UNA HISTORIA QUE FASCINA

Cuento de hadas tuvo final trágico

La figura y trayectoria de Diana siguen cautivando al mundo a 20 años de su fallecimiento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diana era un joven bonita y divertida que alcanzó repercusión mundial. Foto: AFP

Desde su compromiso con el príncipe Carlos cuando era una adolescente, a su papel como madre afectuosa, activista y celebridad mundial, la vida de Diana y su trágico final siguen cautivando en todo el mundo.

Joven, bonita y divertida, parecía un soplo de aire fresco cuando se casó con el heredero al trono británico en 1981, a los 20 años, después de un romance presentado por el palacio y la prensa como un cuento de hadas.

Pero la amarga ruptura de su relación con Carlos, de la que trascendieron detalles íntimos, sacudió los cimientos de la monarquía pero también los suyos.

La imagen de Diana que permanece en la mente de mucha gente es la de la extraordinaria entrevista de 1995 en la que reveló sus sentimientos sobre el romance de su marido con Camila Parker Bowles y su propia aventura extramatrimonial. El modo en que sacó a la luz secretos de alcoba, despojando a la monarquía de su mística y arrojando dudas sobre la aptitud de Carlos, horrorizó a las clases dominantes y al poder. Pero a ojos de mucha gente, se hizo más popular y querida. "Como Marilyn Monroe, está congelada en el tiempo. Era como una criatura atrapada en una pieza de ámbar. Ahí para siempre, bonita, joven, vulnerable y dañada", dijo la biógrafa real, Penny Junor.

Cambio.

Nacida el 1° de julio de 1961, Diana creció en una familia aristócrata con lazos con la monarquía: su padre trabajó para el rey Jorge VI y para la reina Isabel II. Creció con tres hermanos, cuya infancia estuvo marcada por la ruptura, también conflictiva, de sus padres.

Dejó los estudios a los 16 años sin lograr el título de secundaria, aunque estudió un año más en Suiza, antes de entrar a trabajar en una guardería de Londres. Su vida cambió drásticamente desde el momento en que se la relacionó con el príncipe Carlos, que a los 32 años le pidió la mano, cuando soportaba presiones para casarse y asegurar la continuación de la línea dinástica.

Diana explicó que sólo habían salido trece veces antes de casarse, pero rápidamente cumplió con su cometido de princesa y alumbró un primogénito al año de casarse, Guillermo. Dos años más tarde llegó Enrique, "el rey de repuesto", como se conoce al segundo hijo de los reyes o herederos al trono.

La princesa resultó ser una madre extrovertida y cariñosa, lejos de la sobriedad de su suegra, tenía estilo vistiendo y se comprometía con la defensa de los parias, como los leprosos y los enfermos de sida, a los que estrechaba la mano rompiendo tabúes.

Bajo la superficie, sin embargo, se escondían los primeros problemas, la bulimia, las dudas, todo empeorado por la sensación de que su marido no la quería y al resto de la familia real le importaba poco.

Lady Di junto a sus dos hijos. Foto: AFP
Lady Di junto a sus dos hijos. Foto: AFP

Impacto.

Los rumores de que el matrimonio atravesaba problemas afloraron a la luz en 1992, gracias a un libro de Andrew Morton estratégicamente bendecido por Diana. El año acabó con el anuncio bomba de la separación. Diana cruzó la línea con su entrevista de 1995 en el programa de la BBC Panorama, admitiendo su romance con el oficial James Hewitt, criticando a la familia real y las aptitudes de Carlos.

Poco después, la reina escribió a la pareja pidiéndoles que se divorciaran. El 28 de agosto de 1996, el divorcio se hizo oficial y Diana fue despojada del título de Su Alteza Real. El cuento de hadas había acabado.

Todavía princesa, Diana permaneció en el foco público. Halló una nueva pareja en Dodi Fayed, el hijo del empresario multimillonario Mohamed Al Fayed, que murió con ella el 31 de agosto de 1997, cuando su coche se estrelló en un túnel de París mientras trataba de escapar de los paparazzi.

Las muestras de dolor fueron enormes. La gente depositó millones de flores a las puertas de su residencia, el palacio de Kensington, y miles y miles de personas se congregaron en las calles de Londres para su funeral. Hubo espacio para la indignación, dirigida principalmente contra la familia real, sobre todo por la negativa inicial de Isabel II a volver a Londres desde su castillo escocés de Balmoral, donde estaba de vacaciones con los hijos de Diana. El republicanismo ganó terreno.

Dos décadas después, el apoyo a la monarquía es sólido, y Carlos y Camila parecen rehabilitados, pero nunca disfrutarán de la popularidad de Diana, que se propuso, según sus palabras, ser "la reina de los corazones de la gente".

Y, la historia de Diana vuelve a dominar las primeras páginas y los espacios centrales en las web de los principales medios europeos. Ediciones especiales, documentales inéditos, los reportajes sobre esta celebridad mundial afloran estos días.

El diario Daily Mail, como la mayoría de los medios británicos anunció "un magnífico suplemento sobre la última mujer con perlas".

"Nos tomamos este aniversario muy en serio", afirma, por su parte, Ewa Wieczorek, jefa de redacción de la revista fememnina polaca Wysokie Obcasy. "Diana es la portada de nuestra edición de agosto. Los polacos isguen fascinados con ella".

"Ver cómo humanizó la monarquía".

"La muerte de Diana suscitó una estupefacción total. Veinte años después, es hora de examinar cómo humanizó a la monarquía y quién era de verdad", afirma el presentador de la cadena France 2, Stéphane Bern. La TV pública de Francia le dedicará hoy una jornada especial con documentales y la divulgación de una investigación sobre la muerte de Diana, de la que se cumplirán 20 años el próximo jueves 31.

Atrapada en un mundo de tres fuerzas.

Matthias Gurtler, director del semanairo francés Gala, que publica una edición especial, considera que Diana rompió los códigos de un universo circunspecto y rígido.

A su vez, Lisbeth Bischoff, de la cadena pública austriaca ORF, estima que la "fascinación persistente que suscita Diana es debido a su destino trágico, el de una mujer atrapada entre la monarquía, su altruismo y la presión de los medios".

"Causantes del accidente tomaban fotos".

El príncipe Enrique ha confesado que uno de los momentos más difíciles de la muerte de su madre, Diana de Gales, "fue aceptar que los fotógrafos tomaron instantáneas en el lugar del accidente cuando ella se estaba muriendo en el asiento trasero del coche".

"Ella había sufrido una lesión grave en la cabeza, pero estaba viva en el asiento trasero, y aquellas personas que causaron el accidente, en vez de ayudar, estaban tomando fotografías de su muerte", señaló Harry para el documental de la BBC "Diana, 7 días".

A pesar de los momentos difíciles que vivió tras la muerte de su madre, Enrique -que tenía entonces 12 años- recalcó que "mirando atrás" está "contento" de haber caminado detrás de su ataúd el día del funeral, celebrado el 6 de septiembre de 1997 en Londres, aunque duda de que un niño hoy en día lo tuviese que hacer.

EL DOLOR EN LA PALABRA DE LOS HIJOS.

1 - Agradecido con su padre.

Enrique agradeció a su padre el príncipe Carlos, por como se ocupó de él y de su hermano. "Una de las cosas más difíciles que un padre tiene que hacer es decirle a sus hijos que su madre ha muerto", dijo Enrique en el documental de la BBC.

2 - El recuerdo del sepelio.

"Mirando atrás estoy contento", dijo Enrique al referirse a haber caminado detrás del ataúd el día del sepelio de su madre, el 6 de septiembre de 1997, en Londres. Tenía 12 años. Expresa dudas de que un niño hoy día lo tuviese que hacer.

3 - El espíritu generoso.

A su vez, Guillermo, el duque de Cambridge, evocó a Diana como una madre cariñosa y siempre atenta a sus hijos, con un espíritu generoso y una actitud amistosa en la vida, que la llevó a colaborar con acciones de repercusión en la sociedad.

4 - Un momento muy difícil.

Guillermo admitióque el sepelio "fue uno de los momentos más difíciles" que ha vivido. En el recorrido no podía dejar de mirar el suelo. "Fue una decisión familiar y algo que debíamos hacer", dijo. "Solo quería ir a llorar a una habitación".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)