CRISIS EN VENEZUELA

Desertores llevan a EE.UU. los secretos de Nicolás Maduro

Exjefes de policía e inteligencia revelan vínculos del régimen con Hezbolá y la guerrilla colombiana ELN.

Iván Simonovis, exjefe de policía. Foto: archivo El País.
Iván Simonovis, exjefe de policía. Foto: archivo El País.

Testimonio de uniformados que desertaron, amenazan comprometer seriamente al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, revelando crímenes y hechos de corrupción.

Uno de esos casos es el del exjefe de policía Iván Simonovis, que pasó 15 años preso. Simonovis apareció ayer miércoles en Washington, donde se reunió con legisladores y funcionarios estadounidenses. Dijo que entregó información sobre “actividades criminales” del gobierno de Maduro. “Estoy hablando de la guerrilla (colombiana), del (movimiento chiita respaldado por Irán) Hezbolá y de otras operaciones como narcotráfico”, dijo en rueda de prensa.

Desde el lunes, cuando hizo público en Twitter que estaba “LIBRE”, divulgando fotos en las que se lo veía junto a una ofrenda floral al pie del monumento a Simón Bolívar en el centro de Washington, Simonovis dijo que mantuvo reuniones en el Congreso, el Departamento de Estado y agencias de investigación e inteligencia. “Yo vine aquí a trabajar por la libertad de mi país”, afirmó.

De 59 años, Simonovis fue detenido en 2004 y condenado en 2009 a tres décadas de prisión por su supuesta responsabilidad en la llamada matanza de Puente Llaguno durante el fallido golpe de Estado de 2002 contra el entonces presidente Hugo Chávez (1999-2013).

Desde 2014, por motivos de salud, cumplía esa pena en régimen de arresto domiciliario.

Abandonó el 16 de mayo su arresto domiciliario.

“Para salir de Venezuela fue necesario el apoyo de muchas personas, entre ellas funcionarios activos, militares, que no están de acuerdo con lo que está sucediendo en el país”, dijo Simonovis.

“Esos funcionarios me han suministrado mucha información que es la que estoy trayendo a este país”, añadió.

Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por medio centenar de países, indultó a Simonovis el 30 de abril, cuando también fue indultado y liberado de su arresto domiciliario el líder opositor y mentor de Guaidó, Leopoldo López.

Este miércoles contó que estuvo encerrado en un calabozo del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), “en una mazmorra de dos metros por dos metros” durante nueve años, en los cuales tuvo acceso al sol apenas 33 días.

El exjefe del Sebin Cristopher Figuera es otro que tiene información valiosa contra Maduro. Figuera, quien huyó de Venezuela tras coordinar la fracasada rebelión del 30 de abril, llegó el lunes a Estados Unidos.

El militar pasó dos meses escondido en Colombia antes de su llegada a Estados Unidos el lunes. Figuera denunció graves hechos de corrupción. Señaló negocios ilícitos de oro con participación de un asistente de Nicolás Maduro Guerra, hijo del mandatario, y casos de lavado de dinero vinculados a Tareck El Aissami, ministro de industrias y acusado en Estados Unidos de narcotráfico.

Dijo además que en Venezuela opera Hezbolá, y que Cuba tiene amplia influencia en Maduro, con el expresidente Raúl Castro actuando como su “asesor”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados