AÑO DIFÍCIL EN LA ISLA

Cuba en recesión arrastrada por la crisis de Venezuela

La economía cae 0,9% y si bien crecerá en 2017, persistirán las dificultades.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cuba recibe 4 millones de turistas este año. Foto: Reuters

Arrastrada por la crisis de Venezuela, Cuba entró en recesión por primera vez en más dos décadas al registrar una caída del 0,9% del PIB en 2016 con respecto al crecimiento del 4,4% del año pasado.

"Las limitaciones en los suministros de combustibles y las tensiones financieras se agravaron en el segundo semestre, conduciendo al decrecimiento del Producto Interno Bruto en un 0,9%", señaló el presidente Raúl Castro en la sesión de fin de año del órgano legislativo.

Es la primera vez desde 1995 que el gobierno socialista prevé un resultado negativo del PIB, de acuerdo con el historial estadístico.

En los inicios de los noventa la isla comunista enfrentó su peor crisis por la disolución de la Unión Soviética, con contracciones en el crecimiento que alcanzaron hasta 15% en un año.

Pese a la recesión en 2016, "se preservaron los servicios sociales gratuitos, como la educación y salud pública, no se produjo el colapso de nuestra economía ni el regreso de los apagones que padecimos en los momentos más difíciles del periodo especial", destacó Castro.

Sin embargo, en 2017 "persistirán tensiones financieras y retos que pudieran incluso recrudecerse en determinadas circunstancias", según el mandatario. Aun así la economía retomará "la senda ascendente" y el PIB crecerá moderadamente "en el entorno del 2%".

La situación en Venezuela explica en gran parte la contracción de la actividad durante este año.

El principal aliado de la isla atraviesa una profunda crisis económica con una oposición empeñada en sacar del poder al presidente Nicolás Maduro, y una economía en rojo a la que no ayuda el retroceso de los precios del crudo.

Caída.

Este año Venezuela redujo en 40% la entrega de petróleo a la isla, que llegó alcanzar los 100.000 barriles diarios, lo que a su vez incidió en un recorte de divisas provenientes del intercambio de crudo por servicios médicos.

Además, la economía cubana resintió "la caída en los precios mundiales del azúcar y el níquel, junto con una disminución en la producción de ambos", señaló en un reciente artículo el economista cubano Carmelo Mesa-Lago, catedrático emérito en la Universidad de Pittsburgh.

El gobierno de Castro también culpó de la recesión al embargo estadounidense vigente desde 1962, y que el mandatario saliente Barack Obama intentó aliviar con la eliminación de varias restricciones que La Habana ha considerado importantes pero insuficientes.

La Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (Cepal) había previsto para Cuba un crecimiento de 0,4% este año y de 0,9% en 2017.

Para retomar el crecimiento "deberán cumplirse tres premisas decisivas que son garantizar las exportaciones y su cobro oportuno, incrementar la producción nacional que sustituya importaciones y no menos importante, reducir todo gasto no imprescindible y utilizar racional y eficientemente los recursos disponibles", indicó por su parte Raúl Castro.

Dificultad.

Entretanto, para el ciudadano cubano promedio 2016 transcurrió entre los llamados oficiales a apretarse el cinturón, mientras las empresas tuvieron que ahorrar combustible y energía eléctrica.

Pero sobre todo, opinó Mesa-Lago, los cubanos sintieron "el estancamiento y en algunos casos retroceso" en las reformas de Raúl Castro, quien sucedió a su hermano Fidel en 2006.

El menor de los Castro lleva a cabo una lenta y cauta apertura al trabajo privado y la inversión extranjera que apunta a oxigenar la economía, de corte soviético.

"Al cierre de 2016, el único aspecto positivo de la economía cubana era el boom turístico facilitado por las decisiones de Obama que permiten a los estadounidenses visitar Cuba", comentó el analista.

El número de visitantes a la isla se duplicó y ronda los 200.000 estadounidenses. Se espera que Cuba reciba en total casi cuatro millones de turistas al finalizar este año, lo que convierte a esa actividad en el principal generador de divisas después de la venta de servicios profesionales.

Perspectiva.

Con esos antecedentes, Cuba espera con cautela la llegada del magnate Donald Trump a la Casa Blanca, lo que ocurrirá el 20 de enero. El presidente electo pretende mayores concesiones de la isla en materia económica y de derechos humanos para mantener el acercamiento iniciado por Obama después de medio siglo de distanciamiento.

Por lo pronto, el gobierno de Raúl Castro ya anticipó un 2017 de ahorro y sacrificio.

"Se han tomado en cuenta las indicaciones del General de Ejército (Raúl Castro) en sus diversas intervenciones en la Asamblea Nacional en cuanto a no gastar más de lo que se tiene, concepto que tiene hoy más relevancia que nunca", enfatizó más temprano el ministro de Economía, Ricardo Cabrisas.

En ese sentido, el presidente Castro señaló que uno de los desafíos que sigue enfrentando Cuba es el abastecimiento energético. Desde el triunfo de la Revolución ha sido la espada de Damocles sobre la isla, por lo que consideró que este es uno de los sectores estratégicos donde se debe impulsar la entrada de capital extranjero para avanzar en el cambio de la matriz energética.

Prohíben usar imagen y nombre de Fidel Castro.

La ley que prohibe el uso del nombre de Fidel Castro en espacios públicos y utilizar su imagen para erigir monumentos fue aprobada por la Asamblea de Cuba, recogiendo la voluntad del líder revolucionario, que falleció el 25 de noviembre. De acuerdo con lo que indicó su hermano Raúl, la voluntad de Fidel fue "evitar toda manifestación de culto a la personalidad". La ley aprobada por unanimidad, impide "utilizar su imagen para erigir monumentos, bustos, estatuas, tarjetas conmemorativas y otras formas similares de homenaje", así como marca u otro signo distintivo.

Revelan alto número de asesinatos en Venezuela; gobierno lo rechaza.

Los linchamientos en Venezuela crecieron este año, reveló el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) y dijo que esta práctica, que deja un muerto cada tres días, se convirtió en algo común por la sensación de desamparo de la sociedad.

Los homicidios a manos de una multitud son un fenómeno generalizado con 126 muertes en 2016 frente a 20 en 2015. El OVV dijo que Venezuela era el segundo país con mayor número de asesinatos tras El Salvador, con 28.479 homicidios o más de tres cada hora estimada para 2016. Eso representaría 91,8 homicidios por cada 100.000 habitantes este año. En Caracas, el OVV proyectó una tasa de muertes violentas de 140 por cada 100.000 habitantes.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro rechaza las cifras del OVV y alega que están infladas por razones políticas. La última cifra oficial fue de 58 por cada 100.000 habitantes para 2015. Fuente: REUTERS

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados