FUEGO Y BARRICADAS EN CATALUÑA

Otro día de protesta violenta en Barcelona y otras ciudades contra prisión de secesionistas

Grupos de encapuchados se han enfrentado a los Mossos en Barcelona en una batalla campal. Un total de 20 personas han sido detenidas y 52 han recibido asistencia médica.

Continúan los violentos incidentes en Cataluña. Foto: AFP
Manifestantes que desataron la violencia por segundo día consecutivo en Barcelona arman barricadas entre las llamas causadas por bombas incendiarias. Foto: AFP

Los disturbios han vuelto a estallar en Cataluña en protesta por la sentencia del Supremo Tribunal que condenó a penas de prisión de entre 9 y 13 años a nueve líderes del movimiento secesionista, y en rechazo a la actuación policial del martes.

Grupos de encapuchados se han enfrentado a los Mossos en Barcelona en una batalla campal con barricadas de fuego, quema de coches y el lanzamiento contra los antidisturbios de piedras, ácido y cócteles molotov. Los altercados, incendios y cargas se han sucedido también en Girona, Lleida y Tarragona.

Un total de 20 personas han sido detenidas y 52 han recibido asistencia médica.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha decidido desplazar en los próximos días a Cataluña otros 200 agentes de las Unidades de Intervención Policial (UIP, conocidos como antidisturbios) para reforzar el operativo desplegado en los últimos días ante la previsión de que continúen los graves altercados.

“Con ello se pretende conseguir mayor seguridad en la gestión de las movilizaciones y facilitar los relevos y el descanso entre los miembros del dispositivo ya desplazados a Cataluña”, indicaron fuentes de Interior, que recuerdan que se mantiene la “total coordinación” con los Mossos d’Esquadra (Policía de Cataluña).

Hasta ahora, 2.000 agentes, policías y guardias civiles fueron enviados a Cataluña.

Los hechos de violencia en Cataluña concitan la atención en toda España y tiene amplia repercusión en el mundo. Por segunda noche consecutiva, jóvenes con la cara cubierta y cascos de moto levantaron barricadas a base de contenedores de basura y cartones, a los que prendieron fuego.

Los Mossos d’Esquadra, informaron que los jóvenes les lanzaron cócteles molotov y “objetos con ácido”, e incluso intentaron alcanzar con artefactos pirotécnicos un helicóptero de la policía nacional, sin éxito. Cinco coches ardieron cerca de la consejería regional de Interior.

La noche del martes, Barcelona ya vivió escenas de guerrilla urbana entre las fuerzas del orden y los manifestantes.

Continúan los violentos incidentes en Cataluña. Foto: AFP
Continúan los violentos incidentes en Cataluña. Foto: AFP

El presidente regional catalán, el separatista Quim Torra, condenó la violencia, después de que se lo exigió desde Madrid el presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez.

“Esto debe detenerse ahora mismo. No hay razón ni justificación alguna para quemar coches ni para ningún otro acto vandálico. La protesta debe ser pacífica y cívica”, dijo Torra, quien no desaprovechó la ocasión de alentar a la movilización tras la sentencia del Supremo: “es normal y es bueno que protestemos contra una sentencia injusta y aberrante”.

Torra participó ayer en una de las marchas que partieron de cinco puntos distintos de Cataluña, y que el viernes convergerán en Barcelona, coincidiendo con una huelga general y una multitudinaria manifestación.

Los disturbios siguieron un patrón metódico: los jóvenes provocaron varias cargas policiales, aproximándose desafiantes a los agentes, y según retrocedían levantaban barricadas a base de contenedores de basura, a los que les prendían fuego.

Fuentes policiales han indicado que Tsunami Democràtic -la plataforma que promueve las protestas violentas- nació en la cumbre que en septiembre mantuvieron los principales líderes secesionistas en Ginebra. Al encuentro asistieron Torra y su antecesor Carles Puigdemont.

Coordinación de actos violentos contra el fallo de la justicia

El Gobierno de España ha denunciado una acción coordinada de grupos secesionistas para desatar la violencia en Cataluña e intentar quebrar la convivencia.

La situación de enfrentamiento en las calles de varias ciudades catalanas provocada por los grupos separatistas es consecuencia del rechazo de esos sectores -que buscan dividir a España y desconocer la Constitución-, al fallo del Supremo Tribunal que aplica penas de prisión de entre 9 y 13 años a nueve líderes separatistas. El exvicepresidente de la Generalitat (gobierno de Cataluña), Oriol Junqueras recibe la pena más alta -13 años- debido a un delito de sedición en concurso medial (cuando un delito es un medio necesario para la comisión de otro) con malversación. Esos delitos surgen de haber organizado un referéndum ilegal, el 1° de octubre de 2017, para la secesión de Cataluña, así como de haber destinado fondos públicos para la organización de esa votación. Entre las figuras del movimiento separatista que recibieron penas de doce años de prisión por los delitos de sedición y malversación, se encuentran el ex consejero de Asuntos Exteriores, Raúl Romeva, la ex consejera de Trabajo, Dolors Bassa y el ex vocero de la Generalitat, Jordi Turull. El fallo fue emitido el lunes por los ministros del Supremo Tribunal.

Sanchez garantiza derechos y libertades
Pedro Sánchez. Foto: Reuters.

El presidente del Gobierno y líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, hizo anoche un llamamiento a la serenidad y templanza. “El Gobierno de España garantizará los derechos y libertades de todos y todas desde la firmeza democrática, la unidad y la proporcionalidad. La moderación en la respuesta es también una forma de fortaleza”, afirmó Sánchez.

“Quiero trasladar el reconocimiento y gratitud del Gobierno y de toda la ciudadanía a los hombres y mujeres de la policia, la Guardia civil y los Mossos de ‘Esquadra, que con extraordinaria profesionalidad y coordinación trabajan para proteger las libertades públicas y los derechos civiles en Cataluña”.

El Presidente se reunió ayer con los líderes de tres partidos. La decisión de no tomar ninguna medida extraordinaria -de momento- llevó a los dos principales líderes de la oposición de centroderecha, Pablo Casado (Partido Popular) y Albert Rivera (Ciudadanos), a meter presión al Ejecutivo. El presidente del PP pide la utilización ya de la ley de seguridad e iniciar los trámites para el artículo 155 de la Constitución (autoriza al Gobierno nacional a controlar la Policía y las finanzas de una autonomía) mientras que el de Ciudadanos reclama aplicar ya esta segunda medida para destituir inmediatamente a Torra porque “la gente en Cataluña tiene miedo”. Y que envién más funcionarios policiales.

Iglesias ofreció apoyo al Gobierno sin exigencias. Dijo que Sánchez no está pensando en “medidas extraordinarias” porque no se justifican. (Con información de El País de Madrid).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)