ELECCIONES

El debate por la retórica racista domina la campaña en EE.UU.

Donald Trump arremete contra un congresista negro crítico con su gestión.

Donald Trump. Foto: AFP.
Donald Trump. En julio, luego de sus enfrentamiento con grupo congresistas mujeres, el Congreso aprobó una resolución contra sus tuits. Foto: AFP.

El presidente Donald Trump se defendió ayer domingo de nuevas acusaciones de racismo tras una serie de ataques contra un legislador negro. “Los demócratas siempre juegan la carta del racismo, cuando en realidad ellos hicieron muy poco por los formidables afroestadounidenses de nuestro país”, escribió Trump en Twitter.

El presidente republicano había criticado el sábado a Elijah Cummings, diputado de Maryland cuya circunscripción abarca gran parte de Baltimore, una ciudad industrial de población mayoritariamente negra socavada por problemas sociales como la droga y la violencia.

“El distrito de Cummings es un desastre asqueroso, infestado de ratas”, escribió el mandatario. “Ningún ser humano querría vivir allí”, tuiteó.

Trump reaccionaba así a las críticas de Cummings a las duras condiciones que enfrentan los aspirantes a solicitantes de asilo en la frontera con México.

“Cummings ha sido un matón brutal, gritándole a los grandes hombres y mujeres de la Patrulla Fronteriza sobre las condiciones en la frontera sur, cuando en realidad su distrito de Baltimore es mucho peor y más peligroso”, acusó Trump.

La presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, nacida en Baltimore aunque electa por California, tildó de “racistas” los dichos del presidente.

“@RepCummings es un campeón en el Congreso y en el país por los derechos civiles y la justicia económica, un líder querido en Baltimore y un colega muy apreciado”, tuiteó Pelosi. “Rechazamos los ataques racistas contra él y apoyamos su firme liderazgo”, agregó.

“Que alguien explique a Nancy Pelosi, recientemente calificada de racista por algunos de su propio partido, que no hay nada malo en destacar lo evidente: el representante Elijah Cummings hizo un muy mal trabajo por su distrito y la ciudad de Baltimore”, respondió Trump ayer domingo.

Tanto a Pelosi como a Cummings el presidente los culpa de descuidar los distritos que representan para centrarse en la investigación de la llamada “trama rusa”.

“Hablando de fallar de mala manera, ¿ha visto alguien lo que está pasando con el distrito de Nancy Pelosi en San Francisco? Apenas está reconocible últimamente. Algo debe hacerse antes de que sea demasiado tarde”, sostuvo Trump.

El presidente cerró este mensaje exclamando: ¡Los demócratas deberían no perder el tiempo con el Montaje de la Caza de Brujas y comenzar a centrarse en nuestro país”.

Cumming lidera la investigación del Congreso sobre los posibles vínculos del equipo de campaña de Trump con Rusia en las elecciones de 2016.

Las críticas de Trump a Cummings provocaron el sábado una ola de respuestas indignadas, a menos de dos semanas de la polémica con cuatro jóvenes legisladoras demócratas de origen extranjero a las que el presidente exhortó a que regresaran a sus países.

El alcalde demócrata de Baltimore Bernard “Jack” Young, que es negro, rechazó la retórica de Trump por “hiriente y peligrosa”. “Es completamente inaceptable que el líder político de nuestro país denigre a una ciudad estadounidense vibrante como Baltimore y que ataque brutalmente” a Cummings, escribió en un comunicado.

“Usted ha probado una vez más que no está a la altura de la función que ocupa. Un presidente debe impulsar a su país hacia arriba. No destrozarlo”, le dijo a Trump el exvicepresidente Joe Biden, que encabeza los sondeos para la candidatura demócrata de cara a las elecciones de 2020.

Por su parte, la congresista demócrata por Michigan Rashida Tlaib acusó a Trump ayer domingo en CNN de conducir una “campaña de odio” destinada a ocultar que carece de propuestas concretas.

Tlaib, palestina convertida en noviembre en una de las dos primeras mujeres musulmanas en ingresar al Congreso, forma parte -junto a Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar y Ayanna Pressley-del “Escuadrón”, como se hace llamar este grupo de legisladoras demócratas enfrentadas a Trump.

En un reciente mitin electoral, cuando Trump mencionó a Ilhan Omar, hija de inmigrantes somalíes, la multitud coreó: “Échenla”.

Se trata de una estrategia destinada al fracaso, dijo el senador Bernie Sanders, otro precandidato demócrata. “Los estadounidenses no aceptarán a un presidente que trata de dividirnos según el color de nuestra piel o nuestro lugar de nacimiento”, estimó.

Para el alcalde de Nueva York Bill de Blasio, que también aspira a la candidatura por el Partido Demócrata, el presidente está intentando una “maniobra de diversión” para “desenfocar a la gente de la realidad del país”.

El expresidente Barack Obama compartió el sábado en Twitter una columna de opinión de 149 integrantes negros de su gobierno preocupados por la retórica de Trump y el “aumento del racismo” en Estados Unidos.

“Estoy orgulloso de la manera en que continúan luchando por un mejor Estados Unidos”, dijo Obama, el primer presidente negro de la historia del país.Algunos medios han detectado que Trump suele reservar el uso de la palabra “infestado” para cuando se refiere a lugares habitados, principalmente, por latinos o negros.

De hecho, la última vez que empleó este término en Twitter fue el pasado 14 de julio, cuando lanzó sus críticas al grupo de congresistas mujeres que integran el Escuadrón. “Por qué no se van de vuelta y ayudan a arreglar los países ruinosos e infestados de crimen de los que vinieron”, dijo entonces.

Este afirmación, que ha calado en algunos de sus votantes, no obstante le valió la reprobación del Congreso que, el pasado 16 de julio, aprobó una resolución contra los tuits del presidente por considerarlos racistas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados