VIDEO

Deshielo: Obama está en Cuba

A poco de dejar la presidencia, busca que el acercamiento con la isla se haga irreversible. El régimen cubano pide que no se le reclame cambiar “ sus principios”.

Si no puede ver el video haga click aquí

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, comenzó ayer una visita histórica a Cuba, uno de los últimos bastiones del comunismo y país con el que desea dejar atrás la página de la "Guerra Fría", aunque poco antes de su llegada decenas de disidentes fueron detenidos.

Obama, a quien acompañan su esposa Michelle, sus dos hijas, Sasha y Malia y su suegra, Marian Robinson fue recibido en el aeropuerto "José Martí" por el canciller Bruno Rodríguez.

"¿Qué bolá, Cuba?, escribió en Twitter ya en suelo cubano, recurriendo al popular saludo cubano. "Apenas aterrizo, quiero encontrar y escuchar de primera mano al pueblo cubano".

Obama es el primer presidente de Estados Unidos en 88 años que pisa la isla caribeña.

Con esta visita quiere sellar el restablecimiento de relaciones diplomáticas y reforzar la imagen de un Estados Unidos diferente al que por décadas promovió intervenciones en otros países y consideró a América Latina su "patio trasero".

Antes de dejar la presidencia, a comienzos de 2017, Obama debe asegurarse de que sus avances con Cuba no puedan revertirse, sea quien sea su sucesor en la Casa Blanca.

Obama recorrió con su familia el casco colonial de La Habana. Foto: Reuters
Obama recorrió con su familia el casco colonial de La Habana. Foto: Reuters

Pero sus intenciones en este viaje pueden verse empañadas por la detención, poco antes de su llegada, de decenas de opositores del grupo "Damas de Blanco".

Los manifestantes se habían concentrado cerca de una iglesia para manifestar a favor de los derechos humanos, como suelen hacer cada domingo.

Danilo Maldonado y Berta Soler, líder de las "Damas de Blanco", están entre los detenidos que fueron acorralados por agentes de seguridad y grupos favorables al gobierno comunista y llevados en vehículos fuera del lugar.

"Obama está siendo cómplice de un gobierno, de una dictadura", había dicho Maldonado a la AFP una hora antes de ser detenido.

Hoy lunes, Obama se encontrará con Raúl Castro para abordar, entre otros, el sensible tema de los derechos humanos, y al día siguiente tiene previsto conversar con disidentes en este país de partido único.

Ese mismo día dirigirá un discurso al pueblo cubano que será trasmitido en directo por la televisión.

Ayer al atardecer y bajo la lluvia y medidas extremas de seguridad, Obama emprendió una visita por La Habana Vieja, el hermoso casco colonial de la capital cubana.

Terminado el recorrido, mantuvo un encuentro con el cardenal Jaime Ortega, en la catedral.

La lluvia pareció espantar a los curiosos, entre los que había más extranjeros que cubanos.

Agentes policiales y de civil llenaban el Castillo de la Real Fortaleza y la Plaza de Armas, donde Obama fue recibido por el historiador de la ciudad, Eusebio Leal.

Entre los escasos cubanos que se acercaron a ver pasar a Obama estaba Ariel Hernández, un ingeniero de 42 años. "Creo que me dejaron estar aquí porque, con mi mochila, me confundieron con un turista", dijo.

"Llegó Obama, qué bien, esto es un momento histórico. El clima podrá estar en contra y aguar su paseo, pero los cubanos estamos a favor de esta visita porque dará un impulso a esta nueva relación", comentó Daynei Abreu, de 29 años, dueña de unos de los negocios ubicados en torno a la embajada.

Aunque no puede anular el embargo económico contra Cuba vigente desde 1962, pues es una atribución del Congreso que domina actualmente la oposición republicana, Obama ha decretado una serie de medidas de alivio a las restricciones.

El levantamiento del embargo, que cada año es solicitado por la Organización de las Naciones Unidas, es también la principal demanda de Cuba, que le atribuye buena parte de sus penurias económicas.

Además, las empresas estadounidenses están ávidas por hacer negocios en Cuba. El sábado, la cadena Starwood (Meridien, W, Westin y Sheraton) anunció un acuerdo para abrir dos hoteles de lujo en La Habana antes de fin de año.

Descartada reunión entre el presidente y Fidel

El gobierno cubano ya advirtió que con Obama no habrá debates sobre la situación interna.

"Nadie podría pretender que para avanzar hacia la normalización de relaciones Cuba tenga que renunciar a uno solo de sus principios", enfatizó el canciller Bruno Rodríguez.

"Nosotros queremos hacer el proceso de normalización irreversible", dijo en la semana el asesor adjunto de seguridad nacional de Estados Unidos, Ben Rhodes, en Washington.

A pesar de haber relanzado sus vínculos bilaterales, Washington y La Habana aún mantienen profundas diferencias. Las autoridades cubanas consideran el embargo económico impuesto por Washington desde hace más de medio siglo como el principal obstáculo hacia la normalización .

Según la Casa Blanca, está descartado un encuentro de Obama con el líder Fidel Castro, alejado del poder desde 2006 por motivos de salud.

Obama visita Cuba cuando falta un mes para el Congreso del Partido Comunista, único en la isla y que decide quiénes ocuparán la cúpula del gobierno. Raúl y Fidel Castro recibieron el viernes y el sábado, respectivamente, al presidente venezolano Nicolás Maduro, en una señal de solidaridad con un gobierno muy cuestionado por Washington y que enfrenta severas dificultades internas.

Pese a sus diferencias, Obama y Raúl Castro encontraron el escenario ideal para mostrar las coincidencias de los dos países: el partido de baseball entre la selección de Cuba y el Tampa Bay de las Grandes Ligas al que irán el martes en el Estadio Latinoamericano.

En su último año en el poder, y con las amenazas de algunos aspirantes republicanos a la Presidencia de romper relaciones con Cuba, Obama quiere que no haya vuelta atrás en el proceso de normalización entre ambos países, apenas separados por 145 kilómetros pero enfrentados por décadas.

El distanciamiento comenzó cuando rebeldes liderados por Fidel Castro derrocaron en 1959 al dictador Fulguencio Batista.

Cuba insiste con el embargo

"Abajo el bloqueo", gritó un turista a Obama durante su visita a la zona colonial de La Habana. El mandatario respondió sonriendo y saludando con el brazo derecho en alto.

El ministro cubano de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca, dijo el domingo que Obama tiene las facultades para seguir relajando el embargo al permitir la exportación de empresas cubanas hacia Estados Unidos y autorizar la inversión de empresas estadounidenses más allá de las telecomunicaciones. La última vez que un presidente estadounidense estuvo en Cuba fue en 1928 cuando Calvin Coolidge llegó en un acorazado para una conferencia panamericana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados