LULA ANTE LA JUSTICIA: UNA JORNADA DE TENSIÓN

Un día de contrastes en Brasil

El expresidente se rodeó de un cordón humano. Los opositores también se movilizaron.

VEA LAS IMÁGENES. Foto: AFP
Foto: Reuters
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: Reuters
Foto: Reuters
Foto: AFP

Las calles brasileñas fueron escenario de una pulseada política que tiene a sus partes cada vez más enfrentadas. Mientras la izquierda se movilizó en ciudades y rutas, con foco en San Pablo, en la sede del sindicato metalúrgico donde Lula esperó protegido por un cordón humano, los opositores al expresidente también sacaron sus pancartas y reclamos de "justicia" a la calle.

"Venceremos", gritaban los simpatizantes de Lula y llamaban a no rendirse y que el ex-mandatario no se entregue. Se estima que unos 30.000 militantes acompañan al expresidente en las afueras del edificio. La mayoría pasó la noche sin dormir y el momento más tenso se vivió sobre las 17:00 de ayer, cuando se vencía el plazo dado por la Justicia para que el exmandatario se presente ante las autoridades. Los manifestantes iniciaron una cuenta regresiva y celebraron que Lula continuaba "resistiendo".

Parte de la otra cara de las movilizaciones callejeras se vivió en el exterior del edificio de la Policía Federal en Curitiba, donde debería haberse entregado Lula. Allí, un grupo de opositores del expresidente gritaba "Lula prófugo". Técnicamente, el exmandatario no es considerado un prófugo debido a que la policía conoce su paradero, aunque descarta una acción de detención mientras se encuentre rodeado de simpatizantes debido a la alta posibilidad de un enfrentamiento callejero.

Maria Ribeiro da Silva lleva más de 30 horas sin dormir. Llegó a la sede del sindicato metalúrgico la madrugada del viernes con unos amigos para mostrar el apoyo al expresidente: "En cuanto nos enteramos del mandato de prisión nos subimos al coche para venir hasta aquí. Soy profesora gracias a él, mi familia come una comida tres veces al día gracias a él. Tenemos un coche, gracias a él. No podemos abandonarle ahora", declara emocionada.

En Brasilia, en tanto, manifestantes anti-Lula desplegaron un muñeco inflable que representa al expresidente brasileño con un uniforme carcelario. Lo ubicaron frente a la sede de la Policía Federal en Brasilia, en reclamo por su detención.

Al contrario, los sindicatos y movimientos de campesinos se movilizaron en defensa del exmandatario. La policía de caminos norteña informó que al menos se produjeron unos 15 cortes de ruta en el país en la jornada de ayer.

A pesar de la tensión, no hubo prácticamente enfrentamientos, con excepción de alguna escaramuza en las afueras del sindicato metalúrgico, en especial entre fanáticos y periodistas.

La movilización también ha sido internacional. En Buenos Aires, un grupo de simpatizantes de agrupaciones de izquierda se reunieron frente a la embajada de Brasil con un cartel con la leyenda: "Lula libre". El gobierno venezolano de Nicolás Maduro también respaldó al mandatario y organizó una jornada callejera de apoyo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)