Museo de Río quemado

Dan menos dinero que para lavar los autos

El Gobierno de Michel Temer promete ahora destinar 10 millones de reales (2,1 millones de euros) para un plan de emergencia.

Plan de emergencia: deberá dar seguridad de forma urgente a la estructura del edificio para evitar robos y preservar lo salvado. Foto: AFP
Foto: AFP

Dos días después del incendio que destruyó el Museo Nacional, el más antiguo de Brasil, en Río de Janeiro, las autoridades y los investigadores del centro todavía no tienen respuestas. Ni sobre qué piezas se salvaron —la esperanza es baja, no más de un 10%—, ni tampoco sobre las causas del fuego, que se investigan.

Pero hay una suerte de consenso sobre el culpable: el bajo presupuesto de la institución como producto de la negligencia de sucesivos gobiernos hacia la cultura y la ciencia nacional.

El Gobierno de Michel Temer promete ahora destinar 10 millones de reales (2,1 millones de euros) para un plan de emergencia. El dinero deberá dar seguridad de forma urgente a la estructura del edificio para evitar robos y preservar lo salvado. Si esta cifra está disponible, ¿por qué el museo ha recibido del Gobierno Federal menos de 500.000 reales (100.000 euros) anuales desde 2014 para su mantenimiento? Este año estaban previstos solo 205.821 reales (43.000 euros), menos de la cantidad anual destinada a lavar los coches de los diputados de la Cámara baja en Brasilia o el mensual destinado a mantener el palacio presidencial, cerrado desde la caída de Dilma Rousseff.

"La destrucción del Museo Nacional es un desastre descomunal y representa un símbolo de ese Brasil que arde en llamas. No cuidar de un patrimonio como ese es señal de que el país anda triste y desorientado", sentenció la historiadora Lilia Schawarcz. El incendio ha llevado la mirada hacia otras instituciones, desde parques arqueológicos a sitios reconocidos por Unesco.

Los retos no son pocos para salvar una institución de 200 años y el principal centro de investigación y museo de historia natural y antropología de Latinoamérica, con la quinta mayor colección del mundo.

Cristiana Serejo, vicedirectora del museo, cree que solo un 1% de toda la colección se salvó. Entre las piezas más conocidas está el cráneo de Luzia, el fósil humano con más de 12.000 años encontrado en Brasil. FUENTE: EL PAÍS DE MADRID

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º