Análisis

La culpa es de Hugo Chávez

Es muy fácil burlarse de Nicolás Maduro y enojarse con él. Habla con pajaritos, es una máquina de decir estupideces y es un dictador particularmente inepto que ha llevado a su país a un pozo de desdicha.

Hugo Chávez y Nicolás Maduro en 2012.
Foto: Archivo

Hay quienes dicen que la culpa de todo lo que pasa es de él y que Hugo Chávez era más carismático, más hábil, y que nada de lo que está ocurriendo hubiese sucedido si él siguiese con el timón de Venezuela.

Mentira. Chávez creó el régimen y designó claramente a Maduro como su sucesor. Algunos se engañaron porque Maduro era civil, era el canciller y parecía representar en 2013 una cara más amable del gobierno "bolivariano".

Es cierto que Venezuela no era maravillosa cuando Chávez vio su oportunidad e intentó su aventura golpista en 1992. Era muy desigual, violenta y buena parte de su clase política era corrupta. La denominada "Cuarta República" era vista por muchos como una gran componenda entre "adecos" y "copeyanos" (socialdemócratas y socialcristianos), aunque en comparación con el horrible presente venezolano aparece como paradisíaca. La represión del "Caracazo" en 1989 por parte del gobierno de Carlos Andrés Pérez (CAP) fue terrible. Generaciones de venezolanos habían creído ser ricas simplemente por vivir en un lugar con enormes reservas de petróleo. Nunca se había "sembrado" el petróleo como pidió en 1936 el novelista Arturo Uslar Pietri. "Urge aprovechar la riqueza transitoria de la actual economía destructiva para crear las bases sanas y amplias y coordinadas de esa futura economía progresiva que será nuestra verdadera acta de independencia", había dicho Uslar. Jamás se hizo. Sí hubo mucho populismo y derroche.

El denostado CAP fue destituido en 1993 por haber utilizado dinero para ayudar a la presidenta nicaragüense Violeta Chamorro. Habrá sido lo que habrá sido, pero dejó su cargo por una acción judicial. Las instituciones funcionaron. Chávez, mientras tanto, fue increíblemente perdonado por el presidente Rafael Caldera y en 1998 llegó al poder, con un indiscutible apoyo popular.

Clarividente, el exmandatario Luis Herrera Campins advirtió: "pónganse las alpargatas que lo que viene es joropo", como se llama la danza típica de los llanos venezolanos. Si habrá habido joropo…

Chávez, favoreciéndose de años de buenos precios del petróleo que le permitieron un gasto exorbitante y comprar amistades de gobiernos fuera de fronteras, armó un régimen con mucho de fascismo. Hubo camisas rojas, culto a la personalidad, primacía total del Estado, nacionalizaciones a mansalva y acoso a la oposición. Entonces sí ganaba elecciones pero ya se sabe que la calidad de una democracia no solamente está dada por los actos eleccionarios sino por cómo las mayorías (siempre circunstanciales, diría Hugo Batalla) tratan a las minorías. El aparato productivo fue destrozado, nunca se diversificó y Venezuela se transformó en importador de casi todo. En 2002 sectores antidemocráticos de oposición lograron derrocar a Chávez por unas horas. Quien lo salvó, encabezando la respuesta al golpe, fue el general Raúl Baduel, comandante de la importante unidad militar de Maracay. Chávez lo nombró ministro de Defensa. Pero en 2007 Baduel osó pronunciarse contra la reelección indefinida de Chávez que se sometió a referéndum ese año. Lo que logró fue que primero lo destituyeran por supuesta corrupción y que luego lo sacaran en calzoncillos de su casa y lo metieran preso seis años. En 2015 fue liberado pero en 2017 fue encarcelado nuevamente y otra vez está tras las rejas. Este episodio es ilustrativo de cómo trató Chávez a muchos de sus críticos. Perdió por estrecho margen ese referéndum de 2007 y si bien luego obtendría en otra votación lo que siempre quiso, la reelección indefinida, lo ocurrido en aquel año marcó un punto de inflexión.

Ya su figura estaba sufriendo cierta erosión en los sectores populares. Había desabastecimiento, inflación, durísima represión y cierre de medios de comunicación críticos. Su muerte en 2013 "salvó", para algunos, al recuerdo del coronel. Pero a no engañarse. Lo que sufre Venezuela se llama "chavismo", no "madurismo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)