FOTOGALERÍA

Cubanos rinden honores a Fidel

Tres fotos con las condecoraciones conforman los altares en la Plaza de la Revolución.

Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: Reuters
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: Reuters
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: Reuters
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: Reuters
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: AFP
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: AFP
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: AFP
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: AFP
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: AFP
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: AFP
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: AFP
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: AFP
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: Reuters
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: Reuters
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: Reuters
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: Reuters
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: AFP
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: AFP
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: Reuters
Cubanos despiden a Fidel Castro en La Habana. Foto: Reuters

Los cubanos iniciaron ayer lunes su semana de despedida de Fidel Castro. El homenaje póstumo comenzó con el disparo de 21 salvas de artillería simultáneamente en La Habana y Santiago de Cuba, donde Fidel lanzó la histórica revolución que acabó derrocando al dictador Fulgencio Batista.

Frente al Memorial José Martí en La Habana, en el corazón de la Plaza de la Revolución, miles de personas esperaron pacientemente su turno para el último adiós.

Las autoridades habilitaron tres salas en las que fueron colocadas respectivamente una imagen de Castro ataviado con su tradicional uniforme militar verde olivo, botas de combate, gorra, mochila y fusil al hombro. Debajo de cada foto había condecoraciones y flores blancas.

Personas de todas las edades pasaban caminando rápidamente y en fila frente a las imágenes de Castro. Muchos tomaban fotografías con sus móviles o cámaras.

Los cubanos esperaban poder rendir tributo a las cenizas del hombre que gobernó sin concesiones durante 48 años, antes de que una enfermedad lo obligara a ceder el poder en 2006 a su hermano Raúl. Pero el gobierno, que mantiene en reserva los detalles de la muerte de Fidel, no exhibió los restos.

Varios presidentes son esperados hoy martes en la noche para la "ceremonia de masas" convocada por el gobierno dentro de los nueve días de luto nacional que decretó.

En Cuba, la disidencia suspendió cualquier acto de repudio contra el régimen por respeto al duelo nacional, mientras el exilio en Miami sigue festejando la muerte de Castro.

"¡Fidel Castro, Caballo Viejo, 9 Días de Fiestas!", cantaban ayer decenas de personas que continuaban celebrando frente al tradicional Café Versailles de la Calle Ocho en la Pequeña Habana, en Miami.

Fidel pronunció su último discurso en la Plaza de la Revolución el 1° de mayo de 2006, dos meses antes de caer enfermo a raíz de una hemorragia intestinal.

Ese día habló de economía, destacó los logros de la Revolución que inició en 1959, y se refirió a Estados Unidos como un "perverso imperio".

De 72.000 m2, la Plaza de la Revolución está dominada por el monumento en mármol a José Martí, héroe de la independencia de Cuba. Al frente se levanta el edificio con la icónica imagen en relieve del guerrillero argentino-cubano Ernesto "Che" Guevara.

En marzo de este año, Barack Obama estuvo en ese mismo sitio en el marco de la primera visita que realizó un presidente de Estados Unidos en 88 años a La Habana.

Las cenizas de Fidel, amado por muchos y odiado por otros, serán llevadas desde mañana miércoles y hasta el sábado a Santiago de Cuba, siguiendo un itinerario que rememora "La Caravana de la Libertad", el trayecto que hizo en enero de 1959 cuando cayó el régimen de Batista. La ceremonia de inhumación se realizará el domingo 4 en el cementerio de Santa Ifigenia, de Santiago de Cuba, en la región oriental de la isla a unos 870 kilómetros al este de La Habana.

"No fue perfecto. Nadie lo es. Yo soy fidelista. Fidel era una escuela, una enseñanza", dijo Roberto Videaux, un jubilado de 72 años, mientras hacía la fila en la Plaza de la Revolución.

Algunos turistas quedaron sorprendidos por la muerte de Castro al aterrizar el fin de semana en Cuba. Muchos otros aprovecharon la ocasión para participar en el homenaje póstumo.

"Tengo esta suerte de poder estar aquí con mis amigos para vivir este día. Es un personaje histórico muy importante", dijo en la fila en la Plaza de la Revolución para entrar al memorial el médico italiano Enrico Cerrato, de 34 años que visitaba Cuba por primera vez y que prometió volver en un tiempo.

Cuba atraviesa una época de cambios. El gobierno de Raúl Castro ha implementado reformas para modernizar su frágil economía, pero con el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos muchos dudan que continúe el acercamiento iniciado hace dos años por Obama. El tono de Trump ayer lunes no fue promisorio: amenazó con dar marcha atrás con los acuerdos logrados por Obama y Raúl Castro.

Delegaciones.

El excanciller alemán Gerhard Schröder representará a Alemania en los funerales de Fidel, informó el gobierno en Berlín.

Poco antes, el portavoz de la canciller alemana, Angela Merkel, Steffen Seibert, había denunciado la Revolución cubana que "sometió a la isla y a sus habitantes a un sistema de represión política durante décadas". "La libertad de expresión, los derechos humanos y la democracia no formaban parte de las ideas de Fidel Castro", añadió en una rueda de prensa.

Schröder, que se reunió con Fidel en cinco ocasiones, según el diario Bild, es polémico en Alemania a raíz de sus vínculos con Rusia.

En tanto, Estados Unidos aún no definió quién lo representará. "Si habrá una delegación oficial lo anunciaremos". Así respondió el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, a las preguntas de los periodistas sobre quién representará a Estados Unidos en los funerales.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, no asistirá al funeral, a días de que sus elogiosos comentarios sobre el fallecido líder comunista cubano suscitaron una controversia.

El gobernador general David Johnston, representante de la Reina Isabel II en Canadá, irá a pedido de Trudeau.

El presidente ruso, Vladimir Putin, no tiene planes de asistir al funeral.

Dmitry Peskov, portavoz del Kremlin, dijo que Putin tenía una agenda demasiado ajustada y que se estaba preparando para un importante discurso.

Vyacheslav Volodin, un cercano aliado de Putin y presidente de la Cámara baja del Parlamento ruso (Duma), encabezará la delegación rusa que asistirá al funeral en Cuba, dijo Peskov.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados