VEA EL VIDEO

Descubren que el copiloto tenía una visión defectuosa

El copiloto que estrelló deliberadamente el avión de pasajeros de Germanwings en los Alpes franceses podría haber sufrido un desprendimiento de retina, pero los investigadores no están seguros si sus problemas de visión se debían a causas físicas o psicológicas, publicó el domingo un periódico alemán.

El diario Bild am Sonntag también informó de cómo el capitán del avión Airbus de Germanwings, filial de bajo costo de Lufthansa, gritó "¡Abre la maldita puerta!" al copiloto al tratar de volver a la cabina cerrada con pestillo antes de la caída del avión el martes, con la muerte de sus 150 ocupantes.

Otro periódico alemán, Welt an Sonntag, citó a un investigador que dijo que el copiloto de 27 años Andreas Lubitz "fue tratado por varios neurólogos y psiquiatras" y agregó que en su apartamento en la ciudad alemana de Düsseldorf se encontraron varios medicamentos.

La Policía también descubrió varias notas personales que mostraban que Lubitz sufría "síntomas severos de exceso de estrés subjetivo", añadió.

Lufthansa, matriz de Germanwings, dijo no estar al tanto de alguna enfermedad psicosomática o de otro tipo que afectara a Lubitz. "No tenemos información sobre eso", aseguró un portavoz de Lufthansa.

Un portavoz de la fiscalía estatal en Düsseldorf declinó hacer comentarios ayer sobre las diferentes informaciones publicadas y afirmó que no habría una declaración oficial antes del lunes.

Bild am Sonntag informó de que los investigadores habían encontrado pruebas de que Lubitz temía perder la vista, aparentemente por un desprendimiento de retina.

Sin embargo, no estaba claro si eso se debió a una falla orgánica o a una enfermedad psicosomática, que es cuando se sospecha que un problema físico es provocado o agravado por factores psicológicos, como el estrés.

GRABACIONES.

Según Bild am Sonntag, los datos del grabador de voz mostraron que el capitán, que se quedó fuera de la cabina, le gritó al copiloto que estaba dentro: "Por el amor de Dios, abre la puerta".

Luego, se oye al piloto intentando romper la puerta con un objeto metálico. Incluso cuando grita "¡Abre la maldita puerta!" Lubitz no responde, mientras los gritos de los pasajeros se escuchan de fondo, segundos antes del accidente mortal, según el periódico.El diario también publicó que la novia de Lubitz, una profesora de secundaria en un pequeño pueblo cerca de Düsseldorf, dijo recientemente a sus estudiantes que estaba esperando un bebé.

El sábado, Bild publicó una entrevista con una mujer que dijo que tuvo una relación con Lubitz en 2014 y que él dijo que planeaba un gesto espectacular "para que todos sepan mi nombre y lo recuerden".

El presidente ejecutivo de Airbus, que fabricó el avión que estrelló Lubitz, criticó a expertos no informados que opinaron sobre el desastre en programas en televisión y llamó a una mejor supervisión de los medios. "Algunos (expertos) especularon sin base, fantasearon y mintieron. Eso es una burla a las víctimas", declaró Tom Enders, citado por Bild am Sonntag. Airbus no ha estado en el centro de las investigaciones tras el accidente debido a que las evidencias apuntaron desde un comienzo a un acto deliberado de Lubitz, pero investigadores franceses advirtieron el sábado que es demasiado pronto para descartar otras explicaciones para la tragedia.

Berlín ahora quiere revisar reglas de seguridad para aerolíneas en cooperación con la industria. "Hay altos estándares de seguridad en el sector de la aviación, pero aún necesitan ser actualizados regularmente", dijo el ministro de Transporte, Alexander Dobrindt, a Bild am Sonntag.

Varias aerolíneas, incluyendo a Lufthansa, han cambiado las reglas tras el accidente y ahora requieren que dos miembros de la tripulación se encuentren en la cabina en todo momento, una medida que ya es obligatoria en Estados Unidos, pero no en Europa.

CERTIFICADO.

El certificado de idoneidad actual de Andreas Lubitz "fue emitido en 2014 por el centro aeromédico de la Deutsche Lufthansa AG de Munich", dijo el instituto médico alemán (Luftfahrtbundesamt Lba). La empresa Lufthansa —dueña de la línea de bajo costo Germanwings— responsabilizó el sábado a ese organismo federal por la idoneidad del copiloto que estrelló el avión con 150 personas a bordo.

"El Luftfahrtbundesamt no es directamente competente en la evaluación de las idoneidades para volar de los pilotos. Mucho más tienen esa tarea los centros médicos (Aeromedical center AMC) y los médicos del vuelo autorizados (Aeromedical examiner Ame)", explicó a ANSA Cornelia Cramer.

"En el caso presente, estos eran el centro aeromedical de Deutsche Lufthansa de Francfurt en 2009, y el centro aeromédico de Deutsche Lufthansa de Munich en 2014 en cuanto a la emisión del actual certificado de idoneidad", agregó Cramer.

Inmediatamente la réplica fue realizada por la principal compañía aérea alemana, que precisó: "Lufthansa tiene tres Centros Aeromedical y 20 médicos especializados, pero también si un piloto se atiende en uno de estos centros, el que por cierto no es obligatorio, la compañía no tiene acceso a la historia médica: está en conocimiento de la idoneidad o no para volar". Los intereses enfrentados podrían hacer de este un caso aún más complejo.Tragedia aérea, piloto Andreas Lubitz, investigación, Lufthansa

la búsqueda desesperada de la otra caja negra

n Atención especial merece la segunda caja negra, que tras seis días de registro intensivo de la zona todavía no apareció pese a que su hallazgo fue considerado prioritario desde un primer momento. Los investigadores consideran que la violencia del choque a 700 kilómetros por hora contra una roca dura dificulta su hallazgo, pero confían en que la carcasa blindada haya salvaguardado su contenido. No se descarta, incluso, que la caja negra esté enterrada, lo que retrasaría su hallazgo.

Los investigadores lograron aislar ya 78 muestras de ADN

Los investigadores franceses avanzan en el análisis de los restos humanos encontrados en el lugar del siniestro del A320 en los Alpes franceses y ayer aseguraron que ya manejan el ADN de 78 individuos diferentes. Se trata de más de la mitad de los 150 ocupantes del avión, aunque todavía no se ha puesto nombre a esos restos, ya que para ello es preciso cruzar los datos extraídos en el laboratorio de campaña de Seyne-les-Alpes con las muestras recogidas a sus familiares y custodiadas en París. Esta segunda etapa, que no se afrontará hasta que se termine la de recogida de restos, será la que permita identificar a cada uno de los pasajeros, siempre y cuando se encuentren muestras analizables de todos ellos, dijeron fuentes de la investigación.

El dispositivo médico, psicológico y logístico de apoyo a las familias de las víctimas del accidente del avión se mantuvo en marcha en los Alpes franceses. La recogida de restos continuó al ritmo que han impuesto los investigadores, con 50 vuelos de helicóptero diarios y 50 personas trabajando sobre el terreno. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados