CORRUPCIÓN EN BRASIL

Delator atribuye a Temer cobro de US$ 3 millones

Se filtró declaración de uno de los directivos de la constructora Odebrecht.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Según el testimonio de Melo Filho, Temer pidió el dinero directamente a Marcelo Odebrecht cuando era vice de Dilma Rousseff. Foto: AFP.

El presidente Michel Temer, varios de sus ministros y un buen número de senadores y diputados de Brasil están en problemas. El testimonio de un alto ejecutivo de la constructora Odebrecht volvió a remover los cimientos del sistema político brasileño al revelar supuestos cobros ilegales de dinero. El delator es nada menos que el exvicepresidente de Relaciones Instituciones de Odebrecht, Claudio Melo Filho. En el caso de Temer, le atribuye haber cobrado 10 millones de reales, equivalente a unos 3 millones de dólares. En el escrito de 82 páginas el presidente brasileño aparece citado 43 veces.

Melo Filho es uno de los 77 exdirectivos de Odebrecht que firmaron acuerdos individuales de cooperación con los investigadores de la causa Petrobras a cambio de la reducción de sus penas. (Ver páginas A2-4)

Su declaración, filtrada a medios brasileños, señala que Temer pidió al empresario Marcelo Odebrecht ese dinero en 2014, cuando era vicepresidente de Dilma Rousseff.

Durante una reunión celebrada en su residencia oficial, según TV Globo, "Temer solicitó directa y personalmente a Marcelo Odebrecht apoyo financiero para las campañas del PMDB (Partido del Movimiento Democrático Brasileño) 2014".

"Del total de 10 millones de reales prometido por Marcelo Odebrecht en atención al pedido de Michel Temer, Eliseu Padilha (actual ministro de la Casa Civil de la Presidencia) se hizo responsable de recibir 4 millones de reales", agrega.

"Entendí que los otros 6 millones, por decisión de Marcelo Odebrecht, serían asignados a Paulo Skaf", presidente de la Federación de Industrias de São Paulo (Fiesp) —la patronal más poderosa del país— y candidato del PMDB a la gobernación de San Pablo en 2014, continúa la delación.

Temer reaccionó furioso. En un comunicado repudió "con vehemencia" las acusaciones de Melo Filho. "Las donaciones hechas por la constructora Odebrecht al PMDB fueron realizadas por transferencia bancaria y declaradas al Tribunal Superior Electoral", manifestó Temer.

Según la revista Veja y el portal BuzzFeed, parte del dinero fue entregado en el despacho del abogado José Yunes, uno de los más estrechos colaboradores de Temer.

El secretario de la Comunicación de la Presidencia, Márcio Freitas, negó que representantes de Odebrecht o de cualquier otra empresa hayan entregado dinero en efectivo en el bufete de Yunes, aunque admitió que Temer pidió a Odrebecht contribución financiera, pero todos los recursos fueron declarados.

También la Fiesp rechazó los presuntos términos de la delación y afirmó que Skaf "nunca pidió y nunca autorizó a nadie a pedir ninguna contribución de campaña que fueran las regularmente declaradas en sus declaraciones de cuentas. Todas las cuentas de campaña de Paulo Skaf fueron aprobadas por la Justicia electoral".

El delator apuntó que, aunque Temer pidió las "donaciones" en 2014, habitualmente actuaba "de forma mucho más indirecta", y que el responsable de "centralizar" este tipo de recursos en el partido era el actual ministro Padilha.

"Él actúa como un verdadero enviado de Michel Temer y deja claro que muchas veces habla en su nombre. Eliseu Padilha concentra la recaudación política del PMDB", agregó.

El delator se refirió también al "núcleo" más poderoso del partido en el Senado, salpicó al senador Romero Jucá —exministro de Temer— y afirmó que "desde 2004 participó en pagos a Jucá que hoy superan los 22 millones de reales" (unos 6,6 millones de dólares).

El testimonio alcanza, además, al polémico presidente del Senado, Renan Calheiros, acusado de un presunto delito de corrupción, que en una situación insólita —e inédita en Brasil— se declaró esta semana en rebeldía frente al Tribunal Supremo y logró mantenerse en el cargo, al menos de momento.

El exejecutivo de Odebrecht señaló también que cerca de un millón de reales (alrededor de 300.000 dólares) estaban destinados a Eduardo Cunha, el que fuera poderoso presidente de la Cámara Baja y principal impulsor del proceso de destitución de Rousseff, hoy preso por corrupción.

La declaración de Melo Filho es una de las primeras en filtrarse tras el acuerdo alcanzado por Odecrecht con la Justicia en el marco de la investigación conocida como Lava Jato, que desentraña el mayor caso de corrupción de la historia de Brasil y que involucra a la estatal Petrobras.

La compañía ha pedido públicamente disculpas y se ha comprometido a pagar cerca de 6.800 millones de reales (unos 2.000 millones de dólares) de multa por su participación en la trama.

El delator también apunta a líderes de otros partidos como el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia (DEM, derecha); el exgobernador de Bahía, Jacques Wagner, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), y el gobernador electo de San Pablo, Geraldo Alckmin, del PSDB (centro-derecha).

Las denuncias de los dirigentes de Odebrecht involucran a unos 200 políticos de todos los partidos.

En marzo, los investigadores descubrieron en Odebrecht una contabilidad secreta donde estaban registrados, bajo nombres codificados, depósitos hechos en favor de políticos de 24 formaciones para las elecciones municipales de 2012 y las elecciones generales (presidenciales, legislativas y senatoriales) de 2010 y 2014.

Si los fiscales demuestran las acusaciones, Temer podría enfrentar un juicio político como el que destituyó a Rousseff.

Lula criticó duro a Temer y a Macri

Lula da Silva se reunió el viernes en San Pablo con Cristina Kirchner y lamentó la subordinación actual de Argentina y Brasil a la política de Estados Unidos. Los dos exmandatarios se dieron cita para repasar el panorama político que atraviesa América Latina, en un encuentro que para Lula supuso "revivir un buen momento de la historia de Suramérica y de las relaciones entre Brasil y Argentina". Cristina comentó en ese encuentro que estar con Lula es "estar con los mejores años de la región", y afirmó que mantendrán el contacto por el bien de Suramérica y de Latinoamérica. Lula lamentó que actualmente los dos países tengan dirigentes como Michel Temer en Brasil o Mauricio Macri en Argentina.

"Son dos personas que tienen una visión muy subordinada a la política de Estados Unidos", afirmó. En su opinión, Temer y Macri "quieren destruir todo lo que se conquistó".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados