Presión

Desaparición de un periodista complica a Arabia Saudita

Se lo vio entrando al consumado del reino en Estambul.

Presión: manifestaciones en favor del periodista saudita. Foto: AFP
Manifestaciones en favor del periodista saudita. Foto: AFP

Estados Unidos, Reino Unido y la ONU aumentaron ayer su presión sobre el régimen de Arabia Saudita para saber el paradero del periodista Jamal Khashoggi, desaparecido desde el 2 de octubre cuando ingresó al consultado saudí en Estambul, Turquía.

Desde entonces amigos y colegas de Khashoggi aseguran que el periodista fue asesinado y descuartizado dentro del consulado.

El periodista, colaborador del diario The Washington Post, se presentó el 2 de octubre en el consulado de Arabia Saudita en Estambul para obtener un documento relacionado con su próximo matrimonio con una mujer turca.

Según The Washington Post, los servicios de inteligencia estadounidenses sabían de un plan saudita, que implicaba al príncipe heredero Mohamed bin Salmán y que consistía en tenderle una trampa para detenerlo.

El ministro de Relaciones Exteriores británico, Jeremy Hunt, advirtió ayer jueves que las autoridades sauditas se exponían a "serias consecuencias" en caso de responsabilidad en la desaparición o posible asesinato de Khashoggi, de 59 años. "Personas que durante mucho tiempo se han considerado amigos de los saudíes dicen que este es un tema muy, muy grave", dijo Hunt a la AFP. "Si estas acusaciones son ciertas, habrá serias consecuencias porque nuestra amistad y nuestra cooperación se basan en valores comunes", afirmó.

Por el lado turco, varios medios difundieron imágenes de las cámaras de seguridad del consulado, que muestran al periodista entrar y luego varios vehículos que entran y salen, pero los sauditas sostienen que las cámaras no estaban funcionando ese día.

El presidente turco Erdogan se mostró escéptico en declaraciones divulgadas ayer jueves en las cuales afirmó que Arabia Saudita tiene los sistemas de videovigilancia más avanzados. "Si sale un mosquito (del consulado), sus sistemas de cámaras lo van a interceptar", dijo a periodistas a bordo del avión que lo trasladaba después de una visita en Budapest. "Este incidente se desarrolló en nuestro país. No podemos quedarnos callados", agregó.

También altos funcionarios de la ONU se han contactado con las autoridades de Arabia Saudí para expresar su preocupación por la suerte del periodista. La ONU ha pedido a Arabia Saudita su plena cooperación en las investigaciones, explicó durante su rueda de prensa diaria el portavoz Stéphane Dujarric.

Arabia Saudita desmiente la tesis del asesinato. Desde que estalló el caso, las cuentas de Twitter prosauditas han hecho acusaciones contra Catar, rival regional del régimen saudita y aliado de Turquía, los Hermanos Musulmanes e incluso contra la novia turca del periodista de haber inventado esta historia para desacreditar a Arabia Saudita.

Khashoggi se exilió en 2017 a Estados Unidos, después de haber caído en desgracia en el entorno del príncipe heredero Mohamed bin Salmán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º