EE.UU.

Cumbre nuclear con un ojo en el terrorismo yihadista

La reunión con los 50 líderes examinará el peligro islamista.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Barack Obama y su último discurso en el Congreso como Presidente. Foto: Reuters

El temor de que los materiales necesarios para fabricar un arma atómica caigan en manos de grupos terroristas como el Estado Islámico (EI) centrará hoy y mañana la cuarta Cumbre de Seguridad Nuclear, a la que acudirán líderes de más de 50 países con la notable excepción de Rusia. La cumbre internacional se celebra cada dos años desde 2010 por iniciativa del presidente de EE.UU., Barack Obama, que prometió al comienzo de su mandato convertir la no proliferación nuclear en una prioridad, y que ahora encabeza su última cita mundial. Los avances del EI más allá de Irak y Siria y los ataques terroristas de la semana pasada en Bruselas, han elevado el interés de la Casa Blanca por abordar en la cumbre el riesgo de que ese u otros grupos terroristas se hicieran con los materiales nucleares que varios países albergan para su uso civil o militar. "Sabemos que las organizaciones terroristas tienen el deseo de conseguir acceso a esos materiales en bruto y de tener un artefacto nuclear. Ese fue el caso con Al Qaeda y es ciertamente el caso con el EI", dijo el asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, Ben Rhodes. Uno de los paneles de la cumbre se centrará en las amenazas que presenta el EI, "tanto en el contexto de prevenir la diseminación de materiales nucleares como respecto a mejorar las medidas contra el terrorismo", explicó Rhodes. EFE

Malestar de Rusia con la Cumbre.

Rusia no irá a la IV Cumbre sobre Seguridad Nuclear pese a cumplir con su compromiso de reconvertir 34 toneladas de plutonio militar en combustible de uso pacífico, dijo el Kremlin. "Entendemos que los asuntos que tienen que ver con la seguridad nuclear exigen tener en cuenta los intereses de todas las partes", explicó Dmitri Peskov.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados