DIÁLOGO

Cumbre virtual entre Biden y Xi buscando bajar las tensiones

Se fijó para la noche del lunes; será la tercera entre los líderes de las dos potencias rivales desde enero. Taiwán, la pandemia, el comercio y los derechos humanos en la agenda.

Joe Biden y Xi Jinping. Foto: AFP
Joe Biden y Xi Jinping. Foto: AFP

El lunes los presidentes Joe Biden y Xi Jinping sostendrán una reunión virtual, la tercera este año, en medio de crecientes tensiones entre Estados Unidos y China.

Biden y Xi hablarán a través de pantallas “en la tarde” del lunes 15 en Washington, es decir, temprano en la mañana del martes 16 en Pekín, anunció ayer viernes la Casa Blanca.

“Los dos líderes discutirán formas de gestionar responsablemente la competencia” entre las dos potencias, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. “En todo momento, el presidente Biden dejará claras las intenciones y prioridades de Estados Unidos y será claro y franco sobre nuestras preocupaciones con la República Popular China”, agregó.

Los dos mandatarios ya hablaron por teléfono dos veces desde la toma de posesión de Biden en enero: la primera en febrero y la segunda en septiembre.

Biden y Xi participaron ayer viernes en la cumbre virtual del foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC). Pero Biden no ha ocultado su deseo de encontrarse en persona con el líder chino, y no dudó en criticar su ausencia en las reciente cumbre del Grupo de los 20 (G20) en Roma y la COP26 sobre el clima en Glasgow.

Biden se ha debido contentar con una reunión virtual con Xi, quien no ha salido de China desde el inicio de la pandemia del COVID-19 en diciembre de 2019.

El mandatario estadounidense, que rechaza el término “guerra fría” con China y prefiere hablar de “competencia”, ha hecho de la rivalidad con la potencia asiática el eje principal de su política exterior.

Las relaciones entre Estados Unidos y China están en su punto más bajo en una variedad de temas, desde el comercio hasta los derechos humanos y las ambiciones regionales del régimen chino.

Las disputas se han intensificado aún más en las últimas semanas sobre el destino de Taiwán, cuyo territorio reivindica China, la cual el mes pasado realizó un número récord de incursiones aéreas cerca de la isla. Luego de declaraciones de Biden que sugerían que Estados Unidos estaba listo para intervenir si China atacaba la isla, los diplomáticos estadounidenses volvieron a una línea más clásica y sutil, multiplicando las advertencias e insistiendo en su voluntad de “disuadir” a Pekín de cualquier intervención militar.

En este contexto de alto nerviosismo, la reunión del lunes está sobre todo en línea con el deseo de Washington de mantener abiertos los “canales de comunicación”.

La Casa Blanca ha dejado saber que no se deben esperar anuncios concretos de la cita del lunes.

Sin embargo, Estados Unidos también insiste en la necesidad, cuando sea posible, de cooperar con los rivales chinos.

Los dos países, que también son los dos principales emisores de gases de efecto invernadero del mundo, emitieron esta semana una sorpresiva declaración conjunta en la que prometieron seguir luchando contra el calentamiento global.

“La relación con China es una de las más importantes y también más complejas que tenemos”, dijo ayer viernes el jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Antony Blinken. “Hay varias dimensiones: cooperación, competencia y confrontación, y gestionares estos tres aspectos simultáneamente”, agregó, destacando “algunos avances” en la participación de China en temas relacionados con el clima.

En octubre, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, y el máximo responsable de la diplomacia china, Yang Jiechi, sostuvieron un encuentro en Suiza para bajar las tensiones entre las dos potencias. Sullivan planteó su inquietud por los derechos humanos en la región de Xinjiang y en Hong Kong, así como por la situación en el mar de la China Meridional y las últimas incursiones aéreas chinas cerca de Taiwán, que han provocado que las relaciones entre Taipéi y Pekín atraviesen su peor momento en las últimas décadas, según las autoridades de la isla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados