LONDRES

Cumbre de la OTAN: un encuentro agitado, con burlas y enojo presidencial

Tal vez no sea más que una anécdota en la historia, pero esta cumbre de la OTAN acentuó más las diferencia entre el presidente Trump y sus aliados.

Trudeau, Johnson y Macron en el momento en que se burlan de Trump. Foto: AFP
El canadiense Trudeau, el francés Macron, el británico Johnson, y la princesa Ana; tema de conversación: Donald Trump. Foto: AFP

El presidente estadounidense, Donald Trump, llegó el lunes a la cumbre de la OTAN en Londres determinado a portarse bien y a no inmiscuirse en la campaña electoral británica, pero acabó marchándose ayer miércoles enfadado y dando un portazo.

“Creo que hemos dado ya muchas ruedas de prensa”, lanzó a los periodistas en Watford, al norte de la capital británica, al término de la cumbre con motivo del 70º aniversario de la Alianza Atlántica. Y regresó a Washington sin su última ronda con los periodistas.

Sin embargo, desde su llegada el lunes y saltándose el protocolo, ya había aprovechado los encuentros con otros líderes para hablar largo y tendido con los medios... tanto, que algunos de sus pares parecieron burlarse de ello.

Así quedó reflejado en un video que se hizo viral y que muestra en una recepción en el palacio de Buckingham al primer ministro canadiense, Justin Trudeau; al primer ministro británico, Boris Johnson; al presidente francés, Emmanuel Macron, al holandés Mark Rutte, y a la princesa Ana, hija de la reina Isabel II, aparentemente burlándose de Trump y de sus largas ruedas de prensa.

El CBC News colgó en Twitter una versión editada de una grabación de la recepción ofrecida por la reina Isabel II atribuida al “pool” que capta las imágenes de los mandatarios, que hasta ayer había sido visualizada por más de cuatro millones de personas.

En el video se puede escuchar a Johnson preguntando a Macron: “¿Es por eso por lo que llegaste tarde (a la reunión con el resto de miembros de la Alianza)?”. Trudeau interviene: “(Macron) llegó tarde porque su rueda de prensa (junto a Trump) duró 40 minutos”.

La conversación siguió pero es ininteligible en el vídeo, hasta que Trudeau agrega con risas: “Podía ver como su equipo estaba boquiabierto”.

Trump mira seriamente a Johnson, quien participó de las burlas. Foto: AFP
Trump mira seriamente a Johnson, quien participó de las burlas. Foto: AFP

Estos comentarios de Trudeau, obviamente, no le cayeron bien a Trump, que en el pasado ya ha dado muestras de su susceptibilidad.

Trudeau “es un tipo muy simpático”, pero “tiene dos caras”, dijo el presidente estadounidense.

“Le llamé la atención sobre el hecho de que no está pagando el 2%” del PIB canadiense como contribución a la OTAN “e imagino que no está muy contento por eso”, agregó.

Este no fue su único encontronazo durante los dos días de cumbre en Londres: calificó de “insultantes” unas declaraciones de Macron sobre la “muerte cerebral” de la OTAN y tildó de “delincuentes” a los países que como Alemania o España no gastan el 2% de su PIB en defensa.

Además, tuvo que soportar que su anfitrión Johnson eludiese aparecer en público con él por temor a que su asociación con el estadounidense, muy impopular en el Reino Unido, le perjudicase a una semana de las elecciones legislativas del 12 de diciembre.

El primer ministro británico no salió como es habitual a recibir a sus invitados cuando Trump y su esposa Melania llegaron a Downing Street para una recepción informal. Y aunque negó evitar aparecer en las fotos con el presidente de Estados Unidos, solo lo recibió en privado una vez que se había ido todo el mundo y lejos de las cámaras.

Trump, consciente de que sus intempestivas declaraciones podían dar munición a la oposición británica para atacar electoralmente a Johnson, había prometido no inmiscuirse en la campaña para las elecciones en el Reino Unido.

Gasto militar.

A pesar de las acusaciones de Trump de que sus aliados de la OTAN fueron “negligentes” a la hora de invertir tanto como Estados Unidos en sus fuerzas armadas, Europa, Turquía y Canadá aprovecharon la cumbre en Londres para subrayar que gastarán conjuntamente 400.000 millones de dólares en defensa para 2024.

Rusia mira con “preocupación”

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, expresó ayer miércoles la “preocupación” de Rusia por un posible aumento del presupuesto de la OTAN, a la que acusó de expandirse a costa de Moscú. “Vemos que, principalmente, la OTAN lleva a cabo una política de contención y expansión con respecto a Rusia”, lo que causa “inquietud”, dijo Peskov.

El portavoz descartó que Rusia se vaya a involucrar en una carrera armamentista con el bloque aliado.

El presidente ruso, Vladímir Putin, “lo ha dicho en más de una ocasión. Rusia no se verá implicada en una carrera armamentista, en una carrera de gasto, lo que sería funesto para su economía”, apuntó. Explicó que Moscú ha elegido otra senda, que garantiza la “paridad” en el plano estratégico sin hipotecar las arcas del Estado como hiciera la Unión Soviética.

China, el nuevo gran reto para los aliados
XI Jinping dijo que con Brasil deben verse como oportunidad. Foto: Reuters

La defensa colectiva que garantiza la OTAN prevaleció por encima de las diferencias entre los aliados, que cerraron la cumbre de Londres por los 70 años de la organización con un primer debate sobre los retos que plantea China.

“Solidaridad, unidad y cohesión son los principios piedra angular de nuestra Alianza (...). Un ataque contra un aliado será considerado como un ataque contra todos”, recalcaron los líderes en una declaración aprobada al término de la cumbre celebrada en Watford, al noroeste de Londres.

La cita se desarrolló en medio de las mayores divisiones entre los aliados desde la crisis por la nacionalización del canal de Suez en 1956 y la invasión estadounidense de Irak en 2003.

La declaración firmada por los líderes de la OTAN no estuvo acordada hasta el final, ya que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazó con bloquearla, al igual que su apoyo a los planes estratégicos para defender a los países del Este de Europa frente a Rusia, si no se consideraba a los kurdos como terroristas.

Igual la demanda turca no fue aceptada.

El comentario del presidente francés, Emmanuel Macron, hace unas semanas de que la OTAN se encontraba en estado de “muerte cerebral” fue otro de los puntos que causaron fricción y que molestó abiertamente al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que lo tildó de “desagradable”.

Los aliados también abordaron de forma extensa la relación con Rusia y el futuro del control armamentístico tras el fracaso del tratado de reducción de misiles nucleares de corto y medio alcance (INF) entre Moscú y Washington.

Los líderes aliados mantuvieron por primera vez, a instancias principalmente de Estados Unidos, un debate sobre China como potencia militar mundial y las oportunidades, pero también desafíos, que representa para su seguridad.

Coincidieron en la necesidad de animar a China a participar en acuerdos de control armamentístico.

Igualmente, se comprometieron a garantizar la seguridad de sus infraestructuras de telecomunicaciones, incluidas las redes 5G, en plena polémica por el despliegue de esa tecnología que la empresa china Huawei está interesada en llevar a cabo en Europa.

Las demandas de Trump de que los aliados europeos y Canadá inviertan más en defensa quedó en esta ocasión en segundo plano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)