ESPAÑA

Desafíos económicos de un gobierno condicionado

Déficit, desempleo y el sistema jubilatorio son algunas de las prioridades.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Luis de Guindos, ministro de Economía de España. Foto: EFE

Mariano Rajoy tendrá un margen de maniobra muy estrecho para hacer frente a los desafíos de la cuarta economía de la zona euro, como el déficit y el desempleo.

La primera tarea de Rajoy será lograr la aprobación de los presupuestos de 2017. España debe reducir su déficit público a 4,6% del PIB en 2016 y a 3,1% en 2017, según los compromisos asumidos ante Bruselas. Pero el ministro de Economía previó recientemente un déficit de 3,6% el año entrante.

Bajar el desempleo será uno de los principales desafíos del nuevo gobierno.

Tras rozar el 27% de parados a fines de 2013, España registró en septiembre un 18,9%, la tasa más baja en seis años, pero todavía la segunda peor de la zona euro, solo por detrás de Grecia.

Los diez meses de parálisis institucional en España parecen haber tenido un efecto marginal sobre el crecimiento económico, que sigue siendo uno de los más dinámicos de la zona euro, desde que el país logró salir en 2014 de una recesión de cinco años. El Banco de España prevé un crecimiento del PIB de 3,2% para 2016, un poco más optimista que el gobierno (2,9%).

El futuro de las pensiones es otro tema a abordar. El envejecimiento de la población pone en riesgo el sistema actual, aun con el retraso progresivo de la edad de jubilación, que debe pasar de 65 a 67 para 2027. Para subsanar el déficit, el gobierno ha echado mano del fondo de reserva de la seguridad social.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)