EL CASO DEL ESPÍA ENVENENADO

Descartan boicot al Mundial, pero temen incidentes en Rusia

Gobierno ruso expulsará a diplomáticos en represalia a las medidas británicas por el espía envenenado.

Moscú.  La capital rusa y las otras sedes del Mundial se preparan para el gran evento de junio-julio. Foto: AFP
Moscú. La capital rusa y las otras sedes del Mundial se preparan para el gran evento de junio-julio. Foto: AFP

Rusia reaccionó con ira ayer viernes ante las acusaciones de Reino Unido de que el presidente Vladimir Putin está detrás del envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal, y conformó que expulsará a diplomáticos británicos en represalia a las sanciones que aplicó el gobierno de la primera ministra Theresa May.

Sin embargo, Reino Unido y sus aliados (Estados Unidos, Alemania y Francia) no cejan en sus acusaciones contra Rusia por lo que consideran un uso sin precedentes de un arma química en tiempos de paz. La Unión Europea, en tanto, advirtió que en su próxima cumbre del jueves analizará el incidente, y que dará un "mensaje claro" al respecto.

El caso de Serguéi Skripal y de su hija Yulia, hospitalizados en estado grave tras ser envenenados el 4 de marzo por una sustancia tóxica en Salisbury, una ciudad del sur de Inglaterra, está provocando una confrontación Este-Oeste sin precedentes desde la Guerra Fría.

Además su repercusión es mayor por las elecciones presidenciales de mañana domingo en Rusia, en las que Putin parte como máximo favorito para un cuarto mandato, hasta 2024, y por el Mundial de Fútbol que se realizará en Rusia entre el 14 de junio y el 15 de julio.

El miércoles May anunció la expulsión de 23 diplomáticos rusos y la suspensión de los contactos bilaterales con Rusia. Por su lado, el Kremlin aseguró ayer viernes que responderá "de un momento a otro" a la expulsión de sus diplomáticos.

El canciller británico, Boris Johnson, aumentó la presión al afirmar que es sumamente probable que haya sido Putin quien ordenó el uso de un agente neurotóxico "en las calles del Reino Unido, en las calles de Europa, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial". "Cualquier mención o referencia a nuestro presidente es escandalosa e imperdonable en términos de etiqueta diplomática", reaccionó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Política y fútbol.

Esta crisis diplomática entre Reino Unido y Rusia está repercutiendo en el campo deportivo. Por lo pronto, el gobierno británico adelantó que no enviará delegados oficiales al Mundial de Rusia a realizarse del 14 de junio al 15 de julio, y que tampoco irán representantes de la monarquía.

Sin embargo, este boicot político no incluye por ahora a la selección inglesa, y tampoco a los equipos nacionales de los otros países europeos que están enfrentados a Rusia por el caso del exespía envenenado.

Ayer viernes la canciller alemana Angela Merkel dijo que la cumbre de la UE la próxima semana discutiría la crisis, pero aseguró que cualquier boicot a la Copa del Mundo de Fútbol no era una prioridad inmediata. "No se trata ahora del boicot del Mundial de Fútbol", aseguró Merkel en una rueda de prensa en Berlín junto al primer ministro sueco, Stefan Löfven.

Sin embargo, existen temores de incidentes. Ayer el equipo londinense Arsenal avisó a sus aficionados del riego de un "sentimiento antibritánico y de acoso" en Moscú, donde tendrá que enfrentarse al CSKA el 12 de abril por la Europa League.

"Debido a las tensiones políticas entre el Reino Unido y Rusia, debemos ser conscientes del riesgo de sentimiento antibritánico y de acoso", escribió el Arsenal en su página web.

"Les aconsejamos ser prudentes, evitar cualquier forma de manifestación o protesta, y evitar hacer comentarios en público sobre el desarrollo de la situación política", indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)