RABAT

Derrota del partido islamita en Marruecos

El partido islamista que gobierna Marruecos desde hace una década sufrió una espectacular derrota ante los partidos liberales.

Aziz Akhannouch. Foto: AFP
Aziz Akhannouch. Foto: AFP

El partido islamista que gobierna Marruecos desde hace una década sufrió una espectacular derrota ante los partidos liberales, cercanos a la realeza, en las elecciones legislativas del miércoles, según los resultados divulgados ayer jueves.

El Partido de la Justicia y del Desarrollo (PJD, islamista moderado) pasó de 125 escaños a solo 12, de 395 diputados. Con ello, el PJD quedó lejos de sus principales rivales, Agrupación Nacional de Independientes (RNI), Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), ambos liberales, y el Partido del Istiqlal, de centroderecha.

El RNI, que integra la coalición de gobierno, es dirigido por el acaudalado empresario Aziz Akhannouch, cercano al palacio. En tanto el PAM, principal partido opositor, fue fundado en 2008 por el actual consejero real, Fouad Ali El Himma. El Istiqlal (Independencia) es el partido más antiguo de Marruecos.

La magnitud de la derrota de los islamistas era inesperada. De hecho, el partido esperaba luchar por un tercer mandato consecutivo al frente del gobierno marroquí.

La cúpula del PJD presentó su dimisión en pleno tras la derrota electoral.

El líder del PJD y presidente del gobierno saliente, Saadedín Otmani, presentó su dimisión de la presidencia del partido, al igual que el resto de los miembros de la dirección.

Además de perder sus feudos electorales, ni siquiera el propio presidente del Gobierno saliente ha conseguido ganar un escaño en Rabat, donde se ha presentado.

En una declaración a la prensa leída por el vicesecretario del PJD, Slimane El Amrani, el partido calificó de “incomprensibles e ilógicos” los resultados porque consideran que no reflejan el verdadero mapa político del país y el peso del partido en el escenario político. Además insistieron sobre las irregularidades denunciaron el miércoles, como la compra masiva de votos y el rechazo de las autoridades de entregarles las actas tras el cierre de las urnas, entre otras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error