RÍO DE JANEIRO

Delator de Odebrecht encontrado muerto

Henrique Valladares fue uno de los principales de entre un centenar de ejecutivos de Odebrecht que aceptaron colaborar con la Justicia.

Sede de la empresa Odebrecht. Foto: Reuters
Sede de la empresa Odebrecht. Foto: Reuters

El exvicepresidente de Odebrecht, Henrique Valladares, uno de los principales delatores del acuerdo que la constructora brasileña firmó con la Fiscalía para confesar su red de corrupción, fue hallado muerto en su residencia.

El cuerpo de Valladares fue hallado en la noche del martes por familiares en el apartamento en que el exejecutivo vivía en el acomodado barrio de Leblon, en la zona sur de Río de Janeiro. El cuerpo fue sometido a una autopsia que no permitió establecer los motivos de la muerte, por lo que su fallecimiento fue registrado como provocado por “causa indeterminada”.

Valladares fue uno de los principales de entre un centenar de ejecutivos de Odebrecht que aceptaron colaborar con la Justicia, confesar sus crímenes y señalar a sus cómplices a cambio de reducciones en sus condenas y otros beneficios judiciales.

Entre las revelaciones hechas por Valladares en su confesión destacó el supuesto pago de una donación electoral ilegal por 50 millones de reales (unos 12,5 millones de dólares) en cuentas en el exterior al entonces senador Aécio Neves, que fue el candidato derrotado por Dilma Rousseff en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2014. Igualmente acusó al ministro de Minas y Energía en el gobierno de Rousseff, Edison Lobão, de recibir sobornos a cambio de favorecer a la empresa en contratos públicos en el área energética.

Igualmente confesó que Odebrecht pagó sobornos a grupos de indios para que no realizaran protestas contra la construcción de plantas eléctricas en la Amazonia y a sindicalistas para que se abstuvieran de manifestaciones por supuestos motivos ambientales.

Pinheiro en casa.

El expresidente de la constructora OAS, Leo Pinheiro, cuyas declaraciones fueron claves en la condena que llevó a Luiz Inácio Lula da Silva tras las rejas, dejó este martes la cárcel y pasó a cumplir prisión domiciliaria.

Pinheiro es uno de los empresarios condenados en el marco del Lava Jato, la mayor operación anticorrupción en la historia de Brasil que reveló las corruptelas en la estatal petrolera Petrobras, en las que también participaron directivos de la compañía y decenas de políticos brasileños.

El empresario, que se encontraba recluido en la sede de la Policía Federal en la ciudad de Curitiba abandonó en la tarde de este martes la cárcel en donde estuvo preso desde 2016.

Las declaraciones con las que Pinheiro consiguió llegar a un acuerdo con la Justicia fueron fundamentales para la condena de Lula, quien fue acusado de recibir un apartamento de OAS a cambio de favores políticos a la constructora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)