ESTADOS UNIDOS

Demócratas toman impulso tras su victoria en Alabama

El voto de los negros fue clave para la derrota del candidato de Trump, acusado de racista y abusador.

La primera victoria demócrata en 25 años en uno de los estados más conservadores. Foto: AFP
Primera victoria demócrata en 25 años en uno de los estados más conservadores. Foto: AFP

Los demócratas recibieron la victoria en Alabama en la elección especial del martes por una banca en el Senado, como la señal de una recuperación en las legislativas de noviembre de 2018. Los republicanos, en cambio, se preguntaban por qué perdieron en uno de los estados más conservadores del país.

La que estaba en juego era la banca que Jeff Sessions dejó vacante cuando en enero fue designado por el presidente Donald Trump al frente del Departamento de Justicia.

El demócrata Doug Jones, un ex fiscal federal, ganó esa banca tras una disputada campaña que concitó la atención nacional por acusaciones de abuso sexual contra el candidato republicano Roy Moore.

Jones obtuvo 49,9% (670.551 votos) contra 48,4% (649.240 votos) de Moore.

Trump apoyó a Moore y la derrota fue una mala noticia para él, que ve reducida su ventaja en el Senado, que ahora será de 51 contra 49 escaños demócratas. La oposición espera retomar el control del Congreso en las próximas elecciones legislativas.

Jones se convirtió en el primer demócrata elegido al Senado por Alabama en un cuarto de siglo. "Los demócratas pueden ganar todo y ahora lo estamos viendo", dijo Tom Pérez, presidente del Comité Nacional Demócrata, citando recientes victorias de gobernadores en Virginia y Nueva Jersey.

El líder demócrata en el Senado Chuck Schumer dijo que la derrota de Moore reflejó el disgusto entre los votantes por las políticas de Trump que, según él, han ayudado a los ricos y poderosos en detrimento de la clase media. "Las cosas se ven bien para nosotros", dijo Schumer. "Si ellos continúan gobernando en beneficio de los intereses de los pocos ricos poderosos habrá muchos Alabamas en 2018", añadió.

Las elecciones en Alabama dividieron al Partido Republicano con Steve Bannon, el exjefe de estrategia de la Casa Blanca de Trump, trabajando duro por Moore como parte de su campaña más amplia contra los líderes republicanos más centristas. Rivales republicanos de Bannon, quien volvió al sitio derechista de noticias Breitbart News, se apresuraron en culparlo por la derrota. "Después del desastre de Alabama el Partido Republicano debe hacer lo correcto y desechar a Steve Bannon", dijo en Twitter el representante republicano Peter King.

Trump, por su lado, buscó ayer miércoles distanciarse de esta derrota electoral. "La razón por la que originalmente apoyé a Luther Strange (y sus números subieron poderosamente) es que dije que Roy Moore no sería capaz de ganar las elecciones. ¡Tenía razón!", escribió ayer miércoles a primera hora de esta mañana en su cuenta de Twitter.

Trump había respaldado la candidatura de Strange en las primarias de su partido, sin embargo, este acabó perdiendo ante Moore, un evangelista que cita la Biblia a menudo y que hace años fue expulsado del Tribunal Supremo de Alabama por desafiar órdenes judiciales.

Tras las primarias, el presidente evitó respaldar a Moore, pero debido a la importancia de estas elecciones especiales en las que estaba en juego un escaño en el Senado, Trump acabó pidiendo el voto para el polémico candidato conservador.

Al igual que Trump, Moore ha sido acusado de ser racista y de haber acosado sexualmente a un grupo de mujeres.

Precisamente, los negros de Alabama, y de todo Estados Unidos, se movilizaron masivamente para que Moore no ganara. Según sondeos a boca de urna, el 96% de los negros de Alabama votó por el candidato demócrata. En esta elección representaron el 29% de los electores.

En los últimos días de la campaña, el equipo de Jones contó con el apoyo del carismático senador negro de Nueva Jersey Corey Booker, del ex gobernador negro de Massachusetts Deval Patrick, y de la ex estrella de la NBA Charles Barkley. El expresidente Barack Obama también grabó un mensaje dirigido a los electores.

La participación en las elecciones de Alabama, inicialmente estimada en 20 a 25%, finalmente fue de alrededor del 35%. Y esto fue clave para la victoria demócrata.

"Doug Jones ganó gracias a la participación", dijo el representante demócrata Keith Ellison. "Participación de afroestadounidenses, participación general en Alabama. Todo se trata de organizarse".

"Los afroestadounidenses han sido la columna vertebral del Partido Demócrata", dijo Tom Pérez, el presidente del Partido Demócrata a CNN. "Cuando el Partido Demócrata se involucra temprano, llegamos lenta pero seguramente".

Doug Jones

Defensor de derechos civiles y nuevo senador demócrata

Doug Jones, el demócrata que logró una asombrosa victoria en la elección senatorial de Alabama, es un defensor de los derechos civiles en un estado que jugó un papel fundamental en el movimiento por la igualdad racial en la década de 1960. "Estoy realmente abrumado", declaró ante sus partidarios, al celebrar la primera victoria demócrata en Alabama al Senado en 25 años.

Nacido en Fairfield (Alabama) hace 63 años, hijo de un obrero siderúrgico, Jones no había competido nunca en unas elecciones. Los analistas le daban pocas posibilidades de ganar por defender el aborto y creer en el cambio climático, en un estado en el que Trump batió a Hillary Clinton por 28 puntos.

Su popularidad creció cuando logró en 2001 y 2002 la cadena perpetua para dos miembros del Ku Klux Klan que hicieron estallar una bomba en una iglesia de feligreses negros de Birmingham en 1963, matando a cuatro niñas. El movimiento en defensa de los derechos civiles tomó fuerza tras el atentado, que ocurrió unos meses después del arresto de Martin Luther King Jr. por organizar protestas no violentas contra la segregación racial.

En 1980 fue nombrado asistente del fiscal en Birmingham, y en 1997 fue nombrado fiscal para el distrito norte de Alabama por el entonces presidente Bill Clinton. Jones es padre de tres hijos y y tiene dos nietos.

Su campaña electoral no venía bien hasta que The Washington Post reveló hace unas semanas que el candidato republicano Roy Moore había presuntamente abusado sexualmente de varias adolescentes hace décadas. El escándalo movilizó a los donantes demócratas de todo el país, que comenzaron a enviar dinero para la campaña de Jones. El exvicepresidente Joe Biden participó en un acto en octubre y el exmandatario Barack Obama llamó a votar por Jones. (AFP)


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)