ATENTADO EN BARCELONA: LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD

Despliegan bloques de hormigón y sacos de arena en lugares concurridos

Europa se atrinchera a la hora de prevenir los atentados terroristas

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bloques de hormigón, sacos de arena para detener a terroristas. Foto: AFP

Bloques de hormigón, sacos de arena o barreras de coches son algunos de los dispositivos desplegados en países europeos para proteger a la población de los ataques con vehículo, un modo operativo cada vez más utilizado, como en el atentado del jueves en Barcelona.

En Francia las grandes concentraciones están protegidas con bolardos y barreras, como fue el caso en los famosos mercadillos de Navidad de los Campos Elíseos en París y en el centro de Estrasburgo. Pero estos dispositivos siguen siendo temporales. En las orillas del Sena, ahora reservadas a los peatones, los accesos están abiertos para permitir que entren los vehículos de emergencia pero bloqueados parcialmente con vehículos policiales.

Reino Unido, país que sufrió tres ataques de este tipo en 2017, colocó barreras en varios puentes de Londres para evitar que los vehículos suban a las aceras, como pasó en el London Bridge. En el Palacio de Buckingham, se modificó la hora del cambio de guardia y varias vías de acceso fueron cerradas para minimizar el riesgo de atentados.

En Suecia tras un atropello con un camión el 7 de abril que dejó cinco víctimas, la ciudad de Estocolmo colocó bolardos en forma de león en las calles peatonales. En el lugar del atentado, el Ayuntamiento instaló bloques de granito para obligar a los vehículos a circular despacio. También ha encargado 40 nuevos leones de hormigón todavía más pesados, de tres toneladas.

En Alemania tras el atropello masivo del 19 de diciembre de 2016 que causó 12 muertos en Berlín, se instalaron una serie de bloques de hormigón para proteger los mercadillos de Navidad, aunque la mayoría ya han sido retirados. Algunos de ellos siguen sin embargo instalados en sitios emblemáticos, como en la Potsdamer Platz, y cerca de las embajadas. Al contrario de sus vecinos, Alemania no desplegó el ejército en sus calles tras haber sido víctima de un atentado.

En Bélgica las autoridades han instalado bloques de cemento, sacos de arena de una tonelada y camiones para impedir el acceso de vehículos en las grandes concentraciones. Se ha incrementado asimismo la presencia policial en los alrededores de los edificios diplomáticos, las instituciones europeas, los centros religiosos, en las calles y transportes públicos.

En Italia, en el Vaticano, la circulación en la Via della Conciliazione, que lleva a la plaza de San Pedro, fue cerrada durante el Jubileo de la Misericordia, en 2016. La medida se mantuvo después del año santo y hace que sea peatonal el último tramo de esta gran avenida, protegida por barreras y un importante dispositivo de las fuerzas de seguridad.

En Austria los dispositivos con bolardos de hormigón fueron desplegados "caso por caso", especialmente en los mercados de Navidad en invierno.

Y en España, que desde 2004 se había mantenido al margen de la reciente ola de terrorismo islamista, hasta los atentados del jueves en Barcelona y Cambrils, reforzó no obstante la seguridad en los grandes acontecimientos. La World Pride, la principal marcha mundial de reivindicación de los derechos de la comunidad LGTB, organizada en junio en Madrid, se llevó a cabo bajo un dispositivo de seguridad excepcional.

Comienzan a identificar a víctimas de los ataques.

Ocho de las catorce víctimas mortales de los atentados de Barcelona y de Cambrils han sido ya identificadas. De los muertos en Barcelona, cinco son de nacionalidad española (una con doble nacionalidad española y argentina), una italiana, otra portuguesa y una estadounidense.

En el atentado de Barcelona, las víctimas fueron identificadas por un equipo de trabajo conjunto del Instituto de Medicina Legal de Cataluña y de Policía Científica a través de las huellas dactilares. La víctima de Cambrils es española. Hay 59 hospitalizados de 22 nacionalidades, entre los que figuran 13 franceses, 12 españoles y 5 alemanes.

Tragedia en el primer aniversario de boda.

Heidi Nunes y Jared Tucker estaban celebrando su primer aniversario de boda en Barcelona. Poco antes del atentado pasearon por Las Ramblas. A Tucker se le dio por desaparecido durante varias horas tras el ataque. Ayer viernes, se confirmó que es una de las 14 víctimas mortales del atentado en Barcelona.

Su viuda Nunes contó a la NBC que su marido, de 43 años, se levantó para ir al baño unos minutos antes de producirse el ataque. No supo más de él. "Solo escuché gritos", comentó.

La pareja reside en Walnut Creek, no muy lejos de la ciudad de Oakland, al este de la bahía de San Francisco. Estaban de viaje por Europa celebrando su primer aniversario de boda. Antes de la parada en Barcelona estuvieron en París y Venecia. "Me empujaron al interior de un kiosco y estuve ahí escondida", contó en la NBC. Identificó a su esposo después en fotos en las que se le veía muy herido.

El padre de Jared comentó a los medios locales que no podían entender cómo algo así podía pasar. "Era la primera vez que iba a Europa", indicó. Se trataba de una luna de miel retrasada, al no poder ir el año pasado.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, confirmó a primera hora de ayer que un ciudadano estadounidense había falleció en el atentado. Pero evitó hacer público su nombre. "Seguimos tratando de confirmar si hay otros estadounidenses muertos o heridos", indicó Tillerson. En base a EL PAÍS DE MADRID

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)