INVESTIGACIÓN

Denuncian que la embajadora de Venezuela en Londres ocultó US$ 4 millones en Andorra

Los investigadores conectan los fondos cobrados desde 2012 por Maneiro en Andorra con comisiones ilegales percibidas durante su etapa como embajadora en China (2004-2013).

La embajadora de Venezuela en el Reino Unido, Rocío del Valle, en una imagen durante su etapa como responsable diplomática en China (2004-2013). Foto: El País de Madrid.
La embajadora de Venezuela en el Reino Unido, Rocío del Valle Maneiro, en una imagen durante su etapa en China (2004-2013). Foto: El País de Madrid.

La embajadora de Venezuela en Londres, Rocío del Valle Maneiro, justificó el pasado setiembre ante una juez del pequeño principado pirenaico que su dinero en Andorra procedía de la venta de los derechos de una herencia en Venezuela.

Maneiro movió el capital bajo sospecha a través de cuatro cuentas en la Banca Privada d"Andorra (BPA). Y se sirvió de una estructura de "sociedades instrumentales" creadas en Panamá por el propio banco para transferir su caudal económico, según la Uifand (Unidad de Inteligencia Financiera de Andorra).

La diplomática cobró entre julio y noviembre de 2012 en la entidad andorrana US$ 4 millones de un testaferro del empresario venezolano de los seguros Diego Salazar, primo de Rafael Ramírez, exministro de Energía del país latinoamericano y hombre fuerte de los gobiernos del expresidente Hugo Chávez (1999-2013).

Salazar, que está procesado en Andorra por blanqueo, permanece en una prisión de Caracas desde 2017 tras ser arrestado por el gobierno de Nicolás Maduro por el saqueo de Petróleos de Venezuela SA (PDVSA), la principal compañía estatal del país latinoamericano.

La embajadora de Venezuela en el Reino Unido utilizó sus cuentas en Andorra como puente para sacar su dinero del pequeño principado. Así, transfirió entre setiembre y octubre de 2013 un total de US$ 1,7 millones (1,5 millones de euros) desde sus depósitos en la BPA a sendas cuentas a nombre de uno de sus tres hijos en el Royal Bank of Canada de Suiza y el Continental National Bank de Miami, según la Uifand.

En el documento denominado Know Your Customer ("Conozca a su cliente", en inglés), una suerte de tercer grado donde se explica el origen de sus fondos, la embajadora se presentó ante el banco como "diplomática" en referencia a que en ese momento era la responsable de la delegación venezolana en China. Y justificó su dinero como honorarios de supuestos trabajos de "asesoría internacional de negocios".

Planes para transferir 10 millones

Los documentos a nombre de Maneiro señalan que eligió la entidad por "confidencialidad" y recogen su intención de depositar en una de sus cuentas US$ 10 millones (8,9 millones de euros). El País de Madrid intentó sin éxito recabar la versión de la embajadora.

Los investigadores conectan los fondos cobrados desde 2012 por Maneiro en Andorra con comisiones ilegales percibidas durante su etapa como embajadora en China (2004-2013). "Se trata de pagos de empresas chinas a través de Diego Salazar a altos funcionarios venezolanos a cambio de la concesión de la construcción de diferentes infraestructuras en el sector energético de Venezuela", concluye un documento de nueve páginas del organismo andorrano de prevención de blanqueo. El informe añade que la doble condición de Maneiro (la de diplomática y empresaria) resulta "totalmente incompatible".

Venezuela y China sellaron en 2010 un mega contrato de US$ 20.000 millones (17.600 de euros) denominado Gran Volumen para la construcción de obras energéticas en el país sudamericano. El acuerdo devino en un nido de corrupción. Empresas del país asiático pagaron US$ 200 millones (176 millones de euros) en sobornos para lograr estos contratos en Venezuela, según reveló este periódico.

PDVSA concedió la mayor parte de estos contratos. Y Salazar percibió US$ 154 millones (136 millones de euros) de varias compañías asiáticas a través de su sociedad Inverdt, según la Uifand.

Los investigadores concluyen que Salazar recurrió para conseguir sus objetivos al "vínculo familiar" de su primo, Rafael Ramírez. El exjerarca venezolano, además de ministro de Energía durante el mandato de Chávez, dirigió durante 12 años PDVSA.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados