ESCOCIA

Día de protesta en Escocia en reclamo por la independencia

El rechazo por las “partygate” fomentó deseo de escisión

Escocia. Foto: AFP.
Escocia. Foto: AFP.

Centenares de personas manifestaron ayer sábado por la independencia escocesa en Glasgow, en respuesta a lo que entienden como abuso de poder del Gobierno británico por el “Partygate”, las fiestas celebradas en Downing Street durante la pandemia.

La protesta organizada por la plataforma ciudadana “All Under One Banner” (Todos bajo una misma bandera) reunió a centenares de ciudadanos que denunciaron “la corrupción y el abuso de poder” de Westminster (Gobierno central).

Neil Mackay, el máximo responsable de la plataforma, dijo que los manifestantes piden que “Boris Johnson sea destituido y el final del poder conservador” y agregó que “el Gobierno de Westminster está en crisis” y es por ello que “necesitamos independencia.”

“Uno de nuestros mensajes es que Escocia no puede esperar, fijar una fecha” para la escisión, añadió el responsable de la plataforma, cuyo cometido es ayudar a Escocia a conseguir su independencia a través de la movilización por toda la región.

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, afirmó a finales de año en la clausura de la Conferencia Anual de su formación, el Partido Nacional Escocés (SNP), que su intención es “reactivar la campaña” al comienzo de esta primavera a fin de “iniciar el proceso -durante este año- para posibilitar un referéndum antes del final de 2023 -si el covid lo permite-”.

Un 54 % de los encuestados está a favor de la independencia de Escocia, según un sondeo de la empresa ComRes realizado en medio la polémica por las fiestas en Downing Street.

Rechazo

Durante la marcha, los manifestantes clamaron a favor de la independencia “¿Qué queremos?, independencia”, “¿Cuándo la queremos? Ya”, y también rechazaron las políticas conservadoras al decir: “tories, tories, tories, fuera, fuera, fuera” se escuchaba por las calles céntricas de la ciudad.

“Las fiestas sólo demuestran que los tories, el Gobierno en el poder, son corruptos y nos tenemos que deshacer de ellos”, afirmó Christine Smith, una de las manifestantes.

El 66% de los escoceses no se sienten satisfechos con el Gobierno británico, ni con el Parlamento en Londres. La misma encuesta señala que el 80 % de los escoceses creen que Boris Johnson debería dimitir.

Policía.

El diputado conservador William Wragg que acusó al Gobierno británico de tratar de chantajear e intimidar a legisladores críticos con el primer ministro, Boris Johnson, por el escándalo de las fiestas en Downing Street durante la pandemia, ha solicitado una reunión con la Policía en los próximos días.

Wragg, presidente del comité de Administración Pública y Asuntos Constitucionales de la Cámara de los Comunes, afirmó con anterioridad que miembros del Parlamento han sufrido presiones e intimidación por parte de miembros del Gobierno por “su deseo declarado o supuesto de (pedir) un voto de confianza sobre el liderazgo del primer ministro”.

Wragg informó ayer sábado al “Daily Telegraph” que hablará con un detective de la Policía Metropolitana de Londres (Met, en inglés) en la Cámara de los Comunes a principios de la próxima semana, después de haber solicitado una reunión con esa fuerza policial.

El diputado, que quiere que Johnson dimita por el “Partygate”, como los medios denominan al escándalo de las fiestas, agregó que quiere dejar en manos de los “expertos” los casos de chantaje.

Wrag indicó que presentará “varios” ejemplos de intimidación contra los legisladores cuando hable con el detective.

Johnson dijo el pasado jueves que no había visto “pruebas” de chantaje e intimidación contra diputados “tories” descontentos con su gestión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados