SE DECLARARON CULPABLES

Detienen a líderes pro democráticos en Hong Kong

Los activistas deberán esperar hasta el próximo 2 de diciembre para que un tribunal dicte sentencia, que podría llegar a 5 años de prisión.

Joshua Wong, Agnes Chow e Ivan Lam. Foto: AFP
Joshua Wong, Agnes Chow e Ivan Lam. Foto: AFP

Los activistas hongkoneses Joshua Wong, Agnes Chow e Ivan Lam quedaron ayer lunes detenidos a la espera de que un tribunal dicte sentencia por organizar, en 2019, una “asamblea no autorizada” que acabó con el asedio al cuartel general de la Policía de Hong Kong.

Los tres, que anteriormente lideraron el desmantelado grupo político Demosisto, se declararon culpables ante un tribunal, tras lo cual fueron puestos bajo custodia en el centro Lai Chi Kok.

Deberán esperar hasta el próximo 2 de diciembre para que un tribunal dicte sentencia, que podría llegar a 5 años de prisión.

Antes de ser llevado al centro de detención, Wong, de 24 años, se dirigió en público a sus seguidores: “¡Esperad! ¡Ánimo! Sabemos que las cosas son más difíciles para todos. ¡Seguid trabajando!”.

Wong admitió haber incitado y organizado la “reunión no autorizada” frente a la sede de la Policía de Wan Chai el 21 de junio de 2019, día en que miles de manifestantes salieron a las calles para pedir la retirada del polémico proyecto de ley de extradición que desencadenó las protestas que sacudieron la ciudad, así como una investigación sobre la actuación policial.

Lam, de 26 años, se declaró asimismo culpable del cargo de incitación, mientras que Chow, de 23, admitió haber participado en la protesta, con lo que podría enfrentarse a un cargo adicional.

El tribunal exhibió vídeos durante casi una hora sobre lo ocurrido en aquella manifestación, con imágenes de los acusados instando a los manifestantes a rodear el cuartel policial.

Según el tribunal, los tres se dirigieron a través de un altavoz a los asistentes pidiendo que acudieran a los aledaños de la sede. Wong, que encabezaba a la multitud, proclamó que había que “ajustar cuentas” con la policía.

Los abogados defensores pidieron a la corte sentencias indulgentes y citaron como factores su corta edad o el hecho de que no incitaran a la violencia.

Desde el año pasado, la excolonia británica ha vivido su peor crisis política desde su retrocesión a Pekín en 1997, con protestas casi diarias para denunciar la influencia de China en la región semiautónoma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados