Publicidad

Debate con Rajoy firme mientras Iglesias tiende la mano al PSOE

Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias en el escenario del debate. Foto: Reuters
(L-R) People's Party (PP) leader Mariano Rajoy, Spain's Socialist party (PSOE) leader Pedro Sanchez, Ciudadanos leader Albert Rivera and Podemos (We Can) leader Pablo Iglesias, pose at the start of a televised debate between the leaders of Spain's four main political parties in Madrid, Spain, June 13, 2016. REUTERS/Juan Medina SPAIN-ELECTION/DEBATE
JUAN MEDINA/REUTERS

Cuatro candidatos de cara al 26 de junio apuntaron al 30% de indecisos.

Con un 30% de indecisos, por primera vez España asistió a un debate de cuatro candidatos con posibilidades de imponerse en las elecciones legislativas del próximo 26 de junio, consecuencia del último resultado electoral que rompió la histórica hegemonía del Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español (Psoe) y posicionó a Podemos (izquierda radical) y Ciudadanos (centroderecha).

El fragmentado parlamento que emergió de las pasadas elecciones del 20 de diciembre no pudo formar gobierno, por lo que los españoles tendrán una nueva oportunidad en las urnas y ayer, en el único debate que darán, los candidatos se jugaron a captar el voto indeciso que definirá la elección.

Según la crónica de El País de Madrid, la economía y la corrupción unieron a Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos) contra Mariano Rajoy (PP). El presidente del Gobierno defendió su gestión y se exculpó por los casos de corrupción en su gobierno. "Rajoy fue el objetivo del resto, con excepciones notables como el intento de Rivera de confrontar con Iglesias y, sobre todo, los reiterados reproches del socialista al líder de Podemos por su voto coincidente con el PP para rechazar su investidura", dice El País.

Iglesias respondió despreciando al de Ciudadanos y evitando confrontar con el socialista con argumentos como "la mano tendida" y la petición de pacto. Rivera se desmarcó de Rajoy, su posible socio de Gobierno, con un duro intercambio sobre corrupción, en el momento más tenso de la noche.

Iglesias mostró en todo momento su intención de formar gobierno con el PSOE, bajo la fórmula de que presida quien obtenga más votos. Rivera se pronunció sobre un "Gobierno de cambio" sin mayor precisión, mientras que Sánchez aprovechó para pedir la movilización de los votantes del PSOE para poder gobernar, presentándose como el único que lo ha intentado y la verdadera opción de la izquierda española.

Cuando Sánchez reprochó a Iglesias por la falta de acuerdo para formar gobierno, éste le respondió con tono suave. "El adversario es Rajoy, Pedro", repitió Iglesias para no entrar al cuerpo a cuerpo con el candidato socialista.

Imperturbable, Rajoy escuchó los ataques del trío rival. Rivera habló del "conformismo del PP", Iglesias lanzó todo tipo de datos —10 millones de personas en situación de riesgo de pobreza, un 45% de familias que no pueden ir ni una semana de vacaciones, los que tienen dificultades para comer o encender la calefacción—; y Sánchez insistió en el fracaso de la política económica para prometer la derogación de la reforma laboral.

Rajoy se aferró a su gestión repitiendo que tomó un país a punto de ser intervenido y "en quiebra" y que, según él, deja con mejores datos de empleo que los que tenían.

"Gobernar es muy difícil, predicar es muy fácil y convendría bien que ustedes tuvieran más estudiados los temas. Aquí no se viene a practicar. Hay que estudiar los temas. Al Gobierno se llega aprendido", cerró Rajoy tratando de hacer mella en la falta de experiencia de sus contendientes.

Rivera apuntó a Podemos y el modelo griego que su candidato Iglesias tanto ha elogiado y naufragó. Iglesias advirtió que en los próximos días la campaña apuntará al "miedo" y a convertir a Podemos en una amenaza.

Para los analistas, ninguno ganó el debate y lo destacable fue que Rajoy, quien más tenía para perder, terminó de pie.

(En base a EL PAÍS DE MADRID)

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias en el escenario del debate. Foto: Reuters

ELECCIONES EN ESPAÑA

Publicidad

Publicidad