MOSCÚ

Declaran a activistas y periodistas “agentes extranjeros” en Rusia

Cinco personas fueron incluidas en esa lista por trabajar o colaborar con medios que son considerados agentes extranjeros por ser financiados desde el exterior.

El Kremlin. Foto: AFP
Kremlin: símbolo del gobierno en Moscú desde la era soviética. Foto: AFP

Rusia declaró ayer lunes por primera vez “agente extranjero” a cinco tres periodistas y dos activistas, todos conocidos por sus críticas al presidente ruso, Vladímir Putin.

Los cinco fueron incluidos en esa lista por trabajar o colaborar con medios que son considerados agentes extranjeros por ser financiados desde el exterior.

Según una ley aprobada a finales de 2019, dichas personas deberán catalogar todos sus materiales periodísticos como elaborados por un “agente extranjero”.

Entre esas personas, el Ministerio de Justicia ha incluido al veterano defensor de los derechos humanos Lev Ponomariov, que mostró su sorpresa por su inclusión en la lista, al igual que el periodista Serguéi Markelov.

También han sido catalogados como tales Liudmila Savítskaya, reportera de Radio Libertad; la activista y artista Daria Apajonchich y el director del diario digital Pskóvskaya Gubernia, Denís Kamaliaguin.

En la actualidad, la lista de los medios que operan como “agentes extranjeros” en Rusia incluye diez medios y una organización, entre ellos la emisora Voz de América; uno de los servicios nacionales de Radio Libertad; el canal Nastoyaschee vremia (Tiempos Actuales) y varios portales.

Los autores de dicha ley, diputados del partido oficialista Rusia Unida, consideran que ésta permitirá limitar la injerencia extranjera en los asuntos internos del país.

Recientemente, la Duma o cámara de diputados aprobó otra ley que declara “agente extranjero” a personas que se dediquen a actividades políticas, como mítines o la observación de elecciones, en interés de Estados extranjeros y reciben financiación desde el exterior.

Eso también permitirá declarar agentes extranjeros a periodistas de otros países acreditados en Rusia que realicen labores “incompatibles con su actividad profesional”.

Las personas de esa condición no podrán ocupar cargos en la Administración pública rusa, ni tener acceso a secretos de Estado.

Putin ha defendido dichas leyes argumentando que emulan las prácticas existentes en otros países, aunque los opositores acusan a la Duma de aprovechar la pandemia del coronavirus para restringir las libertades políticas de cara a las elecciones legislativas de 2021.

Expulsión de agregado militar.

Rusia anunció también ayer lunes que expulsará al agregado militar de Bulgaria en represalia a una medida similar tomada en diciembre por ese país contra un responsable ruso, en un caso de espionaje.

El responsable búlgaro tiene 72 horas para abandonar Rusia.

Se trata de una medida de represalia contra la “decisión sin fundamentos” de Bulgaria de expulsar a mediados de diciembre al asesor militar ruso en Sofía, agregó la diplomacia rusa.

Bulgaria expulsó a ese diplomático ruso tras la apertura de una investigación en su contra por espionaje de las tropas estadounidenses estacionadas en ese país miembro de la OTAN.

Bulgaria, miembro también de la Unión Europea, ha mantenido tradicionalmente estrechas relaciones políticas y económicas con Rusia, pero los casos de espionaje que involucran a nacionales rusos van en aumento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados