ELECCIONES

Derrota de Boris Johnson en las municipales y victoria del Sinn Féin en Irlanda del Norte

El recuento provisional sugiere que el antiguo brazo político del IRA y firme defensor de la reunificación de Irlanda está en camino de lograr un histórico triunfo.

Boris Johnson. Foto: AFP.
Boris Johnson. Foto: AFP.

El escándalo de las fiestas en Downing Street durante la pandemia y el incremento del coste de la vida han pasado factura a los conservadores del primer ministro británico, Boris Johnson, que fueron derrotados en las municipales de Londres, Escocia y Gales.

El primer ministro admitió que el resultado es “duro” para los “tories” en algunas zonas, incluido el sur de Inglaterra que suelen otorgar escaños para los conservadores en la Cámara de los Comunes.

Según una proyección de la BBC, si estas municipales parciales se hubieran celebrado en todos los ayuntamientos del Reino Unido, los laboristas habrían obtenido el 35% de los votos, frente al 30% para los conservadores.

Como apuntaban las encuestas, los conservadores han sufrido una debacle en Londres. Han perdido por primera vez el control del céntrico distrito de Westminster, donde está ubicada Downing Street, y de otros dos barrios clave.

Irlanda del Norte

En tanto, el partido nacionalista Sinn Féin ha obtenido el 29% de votos en las elecciones autonómicas celebrada en Irlanda del Norte este jueves, que confirman también el repunte del centro y la división en el unionismo.

El recuento provisional sugiere que el antiguo brazo político del IRA y firme defensor de la reunificación de Irlanda está en camino de lograr una victoria histórica, a falta de conocerse la composición final de los 90 escaños que componen la Asamblea de Belfast.

El Partido Democrático Unionista (DUP) recibió el 21,3% de sufragios, mientras que el liberal Partido Alianza, obtuvo el 13,5 % y se afianza en la tercera posición.

Con este resultado, la líder del Sinn Féin, Michelle O’Neill, se presentará al puesto de ministra principal, un cargo nunca ocupado por un político nacionalista en los cien años de historia de la provincia británica.

Sin embargo, el acuerdo de paz del Viernes Santo, que en 1998 puso fin a tres décadas de sangriento conflicto entre republicanos católicos y unionistas protestantes, establece un reparto del poder. Y si el Sinn Fein y los unionistas del DUP no se ponen de acuerdo, la formación de gobierno quedaría bloqueada. (EFE, AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados