El implacable avance yihadista en Siria e Irak obliga a un replanteo general

Cumbre en París evaluará nueva estrategia contra el EI

La coalición internacional que lucha contra el grupo Estado Islámico se reúne mañana en París para revisar su estrategia ante los últimos avances de los yihadistas en Irak y en Siria, y con el objetivo de que Bagdad integre más a los suníes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Estado Islámico

La reunión congregará a ministros y representantes de organizaciones internacionales y será presidida por el ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, y el primer ministro iraquí, Haider al Abadi. No participará el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, que sufrió un percance ayer (ver nota en página A3).

"El eje de la reunión es Irak, pero teniendo en cuenta el avance (de los yihadistas) y los alcances de la situación, también se abordará Siria", explicó el portavoz del ministerio francés de Exteriores, Romain Nadal. Según el funcionario, el encuentro debe en un principio permitir a los participantes "conversar sobre la estrategia de la coalición, en un momento en que la situación en el terreno es especialmente frágil".

En Irak, los yihadistas lograron una victoria importante el 17 de mayo con la toma de Ramadi, capital de la provincia de Al Anbar, la más grande del país. En Siria lograron desplazar a las tropas de Damasco del emplazamiento de Palmira, en el centro del país, un sitio arqueológico catalogado como Patrimonio de la Humanidad.

Nueva estrategia.

Estos avances han generado dudas sobre la efectividad de la estrategia que sigue la coalición internacional liderada por Washington, que se conformó después del fulgurante avance que logró el EI en la primera mitad de 2014. Ante la reticencia a la hora de enviar tropas, la coalición participa efectuando bombardeos y formando a soldados iraquíes. Sin embargo, los ataques aéreos no pueden contener los "camiones bomba" que han comenzado a usar los yihadistas para adentrarse en las localidades. Específicamente la coalición no logró evitar la retirada de Ramadi de las tropas iraquíes. Tras la caída de Ramadi, el secretario de Defensa norteamericano, Ashton Carter, dijo que fuerzas iraquíes "fallaron al combatir" y "no mostraron voluntad de luchar", aunque expertos han señalado que el problema que enfrentaron los soldados de Bagdad fue sobre todo la falta de armas, de estrategias y de logística.

La formación de un ejército sólido también enfrenta el obstáculo de las luchas confesionales en el país. Desde la caída del régimen de Sadam Husein en 2003, un gobierno suní, la mayoría chií que ahora gobierna sufre la violencia generada por los choques entre ambas ramas del islam.

Desde 2014 la coalición se centra en la formación de militares sunitas, pensando que estos serán más adecuados para enfrentarse al EI, un grupo que pertenece a esta misma rama del islam y que está fuertemente implantado en zonas que adscriben a esta creencia.

La contundente derrota en Ramadi llevó al primer ministro a convocar a una poderosa milicia chií sostenida por Irán, que el sábado logró adentrarse en el oeste de la ciudad.

Sin embargo, esta estrategia ha sido condenada duramente por el Pentágono.

La cita de París también tiene como objetivo enviar un "mensaje fuerte" al gobierno iraquí para que incluya además a combatientes kurdos, informó el ministerio de Exteriores francés. "Ligamos el apoyo militar de la coalición a compromisos políticos por parte del nuevo gobierno. Lo que pedimos es una política de unión más inclusiva", dijo esta semana Fabius. Para Magdalena Kirchner, experta en seguridad en Medio Oriente en el centro de estudios alemán DGAP, esta política inclusiva "no está funcionando".

"Hay demasiada desconfianza entre suníes y chiíes", aseguró en relación con las dos corrientes del islam.Estado Islámico, coalición internacional, Cumbre en París, cambio de estrategia

En un ataque murió el equipo de "cine" del EI

El ministerio del Interior iraquí anunció ayer la muerte de Abu Samra, considerado el "director" de los videos del Estado Islámico (EI). El hombre, "cuyo verdadero nombre era Abu Mohammed al-Souri", fue alcanzado en un ataque "selectivo" en Al Anbar. También murió "Abu Osama al-Amriky", de nacionalidad estadounidense, presentado como "documentalista" del EI. El ministerio iraquí precisó que en los ataques aéreos en esta provincia murieron "al menos 28 terroristas". [ANSA]

El ejército iraquí ya perdió unos 2.300 blindados combatiendo al EI

Las fuerzas iraquíes perdieron en junio de 2014 unos 2.300 vehículos blindados en su huida ante el avance del Estado Islámico (EI) hacia Mosul, segunda ciudad del país ahora en manos de los yihadistas, reconoció ayer el primer ministro, Haider al Abadi. "En la caída de Mosul, perdimos numerosas armas", afirmó Abadi en una entrevista. "Perdimos 2.300 (vehículos militares) Humvee solo en Mosul". El precio de los mismos varía en función de su equipamiento; el año pasado el Departamento de Estado estadounidense aprobó una venta posible a Irak de 1.000 vehículos Humvee por un total de 579 millones de dólares. Este coche militar multipropósito tiene tracción en las cuatro ruedas y está equipado con un blindaje reforzado y armas incorporadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)