, tenemos que castigar el delito. Tenemos que saber hacer eso sin perjudicar la economía", afirmó Rousseff en un discurso durante la primera reunión ministerial de su segundo mandato.

Rousseff abundó en que el combate a la corrupción "no puede suponer la destrucción de empresas privadas" y tener consecuencias en la creación de empleo y en el desarrollo del país.

"Tenemos que saber averiguar (las irregularidades) y castigar sin disminuir la importancia de Petrobras", manifestó Rousseff.

El escándalo de corrupción, que está siendo investigado por la Policía Federal, se refiere al desvío de sumas multimillonarias de la petrolera estatal para el pago de sobornos a políticos y a partidos oficialistas y de oposición. Según cálculos de la Fiscalía, en los últimos años fueron robados cerca de 10.000 millones de reales (cerca de 3.880 millones de dólares) de Petrobras, aunque las investigaciones siguen en curso. En el marco de las investigaciones, han sido incriminados tres ejecutivos de Petrobras y directivos de siete grandes frimas constructoras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)