POR AHORA, LA FOTO

La cumbre del deshielo sin compromisos firmes

No detalla cómo será la desnuclearización de Corea del Norte

¿Nobel para Donald Trump y Kim Jong-un? Posible, pero prematuro. “Es muy pronto”, dijo Asle Sveen, historiador del Nobel. Foto: AFP
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

Donald Trump y Kim Jong-un rompieron el hielo. El apretón de manos y la posterior reunión en la noche del lunes y madrugada del martes uruguayo en Singapur, representó un quiebre en las relaciones entre Estados Unidos y el aislado régimen comunista de Corea del Norte.

Esta cumbre, la primera entre un presidente estadounidense y un líder norcoreano, contrastó fuertemente con la catarata de pruebas nucleares y de misiles de Corea del Norte y los duros intercambios de insultos entre Trump y Kim del año pasado, que habían despertado el temor a una guerra.

Sin embargo, el comunicado conjunto firmado por ambas partes al final de la reunión dio pocos detalles sobre cómo evolucionará la relación.

Teniendo en cuenta varias promesas previas de desnuclearización de Corea del Norte, muchos analistas dudan de cuán eficaz fue Trump en lograr su meta de eliminar el arsenal nuclear norcoreano.

Además, Trump hizo un sorpresivo anuncio que seguramente impactará en Corea del Sur y Japón —que dependen de un paraguas de seguridad estadounidense—, al decir que detendría los ejercicios militares que Estados Unidos realiza regularmente con Corea del Sur. Este anuncio de Trump contempla un insistente reclamo de Corea del Norte, que veía esos ejercicios militares como una provocación.

Trump dijo reiteradas veces antes de la cumbre que apuntaba a medidas para que Corea del Norte desmantele de manera total, verificable e irreversible su programa nuclear, lo suficientemente avanzado como para implicar una amenaza para Estados Unidos.

Pero varios expertos dijeron que el encuentro fracasó en asegurar un compromiso concreto de Corea del Norte al respecto. El comunicado tampoco hizo referencia a los derechos humanos en una de las naciones más represoras del planeta.

Trump dijo en una conferencia de prensa que esperaba que el proceso de desnuclearización comience "muy, muy rápidamente" y que sería verificado con "un montón de personas en Corea del Norte". Indicó además que por ahora se mantendrán las sanciones contra el país asiático.

"No está claro si futuras negociaciones llevarán al fin último de la desnuclearización" o si terminarán en promesas incumplidas, como sucedió en el pasado, dijo Anthony Ruggiero, investigador de la Fundación para la Defensa de las Democracias, en Washington. "Esto parece una reafirmación de donde dejamos las negociaciones hace más de 10 años, pero no un paso adelante", agregó.

El comunicado conjunto dice: "El presidente Trump se comprometió a proveer garantías de seguridad a la RPDC (República Popular Democrática de Corea) y el presidente Kim Jong-un ratificó su firme e inquebrantable compromiso de desnuclearizar completamente la Península de Corea".

La fórmula de la declaración es bastante vaga en cuanto a calendario y se remite a negociaciones ulteriores para su puesta en aplicación. Esas negociaciones comenzarán a partir de la próxima semana y estarán dirigidas por el secretario de Estado Mike Pompeo.

El documento tampoco precisa que la desnuclearización vaya a ser "verificable e irreversible" como reclamaba Estados Unidos antes de la cumbre, lo que podría interpretarse como un paso atrás de Trump.

Firmas de Donald Trump y Kim Jong-un. Foto: AFP
Firmas Donald Trump y Kim Jong-un. Foto: AFP

"Corea del Norte no prometió nada más de lo que promete desde hace 25 años", dijo Vipin Narang, profesor del Massachusetts Institute of Techonolgy. "A estas alturas, no hay ninguna razón para pensar que la cumbre desemboque en algo más concreto en materia de desarme", agregó.

Analistas e historiadores creen que existe una posibilidad, pero recuerdan que el régimen norcoreano tiene un historial de promesas incumplidas. En 1994 y en 2005 se firmaron acuerdos que quedaron en letra muerta.

El documento no menciona las sanciones internacionales que afectaron a la economía de Corea del Norte por continuar su programa de armas nucleares. Tampoco hace ninguna referencia a la firma de un tratado de paz. Corea del Norte y Estados Unidos estaban en bandos opuestos en la guerra coreana de 1950-53 y, técnicamente, todavía están en guerra, puesto que el conflicto, en el que murieron millones de personas, finalizó solo con una tregua.

Trump se declaró dispuesto a invitar a Kim a la Casa Blanca y no descartó viajar "llegado el momento" a Pyongyang, la capital de Corea del Norte.

"Es una enorme victoria para Kim Jong-un, que hizo una gran jugada con su cara a cara con el presidente", afirma Michael Kovrig, del International Crisis Group (ICG) en Washington. Su padre y su abuelo "soñaron con ello". "Para Estados Unidos y la comunidad internacional es un punto de partida positivo para negociaciones que serán largas y difíciles", agregó Kovrig.

Para Richard Haass, presidente del centro de reflexión Council on Foreign Relations, "la declaración común de Singapur contiene simplemente aspiraciones: no hay definición de la desnuclearización, no hay calendario, ni detalles sobre la verificación".

Kim Jong Un y Donald Trump. Foto: AFP
Kim Jong Un y Donald Trump. Foto: AFP

"Lo más perturbador es que, a cambio, Estados Unidos abandonó algo tangible, las maniobras con Corea del Sur", agregó en Twitter.

El presidente surcoreano Moon Jae-in calificó el acuerdo de Singapur de "acontecimiento histórico que puso fin a la Guerra Fría". China, principal aliado de Corea del Norte, aplaudió el comienzo de una "nueva historia" e hizo un nuevo llamamiento a la "desnuclearización total". El primer ministro japonés, Shinzo Abe, se congratuló por su parte de "un primer paso hacia una solución" y Rusia lo considera "positivo", mientras que la Unión Europea dijo que era un "paso crucial y necesario".

Sorpresa.

Pero Trump tomó por sorpresa al Pentágono, al anunciar que pondrá término a las maniobras conjuntas entre Estados Unidos y Corea del Sur. "Vamos a parar las maniobras militares, lo que nos ahorrará mucho dinero, salvo que comprobemos que las futuras negociaciones no transcurran como deberían", dijo el presidente.

Los mandos estadounidenses se vieron visiblemente sorprendidos. El comando en Corea del Sur (USFK) "no recibió instrucción alguna sobre la implementación o el cese de las maniobras, incluido el ejercicio Ulchi Freedom Guardian", dijo un portavoz de la USFK en un comunicado. "Mantendremos nuestra postura militar mientras no recibamos nuevas instrucciones del departamento de Defensa y/o del Comando Indo-Pacífico (IndoPacom)", precisó. Unos 17.500 militares estadounidenses participaron el año pasado en las maniobras conjuntas Ulchi Freedom Guardian, que tienen lugar anualmente, entre agosto y septiembre.

"Brillar bajo el sol", una película de Trump y Kim

Donald Trump le mostró en un iPad a Kim Jong-un y a otros funcionarios de Corea del Norte el avance de una película con ellos dos en los roles principales. Se trata de un video de cuatro minutos producido antes de la cumbre en Singapur. "Creo que le encantó", dijo Trump, refiriéndose a Kim. El video se reproduce con música orquestal grandilocuente y parece estar compuesto casi en su totalidad de material de archivo genérico e imágenes de noticias antiguas, incluyendo cortes de Trump y Kim sonriendo. "Con la participación del presidente Donald Trump y el presidente Kim Jong-un, en una reunión para rehacer la historia, para brillar bajo el sol", dice el narrador. "Un momento, ¿qué pasaría si ...?", agrega.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º