UN PAÍS EN CRISIS

Derrumbe del gigante petrolero

Producción se desploma en Venezuela, que tiene la mayor reserva mundial.

La empresa nacional de petróleo de Venezuela está en el centro de una acción del gobierno contra la corrupción. Foto: AFP
Foto: AFP

Un general sin experiencia en el sector de la energía ha sido investido como jefe de la empresa petrolera estatal. Detenciones, despidos y la emigración desesperada han cercenado el talento. Las instalaciones petroleras están deterioradas, mientras la producción se desploma.

Mientras el resto del mundo productor de petróleo se recupera sobre la base de precios de la energía más sólidos, la situación de Venezuela empeora, como resultado de una administración disfuncional, la corrupción y la paralizante crisis económica del país. Los profundos problemas de la empresa petrolera estatal —la base de la economía— amenazan con desestabilizar aún más a una nación y su gobierno que enfrentan una lóbrega recesión, inflación disparada y delitos incontrolados, así como escasez de alimentos y medicamentos.

Cuando los precios de la energía comenzaron a disminuir hace varios años, Venezuela y otras naciones dependientes del petróleo sufrieron en conjunto. Ahora, los precios ascienden y otros del grupo petrolero están en proceso de mejora.

El gobierno de Arabia Saudita recorta su déficit y logra crecientes ingresos. Hasta la disfuncional Libia e Irak producen y exportan como nunca.

No es el caso de Venezuela, el país con las reservas probadas más grandes del mundo. La empresa petrolera propiedad del Estado, Petróleos de Venezuela, conocida como Pdvsa, se encuentra al borde del colapso, y sus fracasos constituyen a la vez un síntoma y una causa de la caída económica del país.

Los motivos pueden verse con claridad en el enorme complejo de la refinería petrolera en la costa caribeña. En otros tiempos, la industria petrolera de Venezuela fue la joya de la corona, debido a que no solo alimentó una economía en auge, sino también produjo una abundancia de nafta y gasoil redituables para exportar.

En la actualidad, el complejo se encuentra en deterioro. La falta de inversión complementada por problemas de flujo financiero y escasez crónica de repuestos han paralizado las operaciones, señalan las voces críticas.

Cierra el año operando a solo el 20% de su capacidad, con 76 de sus 84 plantas paralizadas, sostiene Iván Freites, un dirigente sindical y crítico del gobierno. El complejo carece del software necesario para diagnosticar los problemas de producción y del dinero para arreglarlos. "Es como una muerte lenta", indica Freites.

Caída.

Con las instalaciones alrededor del país con fallas, Venezuela no ha podido beneficiarse del incremento de precios, mediante el aumento del bombeo de petróleo ni de la mejora de las operaciones de la refinería. Mes a mes, la producción cae a razón de 20.000 a 50.000 barriles por día y se encuentra en su nivel más bajo en tres décadas.

A medida que vende menos petróleo, Pdvsa se retrasa en los pagos de su deuda. Rápidamente se convierte en un pasivo que podría impulsar al país hacia la cesación de pagos.

"Al seguir la producción en caída, se genera menos dinero en efectivo, menos inversiones y menos producción", dice Francisco J. Monaldi, un venezolano experto en petróleo que se desempeña en la Universidad Rice, en Houston. "No creo que jamás haya habido un colapso similar del flujo financiero de una empresa petrolera nacional".

Los problemas de producción de Pdvsa han sido exacerbados por la turbulencia en su estructura de liderazgo. En los últimos meses, el gobierno del presidente Nicolás Maduro detuvo a numerosos gerentes bajo acusación de corrupción. Maduro sostiene que las detenciones son un esfuerzo para limpiar la empresa. Sin embargo, los críticos ven la barrida como una purga política que hace Maduro para consolidar su poder en anticipación de las elecciones presidenciales de 2018.

El mes pasado, el presidente designó al mayor general Manuel Quevedo para dirigir Pdvsa y el Ministerio de Energía, pese a que carece de experiencia en el sector energético.

Luis Giusti, quien dirigió Pdvsa antes de que el presidente Hugo Chávez llegara al poder en 1999, señala que la purga realizada por Maduro es "más una campaña política para ver si puede lograr un respiro al derrumbarse todo". Agrega que "han estado administrando la empresa durante 18 años y de pronto dicen que van a rescatarla. ¿Rescatarla de quién?"

Durante décadas, Pdvsa cumplió con creces las promesas derivadas de las reservas petroleras de Venezuela, financiando la revolución de inspiración socialista en el país y convirtiéndola en una de las naciones más ricas de América Latina. Pero, en los últimos años, la producción se desplomó a tal extremo que Pdvsa ya no puede cumplir siquiera la demanda interna de nafta, obligando a importar crecientes volúmenes, incluso desde Estados Unidos.

Los problemas de Pdvsa repercuten en Punto Fijo, una ciudad que en otros tiempos prosperó. Numerosos residentes emigraron buscando trabajo y una vida mejor.

OPOSICIÓN

Fracturada, quiere postular un candidato único.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la fracturada alianza opositora de Venezuela, se comprometió a escoger un candidato único para los comicios presidenciales de 2018, en los cuales Nicolás Maduro aspirará a la reelección. La MUD no precisó cuál será el mecanismo para elegir al rival de Maduro, pero el 12 de diciembre el diputado opositor Luis Florido adelantó que las principales agrupaciones iniciaron consultas para ir a primarias.

Las divisiones en la MUD se profundizaron tras la victoria del chavismo en las elecciones de gobernadores del 15 de octubre, en las que la coalición denunció un "fraude". También, a raíz de la negativa de las mayores agrupaciones políticas a presentar candidatos en las votaciones de alcaldes del 10 de diciembre, en las que también arrasó el oficialismo.

Estas fisuras se reflejan en las negociaciones emprendidas con el gobierno del presidente Maduro en República Dominicana. Sin embargo, en el comunicado la MUD indicó que continuará "explorando vías de negociación con respaldo internacional". FUENTE: AFP

UN ESCENARIO COMPLICADO

Ventas caen y sufre peso de deuda.

Las exportaciones de crudo de Pdvsa muestran una caída drástica. Los embarques hacia Estados Unidos —el mercado externo principal de Pdvsa— se desplomaron más de un tercio en el último año. El presidente Nicolás Maduro amenazó con frenar totalmente las exportaciones de crudo hacia Estados Unidos y vender más a China y la India. Pero, las exportaciones de crudo a China también caen —el año pasado disminuyeron casi 15%— a medida que la calidad del petróleo declina y China incrementa sus compras en Estados Unidos.

Pdvsa también sufre la carga de una deuda inmensa. Ha estado efectivamente en cesación de pagos por US$ 26.500 millones en bonos desde comienzos de noviembre y debe casi US$ 60.000 millones más a las empresas de servicios que realizan las perforaciones y mantienen sus campos petroleros. El gobierno insiste que cumplirá con los pagos de sus deudas y los inversores se muestran tolerantes ante las demoras.

Refinerías muestran el deterioro.

Las dificultades de Pdvsa son notorios en las dos refinerías situadas en la pequeña ciudad de Punto Fijo, que son parte del Centro de Refinado Paraguaná, uno de los complejos de refinado más grandes del mundo.

En 2015, este centro, con una capacidad de casi un millón de barriles por día, procesaba alrededor de 587.000 barriles diarios, de acuerdo con el sitio web de Pdvsa. El crudo era transformado en una diversidad de productos, incluyendo nafta, nafta de aviación, asfalto y lubricantes. Pero, las refinerías, como la mayor parte de las instalaciones de la empresa alrededor del país, se encuentran en mal estado. La situación ha obligado a reducir drásticamente las operaciones, lo que deriva en despidos y en mayor número de accidentes y lesiones, señalan trabajadores y dirigentes sindicales.

Después de una serie de contratiempos en las refinerías a Amuay y Cardón, la producción casi se detuvo al haber caído a apenas el 13% de la capacidad a comienzos de diciembre, para después rebotar un poco, señala el dirigente sindical Iván Freites.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)