ESTADOS UNIDOS

Desapareció hace 23 años y el FBI está a punto de resolver el misterio

A sus 19 años, desapareció el 25 de mayo de 1996 en San Luis Obispo, California, tras una fiesta. Seis años después, el caso se cerró y la joven fue declarada muerta.

Kristin Smart. Foto: Facebook Find Kristin Smart
Kristin Smart. Foto: Facebook Find Kristin Smart

Kristin Smart, una estudiante de 19 años, desapareció el 25 de mayo de 1996 en San Luis Obispo, California. A pesar de la intensa búsqueda que se realizó durante los meses siguientes, los investigadores no lograron localizarla. Seis años después, el caso se cerró y la joven fue declarada muerta, pero en rigor, nunca se supo qué fue de ella. Ahora, 23 años después, una misteriosa llamada del FBI a la madre de la joven anticipa que puede haber importantes novedades en la causa.

"Esto es algo que realmente no esperas. Queremos brindarle el soporte que necesita". Esa fue la frase que un agente del FBI le dijo por teléfono a Denise Smart, la madre de la joven desaparecida, que sigue sin entender por qué no pueden brindarle mayores detalles.

En declaraciones a The Stockton Record, Denise Smart señaló que los agentes le recomendaron que buscara un portavoz para la familia y que sería conveniente que "se alejara por un tiempo", lo que sugiere que habrían logrado un avance importante, pero ¿de qué se trata y por qué aún no se puede anunciar? ¿Habrán hallado sus restos? ¿O será algo aún más sorprendente?

"Ojalá supiera cuándo" se van a conocer las novedades, "porque produce mucha ansiedad", dijo Smart a USA Today.

El caso

Kristin Smart fue vista por última vez en la madrugada del 25 de mayo de 1996, mientras regresaba a su habitación después de una fiesta cerca de su campus en la Universidad Politécnica del Estado de California.

La última persona que la vio fue Paul Flores, un compañero de estudios, que le dijo a la Policía que se separó de ella a una cuadra de su cuarto.

Al día siguiente, compañeras de la joven reportaron su desaparición, pero otros estudiantes pensaron que se había ido de campamento, por lo que los oficiales no la declararon desaparecida durante tres días.

Flores se convirtió en el principal sospechoso, no solo por ser el último en ver a Kristin sino por tener un ojo morado al día siguiente de su desaparición, pero el allanamiento en su vivienda no arrojó resultados positivos y contaba con varios testigos que lo excluían de cualquier acusación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados