Estados Unidos

El diario que honró a sus cinco muertos: "No tenemos palabras"

Improvisaron una redacción en un estacionamiento para contar su propia tragedia.

Habitantes de Annapolis se acercaron al edificio de Capital Gazette. Foto: EFE
Habitantes de Annapolis se acercaron al edificio de Capital Gazette. Foto: EFE

No tenemos palabras": a pesar del duelo, The Capital Gazette, el diario de Estados Unidos que sufrió el jueves un tiroteo en el que murieron cinco personas, cubrió su propia tragedia con una edición ayer viernes en tributo a los fallecidos.

El diario de Annapolis, la histórica capital del estado de Maryland, salió a la calle con una portada simple y escalofriante: "Cinco muertos por disparos en The Capital", junto a las fotos de las víctimas mortales: cuatro periodistas y una asistente de ventas.

Y en su página editorial se limitaron a declararse sin palabras, dejando en blanco el espacio en honor a las víctimas, cuyos nombres destacaron.

La dirección del Capital Gazette optó por dejar sus páginas de opinión en blanco con un pequeño texto en honor a las cinco víctimas mortales: Gerald Fischman, Rob Hiaasen, John McNamara, Rebecca Smith, todos periodistas, y la agente de ventas Wendi Winters.

"Hoy estamos sin palabras. Dejamos intencionalmente esta página en blanco para conmemorar a las víctimas del tiroteo del jueves en nuestra redacción. (...) Mañana esta página volverá a su propósito constante de ofrecer a nuestros lectores opinión informada sobre el mundo a su alrededor", escribió la dirección.

El atacante, Jarrod Ramos, de 38 años y con un historial de encono contra el diario tras perder una demanda por difamación, fue detenido tras el tiroteo y acusado de cinco cargos de asesinato premeditado.

Ramos ingresó al edificio del Capital Gazette el jueves hacia las 14:30 hora local (15:30 en Uruguay) y abrió fuego a través de la puerta de cristal de una oficina matando a las cinco personas. Además, hirió a otras tres que tuvieron que ser atendidas en hospitales cercanos.

La Policía detuvo al autor en el lugar de los hechos, escondido debajo de una mesa, y aseguró que el móvil del ataque fue la "venganza".

Ramos perdió en 2015 una demanda por difamación que había presentado contra el periódico por un artículo de 2011 en el que el Capital Gazette le identificaba como acosador de mujeres en las redes sociales citando documentos judiciales.

"Esta persona estaba preparada para disparar a la mayor cantidad de gente posible", informó el jefe de policía, Timothy Altomare.

Antes de comenzar a disparar, Ramos bloqueó una de las dos puertas de salida de la redacción.

Los periodistas han podido contar el drama que vivieron tras improvisar una sala de redacción en la parte trasera de camionetas, en un estacionamiento ubicado muy cerca de su sede del Capital Gazette.

La redacción del diario, escenario de la matanza, estaba todavía ayer viernes acordonada por la policía.

"No puedo dormir, lo único que puedo hacer es informar los hechos", escribió durante la noche del jueves en Twitter Phil Davis, un periodista que cubre policiales.

"No sé qué más hacer sino esto", dijo otro reportero, Chase Cook. "Sacaremos un diario mañana", aseguró el jueves.

Y así lo hicieron.

La cobertura incluyó las semblanzas de los cinco muertos en el último episodio de la epidemia de violencia armada que vive Estados Unidos, luego de tiroteos masivos en escuelas secundarias ocurridos en febrero en Florida y en mayo en Texas.

"Los periodistas cuentan las historias de nuestras comunidades, protegen nuestra democracia y arriesgan sus vidas en cumplimiento del deber, y el ataque de hoy (por el jueves) en Annapolis es impactante", señaló el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Luego del ataque en el Capital Gazette, la Policía de Nueva York reforzó la seguridad en varios medios de comunicación de la ciudad. Agentes policiales custodiaban las puertas de las sedes de cadenas como CBS y de diarios como The New York Times, unas medidas que regularmente se aplican cuando hay un atentado o un ataque grave en Estados Unidos.

Otros ataques.

El del jueves fue el tiroteo masivo número 154 en Estados Unidos en lo que va del año, según la organización Gun Violence Archive. Se considera masivo cuando más de cuatro personas son disparadas o asesinadas.

Los asesinatos de periodistas son frecuentes en el mundo, pero los ataques mortíferos contra las oficinas de medios de comunicación, como en The Capital Gazette, son poco frecuentes. El tiroteo del jueves ocurrió tres años después de que un hombre matara a tiros a la periodista estadounidense Alison Parker, de 24 años, y su cámara Adam Ward, mientras realizaban un reportaje para un canal de televisión local en el estado de Virginia.

La matanza de 12 personas en la redacción de la revista de humor Charlie Hebdo, en París el 7 de enero de 2015, es de las tragedias de este tipo más impactantes. Ese ataque, y otros en la capital francesa, fueron realizados por yihadistas islámicos.

Las cinco víctimas en The Capital Gazette

El ataque al diario The Capital, uno de los peores realizados contra periodistas en Estados Unidos, que incluso llevó a incrementar la seguridad en otros medios en el país, truncó cinco vidas.

Rob Hiaasen (59)
Rob Hiaasen

Rob Hiaasen, de 59 años, era un exredactor del Baltimore Sun que llegó a The Capital como editor asistente en 2010 y escribía una columna dominical. "Le encantaba el periodismo, le encantaba ayudar a esos jóvenes periodistas", dijo su esposa Maria a The Baltimore Sun. Medios estadounidenses recordaron ayer que era el hermano del escritor Carl Hiaasen.

Gerald Fischman (61)
Gerald Fischman

Gerald Fischman tenía 61 años y era "la conciencia y voz del periódico", que escribió editoriales durante más de 25 años.

John McNamara (56)
John McNamara

John McNamara, de 56 años, fue un versátil periodista deportivo capaz de escribir, editar y diseñar páginas, también amante del cine y autor de libros sobre deportes.

Wendian Winters (65)
Wendian Winters

Wendian Winters, de 65 años, es recordada como una prolífica escritora y periodista que "tenía talento para conectarse con la comunidad", dijo un exeditor.

Rebecca Smith (34)
Rebecca Smith

Rebecca Smith, de 34 años, acababa de ser contratada como asistente de ventas del diario y tenía "un gran corazón", según sus amigos.

"Todos eran profesionales consumados, y aunque en ocasiones pudimos estar en desacuerdo, siempre intentaron mostrar los dos lados de una historia", dijo a Fox News el jefe de policía del condado de Anne Arundel, Timothy Altomare, quien conocía a cada uno de los fallecidos.

"Los periodistas no deberían temer ser atacados"

Donald Trump: llega con su proteccionismo comercial y los portazos al acuerdo climático y al pacto nuclear. Foto: AFP
Foto: AFP

El presidente Donald Trump condenó ayer viernes el "horrible tiroteo" del jueves en The Capital Gazette. "Este ataque conmocionó la conciencia de nuestra nación y llenó nuestros corazones de dolor. Los periodistas, como todos los estadounidenses, deberían estar libres del temor de ser atacados violentamente mientras hacen su trabajo", dijo Trump en un acto en la Casa Blanca. "Mi Gobierno no descansará hasta reducir los crímenes violentos para así proteger la vida de los inocentes", aseguró.

El mandatario, muy crítico de los medios desde que asumió en enero de 2017, había dicho el jueves en Twitter que sus "pensamientos y oraciones" estaban con las víctimas y sus familias tras el tiroteo en el diario The Capital Gazette. Pero más tarde, al regresar de Wisconsin, Trump se alejó cuando los periodistas le preguntaron si tenía alguna palabra de condolencia para las familias de los reporteros muertos.

El presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y director del diario peruano La República, Gustavo Mohme, expresó que "nuevamente estamos de luto y perplejos por la gravedad de esta masacre que enluta al periodismo de EE.UU.". Mohme añadió que "hoy cuando en Ecuador son sepultados tres trabajadores de prensa asesinados por las FARC mientras realizaban su actividad periodística, estamos devastados por este ataque".

El asesino de Annapolis
Ramos, un Acosador de mujeres
Jarrod Ramos

Jarrod Ramos (38), que se enfrenta a cinco cargos de asesinato por el tiroteo en The Capital Gazette, empleó una escopeta comprada hace un año para llevar a cabo la matanza, pese a tener antecedentes. "El tipo estaba allí para matar a toda la gente posible", informó el jefe de la Policía del condado de Anne Arundel, Timothy Altomare. "No se merece que hablemos de él un segundo más", afirmó luego.

Ramos era conocido por la policía. Un agente lo visitó en mayo de 2013 tras amenazas hechas en internet contra The Capital Gazette. Ramos había presentado una demanda por difamación en 2012 contra Eric Hartley, un exredactor y columnista de Capital Gazette, y contra Thomas Marquardt, que en esa época era su editor y director. El diario informó entonces que Ramos había acosado a una mujer en Facebook y que se había declarado culpable de acoso criminal. La corte comprobó que el contenido del artículo era veraz y estaba basado en registros públicos. En 2015, la segunda corte de mayor jerarquía de Maryland confirmó el fallo a favor del diario. Ramos publicó en Twitter que había creado su cuenta para defenderse y dijo en sus notas autobiográficas que iba a "hacer cadáveres de carreras corruptas y entidades corporativas". La policía registró el jueves su domicilio y encontró pruebas de que el ataque había sido planeado.

Según destacó el jefe de policía, Ramos tuvo que ser identificado gracias a un sistema de reconocimiento facial, puesto que no llevaba identificación consigo y tampoco fue posible tomarle las huellas dactilares debido a que se las habría mutilado para no ser identificado.

Por su lado, el fiscal Wes Adams presentó pruebas al tribunal "sugiriendo un ataque organizado, con una puerta cerrada con llave en la parte trasera" del edificio para evitar que alguien escapara. Según Adams, el atacante también "utilizó un enfoque táctico para perseguir y disparar a víctimas inocentes". EFE, AFP, REUTERS


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)