ANÁLISIS

Deuda y veto

La ley de subsidio de las deudas campesinas se ha convertido en la piedra en el zapato del presidente de Paraguay, Horacio Cartes.

El mandatario vetó esa legislación tras ser aprobada por el Congreso, en una partida política comenzada por miles de campesinos que exigen la condonación.

El veto deberá ser tratado por el Congreso, que de nuevo tiene la pelota en su área para decidir sobre un reclamo que ha movilizado a grupos de labriegos, con masivas marchas diarias y cortes de calles.

Las organizaciones campesinas celebraron como una victoria la aprobación.

En una comparecencia televisiva, Cartes anunció el veto con el argumento de que la ley "condenaría el futuro económico" de Paraguay. Según dus datos, el costo de esa ley podría superar los US$ 3.200 millones, lo que significaría el 25 % del Presupuesto General.

La ley aprobada por el Congreso contempla el subsidio de las deudas de los campesinos que no posean más de 30 hectáreas y por un monto máximo de US$ 10.000.

Con el veto, Cartes se alineó con la Ministra de Hacienda, Lea Giménez, quien dijo que el subsidio era una condonación y que era inviable por falta de una partida de fondos presupuestarios para ese fin.

El veto fue aplaudido por el sector empresarial, que recuerda que la ley fija un peligroso precedente y calificó de irresponsables a los legisladores que la apoyaron, ya que no contempla las fechas de vencimiento de las deudas campesinas ni la fuente de financiación del subsidio.

Esos análisis inclinaron a Cartes por el veto, como dijo durante su mensaje, y le condujeron también a reconsiderar su posición inicial, ya que reconoció que "tenía pensado dejar pasar esta ley para evitar crispación social y posibles enfrentamientos violentos".

Ahora el mandatario ha salido a la cancha en defensa de su gabinete económico, y prorrogado una partida que se retomará mañana, cuando el presidente del Senado, Fernando Lugo, se reúna con la mesa directiva para decidir la fecha en la que se trate el veto.

Tras votarse en el Senado, donde la ley dio su primer paso al ser presentada por el Frente Guasu, la formación de Lugo, el veto iría a Diputados, donde el subsidio también fue aprobado.

En ambos resultados pesó el voto afirmativo de los "disidentes" colorados, encabezados por el senador Mario Abdo Benítez, precandidato del Partido Colorado a la Presidencia en las elecciones de 2018.

Los "disidentes" también jugaron un importante papel en la campaña contra el proyecto de reelección que impulsó el oficialismo, y ahora batallan contra Santiago Peña, el precandidato de Cartes para la Presidencia en 2018.

En la pugna política que se retomará esta semana volverán a estar presentes los miles de campesinos que desde hace cuatro semanas piden la condonación de sus deudas y que ahora, más que nunca, tienen en Cartes a su enemigo.

Sobre el costo político del envite, el mandatario fue claro en TV cuando explicó a la audiencia: "prefiero condenar mi futuro político antes que condenar al Paraguay". Agencia EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)